Promover la biodiversidad de los cultivos, nuevo objetivo del programa Origins de Kellogg

Promover la biodiversidad de los cultivos, nuevo objetivo del programa Origins de Kellogg

Kellogs

La creación de márgenes florales, la instalación de nidos de golondrinas y los cultivos invernales son las tres nuevas iniciativas puestas en marcha en 2020

Mejorar la sostenibilidad desde un punto de vista económico, social y medioambiental en los arrozales del Delta del Ebro son los principales objetivos del programa Origins de Kellogg. Los agricultores participantes en el programa desde 2013 ponen en práctica en sus propios cultivos las estrategias desarrolladas por el IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria), que este año se están centrando en proteger y fomentar la biodiversidad.

Entre los proyectos que se están llevando a cabo durante 2020 destaca la creación de márgenes florales, que consiste en la siembra de plantas nativas en los márgenes de los cultivos. Una técnica pionera en España que fomenta la aparición y multiplicación de varios tipos de insectos favorables para el cultivo que se alimentan de otros insectos más pequeños como el Chilo Supressalis o Barrenador del arroz, la Pudenta o la Piricularia, mejorando así el control de estas plagas de forma natural y favoreciendo la biodiversidad.

Otra de las nuevas innovaciones es la instalación de nidos de golondrinas, aves migratorias muy beneficiosas para los cultivos, ya que se alimentan exclusivamente de insectos que capturan en vuelo. Una sola golondrina puede llegar a comer en torno a 850 insectos al día en un diámetro de un kilómetro, lo que supone hasta 55 kilos de insectos al año. Su rol en los cultivos es de controladoras de plagas de quironómidos o barrenadores y de otros vectores de enfermedades asociadas a humanos, como son los mosquitos, tan abundantes en los humedales.

También este año se han puesto en práctica los cultivos invernales, que consiste en la siembra de plantas leguminosas y gramíneas durante el periodo en el que los campos de arroz estarían normalmente en barbecho, como estrategia para mejorar la fertilidad y calidad del suelo gracias al aumento del stock de carbono.

Los resultados de estas innovadoras investigaciones, que se realizan por primera vez en los campos de arroz del Parque Natural del Delta del Ebro, serán aplicables a los cultivos de otros cereales, como el trigo, el maíz o la avena, en otras regiones agrícolas del mundo. Desde que se puso en marcha el programa Origins en España hace 8 años se ha extendido a nivel mundial. Actualmente Kellogg tiene en marcha más de 40 programas OriginsTM activos en el mundo. Estos programas han sido creados para ayudar a los agricultores a implementar prácticas de agricultura sostenible y así facilitar a Kellogg el aprovisionamiento responsable de los ingredientes que forman parte de sus alimentos.

Mar Catalá, investigadora del IRTA y coordinadora del programa, afirma que “actualmente en torno al 30% del área cultivada de arroz en el Delta del Ebro utiliza las prácticas de cultivo implementadas por Origins. Este programa es una gran oportunidad para transferir las mejoras tecnologías al sector y ayudarles en los retos venideros”.

Por otra parte, el director del Parque Natural del Delta del Ebro, Francesc Vidal explica que “una de las principales aportaciones de Origins al Parque Natural del Delta del Ebro reside en aunar los objetivos del propio parque, en aras de mejorar la biodiversidad de la zona, y los de los agricultores, en búsqueda de mejorar sus cultivos. Con este programa se ha demostrado que, al contrario de lo que sucede en otras zonas, todos estamos en el mismo barco y este entendimiento repercute en una mejora de nuestro entorno”.

Los agricultores, pilar fundamental del trabajo de Origins 

Cuando nació Origins, en 2013, formaban parte de él 17 agricultores. En estos últimos años se ha multiplicado exponencialmente esta cifra, hasta alcanzar los 68 que hoy cultivan 5.687 hectáreas aplicando los aprendizajes acumulados desde el comienzo del programa.

En el programa Origins, los agricultores son la piedra angular y por este motivo trabajan constantemente con ellos para mejorar sus cultivos. En palabras de David Vila, uno de los agricultores de la zona, “gracias a la buena relación con los técnicos, que nos permiten contar con su ayuda en cualquier momento, obtenemos el máximo rendimiento del cultivo, reducimos costes y somos más eficientes. Y todo ello enriqueciendo el medio ambiente”.

La filosofía del fundador W.K. Kellogg: mejorar el entorno para una mayor calidad de vida

Will Keith Kellogg, el fundador de Kellogg Company, creía firmemente en la defensa del entorno como forma más directa de ayudar a que las personas ganaran en calidad de vida a través de la calidad de los alimentos. Kellogg también apostó por el poder de las plantas para crear alimentos de calidad. Siguiendo su legado, la marca W.K. Kellogg, ofrece cereales de desayuno a los consumidores que cada vez buscan más alimentos de origen vegetal, ricos en nutrientes y con el poder de la naturaleza.

El programa Origins se financia con la venta de los cereales de la marca W.K. Kellogg. Por cada paquete vendido se donan 0,10 € a estas iniciativas. “El compromiso de Kellogg con la calidad y la seguridad alimentaria es firme y hacemos nuestro trabajo desde el origen. Para ello es fundamental apoyar a los agricultores, a sus familias y a las comunidades agrícolas, buscando que desde el inicio del proceso contribuyamos a la conservación de los recursos naturales y el respeto al medioambiente”, afirma Susana Entero, Head of Market Kellogg Iberia.

Promover la biodiversidad de los cultivos, nuevo objetivo del programa Origins de Kellogg

We use our own and third-party cookies to enable and improve your browsing experience on our website. If you go on surfing, we will consider you accepting its use.