Entrevista a David Bueno y Jaime Briales

David Bueno y Jaime Briales

David Bueno, Gerente del Centro Municipal de Informática (CEMI), y Jaime Briales, Director de la Agencia Municipal de la Energía, son dos de las personas que más saben sobre una ciudad, Málaga, que desde hace tiempo ha apostado por la innovación y por las nuevas tecnologías.


“Málaga se ofrece a ser una ciudad laboratorio para la innovación”



Málaga pasa por ser una de las ciudades españolas punteras dentro del término ‘smart city’. ¿Es así? ¿Cómo lo ven?

Ciertamente estamos satisfechos con lo conseguido hasta ahora, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Tengamos en cuenta que en una ciudad que quiere ser ‘inteligente’ se tocan muchos temas: energía, movilidad, comunicaciones, transporte, gobernanza, etc. Y todo lo que se haga en eso tiene que adecuarse, además, a un claro fin: transformarlo en información digital para que el ciudadano pueda utilizarla y viva mejor con y para su ciudad.


¿No se corre el peligro de que ciudades como Málaga, que juegan en Primera División española de lo ‘smart’, vayan dejando atrás a otras sin tantas posibilidades o que sencillamente más pequeñas?

Evidentemente, se trata de intentar aplicar en ciudades más pequeñas lo que funciona en las punteras. En este sentido, trabajamos con RECI o Red.es para que haya ese intercambio de información y para que lo que funciona bien en una urbe pueda aplicarse, siempre que sea factible, en otros lugares de España.


¿Qué es fundamental para que, a día de hoy, una ciudad pueda ser considerada ‘smart’?

Es básica la transparencia, tener datos abiertos para el ciudadano. Pongamos un ejemplo: la energía. No se puede malgastar. El ciudadano tiene que saber cuáles son las medidas de eficiencia. Y, por supuesto, también tiene que implicarse el propio municipio, que debe realizar un inventario y tener un diagnóstico energético. Pero es importante dar un buen servicio al ciudadano para que él mismo se haga partícipe: asesoramiento, campañas publicitarias, guías, webs, seminarios e información directa.


Háblennos de algo que se esté desarrollando ahora en Málaga.

El proyecto ZEM2ALL de movilidad eléctrica, que empezó en 2012 y acabará este mes de diciembre. Lo realizan empresas españolas y japonesas. Hay varios centenares de vehículos, de pago (renting), intercomunicados, con cesión de datos, 23 puntos de recarga y 9 estaciones en Málaga, además de otras en Fuengirola y Marbella. Hemos hecho un sondeo y el 90 por ciento de los vehículos piensan quedárselos sus actuales propietarios. También esperamos que otros 45 coches se los quede el ayuntamiento.

Por otra parte, en octubre finalizó el proyecto Flexiciency, dentro del programa Horizonte 2020 europeo. Es una posibilidad de futuro para que el mercado eléctrico sea mejor: que cualquier ciudadano pueda ser llamado por una comercializadora eléctrica de otro país ofreciéndole ser cliente. La posición de una ciudad en I+D+i a través de su ayuntamiento no es aquí muy ventajosa, y por eso potenciamos la colaboración con las empresas para estar atentos a ese futuro de que sean entornos sostenibles e inteligentes.

También está el proyecto Victoria. Asimismo, es un tema de movilidad eléctrica, centrada en un microbús eléctrico, de recarga. Hay varias empresas implicadas y darle continuidad.


En definitiva, que Málaga (por otra parte, sede anual de Greencities) sigue adelante en su apuesta por las nuevas tecnologías...

Desde luego. Estamos en ello. Nuestra intención es seguir en esta línea y alcanzar nuevos objetivos. Uno de ellos es el Urban Lab, que se transforme en una ‘ciudad laboratorio’, un espacio físico para que innovadores y empresas puedan utilizarla para sus ensayos. Nuestro alcalde lo ha dicho literalmente: “Quien quiera a Málaga como ciudad de pruebas y certificación, la tiene abierta”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.