Valladolid se implica en la inteligencia de ciudad

Francisco Javier León de la Riva

El lanzamiento, el pasado mes de febrero, del proyecto faro Remourban en Valladolid ha supuesto el reconocimiento y el punto de inflexión en la trayectoria de crecimiento sostenible hacia los objetivos Europa 2020.

En este proyecto, en el que participarán unos 15.000 ciudadanos europeos y 22 socios pertenecientes a siete países, que cuenta con una inversión de casi 24 millones de euros y tiene una duración de cinco años, el objetivo es implantar un modelo de regeneración urbana desde un enfoque integral y sostenible centrado en la eficiencia energética, el transporte y las TIC. Financiado dentro del programa europeo Horizon 2020 en el área de ‘Smart Cities’, Valladolid es la única ciudad española que lidera un proyecto europeo de estas características.

En la filosofía de las ciudades inteligentes, nuestra visión parte de la inteligencia de ciudad y se ha centrado desde el primer momento en tres ideas clave:

  • Pensamos que hay que intentar la especialización, por encima de querer abarcarlo todo. Para ello es indispensable la colaboración público-privada y el trabajo en red.
  • Creemos más en el fin (hacer la vida más fácil al ciudadano) que en los medios (el despliegue masivo de la tecnología), y en las pequeñas soluciones innovadoras a los problemas cotidianos.
  • Ponemos el acento en que lo tecnológico no sea una barrera, sino una herramienta, un elemento de comunicación e interrelación con el ciudadano.

Nos hemos especializado en movilidad eléctrica y eficiencia energética. La electromovilidad se aborda como una forma de sostenibilidad y de conseguir los objetivos suscritos de reducción de emisiones, y la apuesta por una economía baja en carbono. No hemos dejado de liderar proyectos, como el piloto “Recarga VyP” (34 estaciones de recarga en la ciudad) y la estrategia eMovilidad 2012-2015, con ayudas fiscales y ventajas de estacionamiento, entre otras medidas de clara discriminación positiva, junto con el apoyo a flotas y proyectos de última milla en el transporte urbano de mercancías.

En diciembre de 2014 el Ayuntamiento de Valladolid aprobó un Programa de Vehículos Limpios, pionero en España, coordinado con el Plan Integral de Movilidad Urbana de Valladolid y con el proyecto faro Remourban. De sus 7’7 millones de euros de inversión en Valladolid, casi tres millones irán destinados a transporte sostenible con el despliegue de 50 vehículos eléctricos en la ciudad.

En el ámbito de la rehabilitación energética de edificios, además del desarrollo permanente de Áreas de Rehabilitación Integral, contábamos ya con dos proyectos financiados con recursos de la Unión Europea: R2CITIES, que se centra en reducir las emisiones de CO2, el consumo térmico y el consumo eléctrico de un grupo de viviendas (81.000 m2 y 550 residentes); y el proyecto CommONEnergy, modelo de eficiencia energética para centros comerciales en toda Europa, que convertirá al Mercado del Val de nuestra ciudad en el gran mercado del siglo XXI, magnífico ejemplo de que comercio y patrimonio histórico y cultural son términos perfectamente complementarios. El proyecto faro Remourban nos permitirá aplicar nuevas soluciones en el distrito residencial de FASA-Renault con 24.000 m2, 398 viviendas afectadas y un área de 1.100 residentes.

Además, gestionar una ciudad es también singularizarla y atraer turismo, con dos intervenciones emblemáticas, también relacionadas con la eficiencia energética y altamente reconocidas como la Plaza del Milenio y la ruta Ríos de Luz.

Creemos en el trabajo colaborativo, en el networking. Somos la sede permanente de la Red Española de Ciudades Inteligentes. También participamos, de un modo siempre proactivo, en el Comité de Normalización 178 del Ministerio de Industria, en la cooperación transfronteriza con la Red Cencyl de ciudades hispano portuguesas y con el área metropolitana de Hannover impulsando la movilidad eléctrica.

Pero, como decía al principio, ser Smart City es, sobre todo, mejorar la vida del ciudadano, hacérsela más fácil, con soluciones cotidianas, como el proyecto piloto Blue Parking, innovador y un buen ejemplo de colaboración público-privada con el sector local. O la nueva aplicación para dispositivos móviles, ‘Valladolid en tu Mano’, que propicia una comunicación bidireccional fluida con la administración.

El Ayuntamiento de Valladolid pone las infraestructuras públicas a disposición de las empresas innovadoras y los centros tecnológicos locales, como si fueran un gran laboratorio en el que probar las nuevas tecnologías aplicadas a los servicios públicos. Además, estamos implicados en la compra pública innovadora como mecanismo de impulso a esas iniciativas empresariales. Asimismo, hemos adelantado en casi un año la puesta en marcha de nuestro Portal de Transparencia.


En cuanto al último de los aspectos que contemplamos como Smart City, que la tecnología no puede ser una barrera, ponemos el acento en la participación ciudadana, evitando que el uso masivo de tecnología suponga un riesgo de brecha digital. Para ello contamos con la Escuela de Participación Ciudadana y el Centro Municipal de Difusión Tecnológica, que facilita, entre otros, el uso de nuestra Administración Electrónica, avanzada en servicios digitales al ciudadano y que tiene previsto un nuevo espacio de Atención ciudadana.

Y para aprovechar las posibilidades que tanto Horizonte 2020 como los fondos FEDER nos ofrecen, estamos elaborando la estrategia integrada de desarrollo urbano sostenible de Valladolid, bajo el nombre de INNOLID 2020, que prestará especial atención a un Programa Global de Innovación Social para la Inclusión.

En definitiva, Valladolid se implica en la inteligencia de ciudad. Creo que en esos tres aspectos: la especialización, la comunicación, la transparencia y participación ciudadana y las pequeñas medidas que mejoren la vida al ciudadano. Estamos razonablemente bien posicionados, sabemos dotar de contenido real a términos como ‘Smart City’ e ‘innovación’, con beneficios tangibles para el ciudadano y para nuestro tejido empresarial local. Ese es y debe ser nuestro auténtico reto de presente y de futuro.


Francisco Javier León de la Riva

Alcalde de Valladolid

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.