Entrevista con Toni Mascaró

Toni Mascaró

Empresario barcelonés de 42 años, Toni Mascaró es una mente en continua ebullición. Tras una larga trayectoria como empresario especializado en nuevas tecnologías y marketing online, actualmente es director general de e.mascaró, una de las firmas más exitosas e innovadoras en el campo del e-bussines aplicado al turismo.


Desde hace unos años, ofrece conferencias sobre smart destinations y ha teorizado sobre aquellos conceptos que ofrecen valor añadido a las ciudades en las cuales el turismo juega un papel importante para la creación de riqueza.

Hemos hablado de turismo smart, destinos smart y del porqué hoy las tecnologías han cambiado hasta nuestra manera de descansar y de hacer turismo. Para Mascaró estamos viviendo una nueva etapa por dos razones diferentes: “La primera es la tendencia a un nuevo modelo de ciudad más sostenible y más tecnológica que llamamos Smart City y que esta revista conoce muy bien; la segunda se deriva de la obligación que tienen los ayuntamientos hoy en día de ser transparentes y de mostrar sus datos a todo aquel que quiera conocerlos (open data). Estos datos puede ser relativos por ejemplo al clima, a las estadísticas de lluvias en un determinado territorio o a la propia ciudad”.

El turista utiliza estos datos, que pueden influirle a la tomar decisiones sobre sus destinos de vacaciones, ya que utiliza cada vez más las tecnologías: “Sí, nos encontramos frente a un turista que está hiperconectado: smartphone, tablet y portátiles entran a menudo en sus maletas”, afirma Mascaró. “Hoy en día maneja tanta información que a menudo es demasiado dispersa y necesita aplicaciones que reúnan los datos más útiles para el ciudadano. Aconsejo aplicaciones como Citymapper, que se autodefine come la App definitiva del transporte público y está activa en diferentes ciudades como Madrid, Barcelona, New York, Mexico DF, Amsterdam, París, Berlín, Milán y Roma, entre otras”.

 

“Las ciudades más inteligentes van a favorecer los intercambios de información entre ciudad y turista”

 

Según Toni Mascaró, los beneficios para el turista no son sólo prácticos: “La tecnología favorece sin duda una mayor integración en la ciudad o en el territorio donde actúa, porque la persona se siente más partícipe de la vida de un destino turístico: pensamos en la posibilidad de conocer de antemano los restaurantes que más se adecúan a sus gustos”. Es aquí donde empezamos a hablar de Smart Destinations, ciudades interactivas, integradoras y abiertas, pero sobre todo multiplataforma, como pantallas públicas o a través de aplicaciones para smartphones. “Las ciudades más inteligentes van a favorecer estos intercambios de información entre ciudad y turista”, asegura Mascaró, “que se diferencian poco respecto al intercambio entre ciudad y ciudadano”.

Una diferencia básica podría ser el uso de diversos idiomas en las apps o webs de las ciudades o destinos smart, y donde más idiomas, mejor. “No sólo esto”, matiza Mascaró. “Hay servicios implementados por el sector privado que pueden ser muy útiles para el turista, como los de los hoteles, que tienen dos maneras de servir al turista: facilitándole el acceso a las redes wifi, tanto en el hotel como con un wifi portátil que pueda ser utilizado por las familias de turistas en los lugares de la ciudad donde se vayan a mover; y la oferta de servicios prácticos de taxi, previsiones del tiempo, restaurantes, etcétera. Además, el turista puede aportar a través de las redes sociales sus comentarios, lo que hace que la información ‘institucional’ se mezcle con la privada. Una especie de información por capas, hecha con la aportación de todos, que resulta muy útil en el momento de visitar una ciudad”.

Hablando de capas de información, ¿cuáles son las principales necesidades de un turista inteligente? “Pondré sólo algunos ejemplos, sin nombrar las más obvias (hoteles, restaurantes, bares de copas…): un mapa de wifis públicos, teléfonos de interés o de urgencias, mapa de localización de hospitales, policía y oficinas turísticas, información de horarios de aviones, trenes y de servicios públicos, datos sobre estado del tráfico, información meteorológica, redes sociales locales, etcétera”.

 

“A los pilares del concepto ‘smart city’ hay que añadir el turismo”

 

Mascaró vive y trabaja en una ciudad que quiere ser la smart destination de referencia: “Barcelona tiene todas las cartas para ser la ciudad inteligente líder mundial, tanto a nivel de ciudadanos como de turistas, ofreciendo valor añadido y acogiendo un turismo que trae consigo riqueza y bienestar”.

Si tuvieras que convencer a las instituciones de tu ciudad o cualquier otra que viva del turismo de adoptar una medida para hacer de esa urbe una verdadera smart destination, ¿qué les aconsejarías? Mascaró contesta seguro y rápido: “Les diría que a los pilares del concepto smart city (mobilidad, sostenibilidad y ahorro energético), añadan sin dudarlo el turismo. Los servicios al turista tienen que ser un elemento esencial para que una ciudad pueda definirse como inteligente”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.