Entrevista a Daniel Breton

Daniel Bretón

“Algunos países tienen la oportunidad de liderar y de ayudar a otros a lograr un modelo económico de progreso sostenible"

"En campos como la movilidad eléctrica, la energía limpia y la eficiencia de gobierno, Quebec puede ser un ejemplo para otros países"

"En la Asamblea Nacional sentimos el deber de predicar con el ejemplo, y por eso dentro de tres años el Premier y todos sus ministros usarán coches de batería recargable"

"Llevamos intentando desarrollar tecnologías híbridas durante los últimos 20 ó 25 años, pero necesitábamos políticos y líderes con valor y con visión"

"No tiene mucho sentido seguir invirtiendo dinero en empresas y sectores que desgasten nuestros recursos y que reduzcan nuestras posibilidades de cara al futuro"

"Hay un dicho que reza así: 'Es momento de dejar de pensar en el siguiente trimestre y de empezar a pensar en el siguiente cuarto de siglo' ".


La edición de este año del Smart City Expo World Congress compartió espacio con el EVS 27, uno de los eventos más importantes del mundo para la promoción y muestra de vehículos eléctricos, motores, baterías y demás tecnologías. Era la primera vez que este evento se celebraba en Barcelona y transcurrió en la Fira, donde también se alojaba la Smart City Expo. La región norteamericana de Quebec, en Canadá, tenía razones para estar en el evento, ya que se ha convertido en la primera zona del mundo en términos de puntos de carga de vehículos eléctricos per cápita. La Embajada del Quebec en Barcelona ofreció una reunión el pasado 17 de noviembre en el Hotel Catalonia de Barcelona, donde el diputado por el Partido del Quebec, Daniel Breton, asesor para la movilidad eléctrica de la primera ministra Pauline Marois, expuso los planes de la región para avanzar todavía más en esa dirección. Tras su parlamento, el Sr. Breton respondió a algunas cuestiones más en exclusiva para SC Actual Smart City.

SCASC.- ¿Qué puede ofrecer Quebec al resto del mundo, en el campo del vehículo eléctrico y en otros sectores?

DB.-Principalmente, Quebec está en primera línea de la investigación y desarrollo de baterías para coches eléctricos. Hay un instituto de investigación llamado IREQ (Instituto de Investigación HydroQuebec) que es uno de los centros más avanzados del mundo en este campo. Hemos desarrollado versiones muy buenas de baterías de litio-titanato y de litio-fosfato de hierro, que son algunos de los tipos de batería más avanzados del mercado: se pueden recargar un total de 30.000 veces, lo que implica que estas baterías pueden tener una vida útil de casi 100 años. También estamos trabajando para crear baterías eléctricas de alta eficiencia para autobuses de larga distancia y vehículos de transporte de mercancías. Las baterías disponibles para estos vehículos no estaban hasta ahora a la altura del rendimiento de los vehículos más pequeños y personales, aunque esto cambiará pronto.

SCASC.- ¿Qué otros aspectos destacaría?

DB.- La producción eléctrica de Quebec es de 40.000 megavatios para una población de 8 millones de personas. Somos una de las regiones en el mundo que utiliza más porcentaje de energías renovables, ya que casi un 50% de nuestro consumo energético viene de estas fuentes, principalmente de la energía hidráulica y eólica. Así que si cualquier compañía se interesa en venir a Quebec para empezar un nuevo negocio o para inaugurar un centro de investigación, podemos proveerles con gran cantidad de energía barata y procedente de fuentes limpias. Así, nos hemos convertido en una región competitiva para la inversión, verde y con mucha acumulación de conocimiento.

SCASC.- ¿Cómo lo han hecho posible?

DB.-Hemos sido capaces de llegar a estas metas mediante una fuerte inversión en I+D y campañas de concienciación para que la gente cambie sus hábitos. Después de todo, no tiene mucho sentido desarrollar nuevas tecnologías si la gente no se suma al esfuerzo y las utiliza. Por eso, hemos anunciado que instalaremos 10.000 estaciones de carga públicas y privadas en Quebec, para que la gente lo tenga fácil a la hora de conducir y recargar sus vehículos eléctricos o para que cambien de un coche de combustión interna a uno híbrido o puramente eléctrico. Estas estaciones pueden recargar un coche hasta el 80% en menos de 10 minutos, así que la gente sabe que allá a donde vayan, podrán seguir utilizando su coche eléctrico sin interrupciones.

A lo largo del tiempo, los ciudadanos de Quebec se irán acostumbrando más y más a ver coches eléctricos en las calles. Yo, personalmente, he estado conduciendo coches híbridos durante 14 años. Los que formamos parte de la Asamblea Nacional de Quebec sentimos también que debemos predicar con el ejemplo, y por eso dentro de tres años el Primer Ministro y todos sus ministros usarán coches de batería recargable.

En campos como la movilidad eléctrica, la energía limpia y la eficiencia de gobierno, creo que algunos países tienen la oportunidad de ser líderes y de ayudar a otros a conseguir un modelo económico de progreso sostenible. Y creo que, en estas áreas, Quebec puede sentar un ejemplo para otros países.

SCASC.-Quebec tiene una producción de energía hidráulica sorprendente. ¿Llevó esto a buscar otras formas de energías y transporte limpio, o el espíritu ya estaba ahí?

DB.-Sí, ya teníamos intención de avanzar en ese camino. Llevamos intentando desarrollar tecnologías híbridas durante los últimos 20 ó 25 años, pero necesitábamos políticos y líderes con valor y con visión, y algunos de los pasados gobernantes adolecían de estas características; así que aunque teníamos algunas de estas tecnologías y proyectos, la gente que estaba al cargo no parecía saber qué hacer con ello. El panorama ha cambiado, y me he convertido en el primer funcionario de la historia del Quebec que ha sido nombrado responsable de un área de movilidad eléctrica. Llevo trabajando en esta área durante unos 15 años, pero ya teníamos grandes avances antes de eso. De hecho, el primer modelo de autobús híbrido-diesel se propuso en Quebec en 1966, lo cual demuestra que nuestro espíritu inventivo estuvo presente durante mucho tiempo, aunque necesitábamos líderes que quisieran seguir este camino.

SCASC.-España todavía no ha visto un aumento sustancia en la compra de coches híbridos o eléctricos para estar a los niveles de otros países. Si pudiera usted mandar un mensaje a las autoridades españolas, ¿qué les diría?

DB.- Que lo quieran o no, el aumento de uso de los vehículos eléctricos va a suceder, así que pueden elegir entre liderar o seguir. Si deciden seguir a otros, tendrán que importar tecnologías de otros países, pero si tratan de liderar, pueden crear puestos de trabajo y darle forma a una nueva economía en España. Sé que el país ha hecho grandes avances en energía eólica, pero no sería de sabios quedarse ahí; en términos de energías limpias y renovables, el siguiente paso debe ser la movilidad. En el caso del Gobierno español, o del de cualquier otro país que pase por situaciones de presupuestos ajustados, se tiende a pensar en soluciones a corto plazo, pero el calentamiento global y los precios del petróleo seguirán creciendo como problema y serán más grandes en el futuro. Hay un dicho que reza “es momento de dejar de pensar en el siguiente trimestre y de empezar a pensar en el siguiente cuarto de siglo".

Verdaderamente espero que España haga un último empujón, se suba a bordo y se ponga en la línea de otros países para buscar un modelo de movilidad sostenible, porque creo que los españoles tienen el espíritu, el carácter, la visión y el deseo necesarios, y tan sólo falta una voluntad sólida de avanzar en esta dirección.

SCASC.-Como seguramente sepa usted, la producción de vehículos sufrió duramente durante los años de la crisis, y España comienza ahora a recuperarse. Estamos de vuelta a los niveles de producción de 2010, con la única rivalidad del Reino Unido a nivel europeo. ¿Cómo pueden ser los coches eléctricos una parte de esta recuperación?

DB.-Muchas marcas como Volkswagen están lanzando nuevos modelos híbridos o eléctricos al mercado. Si España ha podido mantener operativas plantas de producción en su territorio y pudiera conseguir la exclusiva de fabricación de algunos de estos modelos, el país habrá conseguido no sólo la producción de estos coches y los trabajos y negocio que esto trae consigo, sino también la capacidad de producir un bien que no va a quedarse obsoleto y que será necesario en el futuro próximo.

SCASC.-Algunas grandes compañías como BMW no han lanzado ningún modelo eléctrico hasta este mismo año. ¿Por qué han tardado tanto en ponerse al día? ¿Estaban observando este mercado, o tal vez no habían desarrollado aún la tecnología necesaria?

DB.-La industria alemana va por detrás de la japonesa o la norteamericana en este campo, y es extraño cuando lo piensas. Pero hay que considerar que su público ha sido siempre consumidor de coches grandes, caros y potentes, y su principal mercado ahora es China. El coche híbrido les parecía una opción inferior, hasta que vehículos eléctricos avanzados y de fabricación excelente como los de Tesla han llegado al mercado. Esta pasada década, la industria alemana sólo investigó la tecnología de baterías de hidrógeno, que no les ha dado ningún resultado, y ahora que el uso de coches eléctricos está aumentando, las empresas alemanas se han visto a la zaga de otros fabricantes. Porque no solamente no habían investigado estas tecnologías, sino que tampoco habían tratado de diferenciar su público y su branding para llegar a los usuarios de coches eléctricos o híbridos.

SCASC.-¿Cómo de lejos está Quebec de la independencia energética? ¿Es un modelo viable?

DB.-Aún no hemos llegado a ello, ya que en Quebec todavía importamos petróleo y gas desde otros países, aunque seguimos progresando en el uso de energías limpias. Pero desde luego pienso que es un modelo posible, no sólo desde una perspectiva económica sino también geopolítica. Muchos conflictos, como guerras o golpes de estado, hacen variar y subir los precios del petróleo, lo cual hace que algunas economías se vuelvan frágiles. Sin embargo, si un país reduce su dependencia del petróleo, también se aparta de este problema, consiguiendo así no sólo un medio ambiente más limpio sino también una economía más fuerte e independiente.

SCASC.-¿Cómo se aplican las tecnologías y aplicaciones Smart en Quebec, además de en el campo de los vehículos eléctricos?

DB.-Hasta ahora no teníamos proyectos reales y sólidos, pero estamos haciendo muchos planes en este sentido. Para nosotros, las tecnologías Smart han sido un cambio generacional, porque muchos de los técnicos, científicos y políticos más veteranos no eran conscientes de las posibilidades de este sector, mientras que los profesionales más jóvenes con los que he estado trabajando saben mucho de las aplicaciones que pueden utilizarse para conseguir una movilidad Smart, ingeniería Smart, etc. En Quebec, he tratado de actuar como puente entre estas dos generaciones, porque entiendo que necesitamos las ideas de los nuevos científicos e ingenieros, pero que también necesitamos la experiencia de las generaciones anteriores que saben cómo lidiar con problemas desde un punto de vista más técnico y mecánico. Así que no ha sido hasta ahora cuando nos hemos puesto a trabajar para hacer que estas tecnologías sean parte de nuestros planes porque, hasta ahora, algunos no entendían las bases de la Smart City o no le veían el sentido.

SCASC.-¿Cómo aplica Quebec los principios del buen gobierno?

DB.-Actualmente estamos trabajando para limitar nuestro gasto y para invertir en tecnologías, empresas y trabajos del futuro. Para mí eso es buen gobierno, porque no tiene mucho sentido seguir invirtiendo dinero en empresas y sectores que desgasten nuestros recursos y que reduzcan nuestras posibilidades de cara al futuro.

Un activista del medio ambiente

Daniel Breton (18/6/1962) es un activista ambiental y político en la provincia canadiense de Quebec. Miembro de la Asamblea Nacional de Quebec por Sainte-Marie-Saint-Jacques desde 2012. Fue ministro de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente, Vida Salvaje y Parques en 2012 en el gobierno de Pauline Marois. Ahora es su asesor parlamentario para la movilidad eléctrica.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.