Roc Boronat: “Ahora somos magos”

Roc Boronat

“Empezamos a trabajar como empresa tras el éxito de QuitNow!, una de las apps más conocidas para ayudar a las personas a dejar de fumar”

Ha sido el niño prodigio de las aplicaciones: con 25 años montó su primera empresa y en ello sigue. Se llama Roc Boronat, tiene 28 años y es de Barcelona.

Roc BoronatSCASC.- Roc, háblanos de tus trabajos y de tu empresa…

RB.- Estudié un CFGS de Diseño de Aplicaciones Informáticas y a los 20 años empecé en el mundo de la consultoría informática. Fui avanzando en mi carrera, hasta que a los 25, desde el puesto de jefe de equipo en BlueIT, la primera empresa que me contrató, lo dejé todo para centrarme en nuestros propios proyectos y nuestra empresa, Fewlaps. Empezamos a trabajar como empresa tras el éxito de QuitNow!, una de las apps más conocidas para ayudar a las personas a dejar de fumar. La idea era desarrollar apps propias y lanzarlas al mercado para todas las plataformas (Android, iOS, Windows Phone, Blackberry…) pero también otras empresas nos contactan para contratar nuestros servicios. Ahora también tocamos temas de desarrollo para terceros, formación, auditorías y outsourcing, pero sin olvidar que el objetivo principal es hacer producto propio.

SCASC.- ¿Qué es lo más importante en el momento de desarrollar una app?

RB.- Lo más importante es cumplir la expectativa que tiene el usuario. Si has hecho un buen estudio de viabilidad y crees que hay gente interesada en lo que vas a hacer, lo más importante es dárselo como el usuario espera. ¡Y rápido! Si hoy tenemos una buena idea, tenemos que hacer algo de cara a dos meses vista. No vale proyectar algo a con un año de antelación, ya que pasado ese tiempo, a lo mejor ya no hay interés… O nunca lo hubo, e invertiste un año de trabajo en algo sin futuro. En el mundo de las apps la distribución es casi a coste cero, por lo que es importante no tener miedo en lanzar productos pequeños, para ver qué aceptación tienen.

SCASC.- ¿Cuáles son las mejores apps que tienen que ver con las Smart City?

RB.- Las que tienen que ver con el día a día de las personas. Personalmente empecé en este mundo desarrollando la app “Vicing”, que servía para conocer el estado del Bicing de Barcelona. La app tuvo muy buena aceptación. Años más tarde, Eduard Ereza lanzó “Proper Bus Barcelona”, para conocer el estado del bus de Barcelona, y tuvo aún mejor aceptación que la mía. Todas las apps que influyan directamente en la vida de los ciudadanos tienen el éxito asegurado, y las apps de transporte están en este segmento. Además, visto desde el punto de vista del negocio, como son apps que se usan varias veces al día, es fácil fidelizar al usuario y monetizar el desarrollo.

SCASC.- ¿Cuáles son los requisitos que hacen que una app sea útil para el ciudadano?

RB.- Sobre todo, que la necesidad existiera antes de que naciera la app. Los ciudadanos quieren encontrar respuestas a preguntas que se hacen, o soluciones a problemas que tienen. También es interesante que la app use el contexto del usuario, como por ejemplo, su ubicación en la ciudad. A veces, como ciudadanos nos descargamos apps que en lugar de responder preguntas, nos las generan… “¿Y esto para qué sirve?”. Esto te lo puedes permitir en una web, pero el móvil es algo muy personal, y las apps tienen que servir para algo o se desinstalarán en minutos.

SCASC.- ¿Cómo está el mercado de las apps hoy en día?

RB.- Ahora mismo hay muchísima demanda. ¡En el año 2013 se vendieron más de un billón de smartphones!. El potencial es brutal. Las plataformas de distribución de Google, Apple y Microsoft (por citar las más importantes ahora mismo) son de muy fácil acceso, por lo que todas las empresas tienen una fuerza de distribución a la que hace unos años sólo podían acceder las grandes empresas, esas que podían costearse las copias, el packaging, la distribución, etc, para luego sólo ganar un margen de la venta final. En contrapartida, la oferta que hay también es mucha. Hay muchísimos desarrolladores en todo el mundo que aprovechan el tirón de las apps para lanzar sus productos. La parte buena es que hay muchas apps amateurs, que se quedan cojas en diseño, usabilidad o estabilidad. Eso ofrece un mercado donde si el producto que lanzas es bueno (según un criterio tecnológico muy crítico), tu idea tiene muchos números de poderse monetizar bien.

SCASC.- Explícanos un secreto para que una empresa de este tipo tenga éxito.

RB.- Es importante adelantarse a lo que está pasando: Windows Phone 8 es ese gran desconocido que ofrece un mercado que no está para nada viciado. Hace unos meses lanzamos QuitNow! en Windows Phone 8, y el 20% de los usuarios dejan la versión de demo para pasarse a la pro (de pago). ¡En Android y iPhone esa cifra es del 3%! También tenemos que estar encima de los smartwatch. Hasta ahora, todo lo que se ha lanzado era difícil de monetizar, ya que no hay demasiada gente que use smartwatch, y las plataformas que ofrecían los fabricantes (Samsung, Sony) hacían muy duro el desarrollo de las apps. Este marzo, Google ha lanzado la preview de su propia plataforma de desarrollo para smartwatch, Android Wear. Si lo han hecho bien, el mundo del smartwatch puede cambiar radicalmente.

SCASC.- Un sueño: llega una empresa o institución y te dice que le hace falta una app sobre...

RB.- Prevención de accidentes de tráfico. Mi padre lleva toda la vida conduciendo camiones de 18 metros de longitud y me ha hablado de muchos accidentes. Ahora, con perspectiva, veo que con la tecnología actual no tiene sentido que se sigan produciendo. Mi sueño es que los fabricantes se pongan de acuerdo y creen un protocolo de comunicación entre coches y camiones que ayude al conductor a evitar los accidentes. ¿Qué sentido tiene que el coche me permita ir a 100km/h cuando a 200 metros está toda la autopista parada?

SCASC.- ¿Cuál ha sido tu mejor trabajo?

RB.- En el mundo de la ingeniería informática es una pregunta muy difícil de contestar, porque como avanza tan rápido, lo que hiciste la semana pasada hoy es ya muy mejorable. 

Desde el punto de vista de valor para el usuario, QuitNow! tiene todas las papeletas, ya que usando software estamos ayudando a gente a dejar de fumar. Eso es una gran mejora en la vida de la gente, el impacto es enorme. Recibimos muchos e-mails de gente agradecida por el trabajo que estamos haciendo, explicándonos experiencias personales, y realmente es el trabajo que más impacto ha generado en este sentido. Desde el punto de vista tecnológico, uno de nuestros últimos encargos fue desarrollar una app para que pudieras usar navegación indoor y offline dentro del recinto del Mobile World Congress, y además, con un mapa en 3D. Estábamos muy al día sobre el tema y de lo que se innovaba en otros continentes, pero hacerlo nosotros fue genial. Además, ¡echó al suelo un mito!. Lo desconocido es indistinguible de la magia. Ahora somos magos.
QuitNow

SCASC.- Acabamos, ¿quién es tu mayor influencia y el punto de referencia en tu trabajo?

Los que me han influenciado son, cómo no, los compañeros de trabajo con los que he compartido objetivos. Mis dos primeros jefes, Noel Hernández y Joan Poblet son los que más me han influido. Uno me enseñó una base muy sólida de ingeniería y grandes proyectos, y el otro, que lo importante no es el cómo se ha hecho, sino el valor que ofrece al usuario. Cuando eres joven le das mucha importancia al cómo se ha hecho, y pierdes el prisma.

De cara a admirar, admiro poco. Las personas a las que admiro o no son de mi sector profesional, o no es por sus hitos profesionales. ¡Ser profesionales del software nos hace un poco aburridos!

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.