el-reciclaje-de-la-nueva-movilidad

El reciclaje de la nueva movilidad

El reciclaje de la nueva movilidad

El nuevo Real Decreto de vehículos al final de su vida útil anticipa una transformación para la industria del reciclaje con el aumento de la electrificación

El nuevo Real Decreto de vehículos al final de su vida útil (VFU) servirá para mejorar la trazabilidad de este flujo de residuos y dar cabida a un correcto tratamiento y reciclaje de materiales nuevos, tales como las baterías de los vehículos híbridos y eléctricos”. Así valora, resumidamente, Alicia García-Franco, directora general de FER, la nueva normativa que el pasado 14 de abril publicaba el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La progresiva electrificación del parque automovilístico en sustitución de los combustibles fósiles supondrá un reto enorme para la industria del reciclaje, especialmente para aquellas empresas especializadas en la recuperación de las baterías con las que se impulsan este tipo de vehículos.

Especialización de los trabajadores para la extracción segura de las baterías

El nuevo RD de VFU establece los criterios de cualificación mínima exigible para los profesionales que se encarguen de la manipulación de los vehículos híbridos y eléctricos, en especial para sus baterías, “lo que consideramos muy necesario para asegurar la mayor seguridad de los operarios ante posibles descargas eléctricas”, señaló García-Franco.

El sector deberá estar preparado para un considerable aumento de las baterías a gestionar. Así lo dicen las últimas cifras correspondientes a 2020, en las que la cuota de mercado del vehículo híbrido y eléctrico en España es ya del 22,5%, con 191.742 unidades matriculadas. Un porcentaje que podría parecer pequeño en relación al de los vehículos de combustión, pero que supone un crecimiento del 30% con respecto a 2019.

Ventas que, además, hay que poner entre paréntesis, al tratarse de un año aciago para la industria automovilística europea a causa de la pandemia de la COVID-19, por lo que es de esperar un notable incremento en la adquisición de nuevos vehículos a lo largo de 2021, especialmente de eléctricos por los incentivos establecidos en el Plan MOVE III.

Además de los turismos, tampoco conviene olvidar el aumento exponencial en las ventas de patinetes eléctricos y motocicletas eléctricas de uso urbano, a través de nuevos servicios como el alquiler, que, sin duda, generarán una considerable cantidad de residuos de baterías cuando lleguen al final de su vida útil y que exigirá un correcto tratamiento y reciclaje a las empresas encargadas de su gestión.

Todo ello supondrá nuevas oportunidades de negocio para el sector recuperador que exigirá considerables inversiones en I+D+i para poder incrementar las tasas de reciclaje de baterías.

Otras novedades

Además, el nuevo RD de VFU, que recoge numerosas alegaciones planteadas por FER, incluye modificaciones diversas al Reglamento general de vehículos que eran necesarias, “principalmente en lo que respecta a la baja temporal de vehículos para la que se establece un plazo de duración de un año, pudiendo ser prorrogable por el titular”, explica García-Franco, y a otra serie de aspectos “como los vehículos declarados siniestro total y a la exigencia de disponer de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en regla para la exportación”.

Coches zombis

Con anterioridad, estos aspectos habían supuesto una vía de escape a los agentes ilegales y a la proliferación de los denominados coches zombis, que con estas modificaciones de la normativa se han atajado.

Por otro lado, la directora general de FER destaca una notable mejora en la trazabilidad del vehículo descontaminado y las piezas no comercializadas, “pues se obliga a pasar necesariamente por la instalación de fragmentación” y, además, en el caso de que el desguace no comercialice las piezas, “éstas deberán entregarse a un gestor autorizado, acabando con las entregas irregulares catalizadores a gestores no autorizados”.

Desde FER, también han puesto en valor la inclusión de nuevas exigencias en cuanto a la preparación para la reutilización, dando especial relevancia a la exigencia de un certificado que deberá acompañar a las piezas reutilizadas, aunque se permitirá que la información del mismo pueda ir incluida en la factura correspondiente.

Además, este nuevo real decreto clarifica y regula los procesos documentales de los Centro Autorizados de Tratamiento (CAT) o desguaces en relación con la documentación de tráfico.

Entre sus aspectos negativos, se crean nuevos códigos LER exclusivamente nacionales, algo que ya se viene haciendo en otras legislaciones de residuos por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD). Y, además, se incluyen unos nuevos LER para otros medios transporte que no están incluidos bajo esta legislación.

 

El reciclaje de la nueva movilidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.