Envac promueve el desarrollo de centrales de recogida concebidas como espacios compatibles con otros usos comunitarios

Envac promueve el desarrollo de centrales de recogida concebidas como espacios compatibles con otros usos comunitariosEnvac promueve el desarrollo de centrales de recogida concebidas como espacios compatibles con otros usos comunitarios

La posibilidad de compatibilizar el uso de las centrales con otro tipo de equipamientos comunitarios es posible gracias a las características del propio sistema, sin olores ni ruidos

Envac, la empresa que coopera con un desarrollo urbano más sostenible mediante sistemas de gestión de residuos altamente eficientes, desarrolla una tipología de centrales de recogida de residuos que permite su compatibilidad con otros usos que generan valor para la comunidad. A ello contribuye el nulo impacto ambiental de estos equipamientos y la ausencia de contacto de los ciudadanos con los residuos desde que los introducen en el sistema.

El paradigma de este uso polivalente de los edificios que albergan las centrales de recogida, una línea de actuación por la que viene apostando la compañía desde su fundación en la década de los años sesenta del pasado siglo, ha quedado plasmado en numerosos sistemas de la compañía en el mundo. Entre ellos destaca, por tratarse de uno de sus últimos desarrollos, el proyecto Barking Riverside, en Londres, considerado como uno de los más innovadores que se están llevando a cabo a orillas del río Támesis.

El edificio que alberga la central de recogida, denominado de The Wilds, distinguido con dos de los premios RICS UK Awards, que concede la Royal Institution of Chartered Surveyors, está concebido como un espacio comunitario, ecológico y de eventos de usos múltiples abierto al público. Por encima de la planta baja, donde se ubica el equipamiento industrial de la central de recogida, se disponen diversos espacios que vienen a dar respuesta a múltiples necesidades ciudadanas. El edificio alberga una cafetería, salas de exposiciones y eventos especiales, talleres, área de coworking y una zona de jardines.

Centrales “invisibles” para los ciudadanos

Con esta filosofía de generar un impacto mínimo o inexistente en el medio el que se ubica el sistema neumático, Envac también planifica centrales que, prácticamente, se hacen invisibles a la percepción de los ciudadanos al estar integradas armónicamente con el medio urbano o natural en el que se ubican.

Ejemplos de estas centrales los tenemos en el municipio de Majadahonda. En el caso del sistema neumático que transporta los residuos en la zona de Los Negrillos, el edificio de la central está ubicado en el subsuelo de un parque público, lo que constituye una forma armónica de convivencia de una infraestructura industrial con un paraje natural que no ha visto alterado sus características. Otras ciudades con centrales ubicadas en parques públicos son Barcelona, Sabadell, Santander o Vitoria.

Una solución parecida, pero esta vez en un enclave urbano, es la adoptada en el área de Monte del Pilar, también en Majadahonda. La central de recogida se ha dispuesto debajo de la vía pública, en el espacio que ocupa una rotonda. De esta manera, además de liberarse espacio público, desaparece el impacto visual que supondría un edificio de carácter industrial en un paraje natural de gran belleza.

En el interior de infraestructuras viales

Otros casos análogos, en los que se han aprovechado las infraestructuras viales para albergar las centrales de recogida neumática, los encontramos en Barakaldo, donde se ha aprovechado para su instalación la parte inferior de un puente, o en Donosti, concretamente en el barrio de Riberas de Loiola. Su emplazamiento se ha llevado a cabo en los bajos de la variante en el paseo de Zorroaga.

En zonas consolidadas, la opción se ha decantado en ocasiones por su ubicación en edificios ya existentes. Así ocurre, por ejemplo, en el distrito de Ciutat Vella, en el mismo corazón de Barcelona, donde la central se dispone bajo el Mercado de Santa Caterina, y en este mismo distrito, en la calle de Robadors, donde la central ocupa la parte baja de un hotel. También en Llodio (Álava), se ha aprovechado un parking público para ubicar bajo él esta instalación.

Aulas medioambientales

Otra modalidad de uso compartido de las centrales de recogida neumática con otro tipo de actividades comunitarias la encontramos en ciudades como Zaragoza, Pamplona o Almería, donde los edificios alternan su función originaria con otras complementarias, como la ubicación de puntos limpios o aulas medioambientales que son utilizadas regularmente para impartir cursos y talleres a vecinos y estudiantes. Ocurre, por ejemplo, con el sistema de la ciudad de Bergen, en Noruega, donde la central de recogida se encuentra ubicada debajo de las oficinas de la empresa que gestiona la limpieza y recogida de residuos de la ciudad.

La posibilidad de compatibilizar el uso de las centrales con otro tipo de equipamientos sociales es posible gracias a las características del propio sistema, que no produce ni malos olores, debido a la estanqueidad de la red de tuberías, ni ruidos molestos cuando lleva a cabo sus operaciones de transporte. Es decir, una de las singularidades del sistema neumático es que desde que el ciudadano introduce la basura en el sistema ya nadie vuelve a tener contacto manual ni visual con la misma. A ello se suma el nulo impacto ambiental de las centrales, ya que no hay ningún tipo de trasiego de residuos. Todas estas singularidades hacen posible que prácticamente el 100% de las centrales de Envac actualmente en operación podrían admitir la construcción o habilitación, en los niveles superiores de estos edificios, de equipamientos o espacios concebidos para otros usos ciudadanos.

Imagen: Entrada Central de los Negrillos (Majadahonda)

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.