Entrevista con Jesús Hernández Galán

Jesús Hernández Galán

"Las ciudades inteligentes deben tener en cuenta las necesidades de nuestro colectivo."

Fundación ONCE estuvo presente en el SCEWC de este año con un stand e impartiendo conferencias dentro del programa del evento, donde se hace manifiesta la necesidad de prestar atención a la accesibilidad dentro del desarrollo de las Ciudades Inteligentes.


¿Qué oportunidad ve la ONCE en un evento como Smart City Expo World Congress?

La de ampliar nuestras posibilidades de trabajo en la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad y de las personas mayores a través de las ciudades inteligentes. En este evento se dieron cita todos los que tienen algo que decir en este sector, y es un ámbito de trabajo que nos preocupa mucho. Llevamos varios años siguiendo esta tendencia y detectando carencias muy importantes en la accesibilidad en el desarrollo de las ciudades inteligentes. Entidades como la nuestra, Fundación ONCE, están levantando la mano para hacer que no se olvide a un colectivo de más de mil millones de personas con discapacidad en el mundo, o los dos mil millones de personas mayores de 60 años que habrá en 2050, según la OMS.

La oportunidad que vemos es la de estar donde están todos. Estar de una forma transversal con nuestro stand e impartiendo ponencias, con el objetivo de sensibilizar a la sociedad más allá de poder comercializar nuestros productos desarrollados en los departamentos de I+D de la Fundación ONCE. Sistemas de guiado en interiores a través de balizas o sistemas de sonorización de semáforos a través de Bluetooth en el móvil. Son dos proyectos innovadores que harán que se pueda cruzar la calle de forma segura sin usar un mando a distancia como hasta ahora, con problemas como su malfuncionamiento debido a los inhibidores de frecuencia. Cuando terminemos los proyectos piloto, los sistemas de balizas permitirán guiar a los invidentes y personas discapacitadas en grandes superficies, lugares públicos o eventos como este. 


¿Qué oportunidades tiene la Fundación ONCE en el mundo de las Smart City? ¿Qué objetivos quiere alcanzar?

Por un lado sensibilización. Que cuando pongan en marcha cualquier tipo de proyecto lo hagan bajo el paradigma de diseño para todas las personas, en la línea del objetivo social de Fundación ONCE: mejorar la accesibilidad. Por otro lado, queremos que las compañías que estén trabajando en este ámbito puedan contar con los expertos de Fundación ONCE para que integren sus conocimientos en materia de accesibilidad. Hemos hablado de tecnología, pero también hay que trabajar en el diseño urbanístico y arquitectónico. Por ejemplo, una de las tendencias urbanísticas en las ‘smart cities’ son las súper manzanas. Si no hay una conectividad óptima, el trayecto entre el aparcamiento y la vivienda puede ser demasiado largo para personas con movilidad disminuida. Tenemos que conseguir que podamos envejecer en nuestras viviendas sin que se conviertan en una cárcel.


¿Cuántos expertos tienen en smart cities en Fundación ONCE?

Nosotros trabajamos de forma transversal. Tenemos especialistas en tecnología, en accesibilidad, en el medio físico, turismo, entorno construidos, I+D e investigadores sociales, y en total contamos con unas cincuenta personas expertas en estas materias.


¿Nota una progresión hacia mejor en la calidad de vida de las personas discapacitadas?

He visto una evolución importante, especialmente en España. En el año 2003 se aprobó la Ley de Igualdad de Oportunidades, y en los últimos doce años ha habido una progresión notable, aunque hay que estar vigilantes y con mucho por mejorar. Y, sobre todo, no despistarnos. Si miramos para otro lado, en dos años estamos fuera otra vez. Tenemos que estar muy pendientes sobre dónde va la tecnología. Por ejemplo, aún no hemos acabado nuestra lucha para hacer que las páginas web sean accesibles y ya hemos empezado la lucha con las apps.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.