La UE aprueban el fin de las ventas de motores de combustión para 2035

La UE aprueban el fin de las ventas de motores de combustión para 2035

Italia, Portugal, Eslovaquia, Bulgaria y Rumania habían presionado para retrasar el objetivo de 2035 a 2040.

Los ministros de Medio Ambiente de los 27 estados miembros de la UE aprobaron poner fin a la venta de vehículos con motores de combustión para 2035 en Europa, se acaba de anunciar hoy mismo, lo que dicen «marca una gran victoria en el intento de la UE de reducir las emisiones de CO2 a cero para 2050».

A partir de 2035, los vehículos nuevos introducidos en el mercado de la UE deberán reducir sus emisiones de CO2 en un 100 %. Se acordó un objetivo intermedio del 55% para turismos y del 50% para furgonetas para 2030, informó el Consejo de la Unión Europea en un comunicado publicado tras una larga noche de negociaciones que finalizó a las 02.10 horas de la mañana.

Muchos años de historia que demuestran que los regímenes autocráticos que legislan con prohibiciones no acaban bien, pero seguimos en esa línea para conseguir los ideales de los que tienen el timón. De estos polvos veremos los lodos venideros, lo malo es que todos los sufriremos.

Se acaba de cercenar una gran parte de la innovación e inversión en el desarrollo de tecnología renovable,  se ha puesto contra las cuerdas la industria de la automoción española, y se han generado unas expectativas tan ambiciosas qué pueden ser hasta negativas a la larga para una tecnología sustentada en baterías fabricadas , hoy en día, con materiales escasos y contaminantes.

Sabiendo que todo es compatible y necesario, observando además la posición de los países como Italia y Portugal (con necesidades de renta, industriales y de movilidad similares a las de España) nos preguntamos si han hecho nuestros gobernantes todo lo posible para defender la idiosincrasia de nuestra economía, frente por ejemplo a la de Holanda.

La medida, propuesta por primera vez en julio de 2021, supondrá el cese de facto de las ventas de automóviles de gasolina y diésel, así como de vehículos comerciales ligeros, y un cambio completo a los motores eléctricos en la Unión Europea a partir de 2035 y el cierre de las líneas de inversión en la actual industria de fabricación de motores en España, condenada a desaparecer en 2035

El plan que está destinado a ayudar a lograr los objetivos climáticos del continente, en particular, la neutralidad de carbono para 2050, a pesar de las noticias previas no era una conclusión inevitable. Italia, Portugal, Eslovaquia, Bulgaria y Rumania habían presionado para retrasar el objetivo de 2035 a 2040.

Los países finalmente respaldaron un compromiso propuesto por Alemania, el mayor mercado de automóviles de la UE, que mantuvo el objetivo de 2035 y pidió a Bruselas que evaluara en 2026 si los vehículos híbridos o los combustibles de CO2 neutro podrían cumplir con el objetivo.

El jefe de clima de la UE, Frans Timmermans, dijo que la Comisión Europea mantendría una «mente abierta», pero que hoy en día, los híbridos no ofrecen suficientes reducciones de emisiones y los combustibles alternativos son prohibitivamente caros. “Somos tecnológicamente neutrales. Lo que queremos son autos de cero emisiones. Por el momento, los e-fuel no parecen una solución realista, pero si los fabricantes pueden demostrar lo contrario en el futuro, estaremos abiertos”.

Enmienda Ferrari

Los ministros de Medio Ambiente reunidos en Luxemburgo también aprobaron una extensión de cinco años de la exención de las obligaciones de CO2 otorgada a los llamados fabricantes de «nicho», o aquellos que producen menos de 10,000 vehículos por año, hasta finales de 2035. La cláusula, a veces denominada «enmienda Ferrari», beneficiará en particular a las marcas de lujo. Estas medidas ahora deben negociarse con los miembros del Parlamento Europeo antes de que se conviertan en ley.

Europa ve un peligro en China y EEUU pero estos países no legislan con prohibiciones y su economía es mas competitiva

“Este es un gran desafío para nuestra industria automotriz”, reconoció la ministra francesa de Transición Ecológica, Agnès Pannier-Runacher, quien presidió la reunión del martes. Pero dijo que era una “necesidad” frente a la competencia de China y Estados Unidos, que han apostado fuertemente por los vehículos eléctricos vistos como el futuro de la industria.

Desde la Asociación Asociación Española del Bioetanol BIO-E nos planteamos si restringir los grados de libertad de la sociedad, empresas, usuarios e inversores con prohibiciones es la mejor forma de hacer competitiva nuestra economía.

El mes pasado, el Parlamento Europeo también aprobó la prohibición propuesta por la UE para 2035 de las ventas de vehículos nuevos de gasolina y diésel. El acuerdo alcanzado entre los estados miembros de la UE el miércoles significa que la propuesta ahora puede finalizarse rápidamente en los próximos meses.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.