Smart City: una luz en la gran niebla

Smart City: una luz en la gran niebla

Contundente artículo de Alejandra Labarca, directora de Valparaiso Smartcityhub, donde hace una clara apuesta por los dueños del conocimiento contra los dueños del capital (Nota: este artículo fue escrito en medio de la peor crisis social de Chile desde 1973)

El impacto de la acción depredadora del hombre en el planeta es evidente desde la primera Revolución Industrial, época en que no sólo se concibió un pauta productiva sin precedentes, sino que también se estructuró un modelo económico y social que perdura hasta hoy en día. Los dueños del factor trabajo debieron adaptarse a ese modelo que les permitiría satisfacer necesidades básicas y no tan básicas (de reconocimiento y aspiracionales) gracias al salario recibido por contribuir a la expansión de la propiedad del capital y la tierra.

Así, nuestras ciudades empezaron a formarse promoviendo entre la clase trabajadora un supuesto “bienestar” que les requería abandonar la ruralidad y acudir a las ciudades a participar de esta revolución industrial que modelaría su estilo de vida por varias generaciones.

Londres, la ciudad ícono de esta revolución, fue víctima de lo que la acción del hombre puede lograr en las ciudades cuando antepone los intereses privados por encima de los sociales. La Gran Niebla de 1952, considerada como uno de los peores impactos ambientales causados por el uso de combustibles fósiles en la industria y los transportes, provocó 12.000 personas fallecidas y aproximadamente 100.000 enfermos. Tal catástrofe dio lugar a una serie de normas legales como la Clean Air Act de 1956, y luego en 1968, que restringieron las emisiones contaminantes donde la industria generadora de energía fue la primera afectada por la normativa en aquel entonces.

london smog 12Ilustración 1: Londres, Dic 1952

64 años después, la ciudad de Shanghai, en China, muestra un contaminación del aire con las mismas características a la Gran Niebla que pone en peligro la vida de sus habitantes.

Dependiendo del grado de conciencia y evolución de las culturas y sus gobiernos, los paises han podido desarrollar conceptos de ciudades y bienestar ciudadano que pueden contrarrestar el gran impacto del hombre y sus si stemas productivos en el ecosistema. En ausencia de la inclusión de externalidades en el sistema de precios, los Estados democráticos han tomado un rol regulador de la convivencia y cuidado del bien común, creando y aplicando legislación y métodos de fiscalización; además se han hecho cargo de la redistribución de los impuestos en pos del bien común. En menor o mayor grado, ésta es la estructura que está instalada en el mundo y su éxito ha dependido de la capacidad del Estado y sus administradores por entregar a los ciudadanos condiciones de vida equitativas, que les permitan desplegar sus talentos en un entorno amable, justo y limpio.

LAS CIUDADES INTELIGENTES

De las ciudades inteligentes sabemos que se trata de las ciudades que optimizan la asignación de sus recursos a través de tecnologías para la mejor calidad de vida de sus habitantes, respetando las especificidades del territorio y su carácter.

El logro de estos objetivos, conlleva el entendimiento de varios conceptos y supuestos, a decir:

1) Que hemos definido que la calidad de vida se trata, en última instancia, de la salud física y mental de las personas y la conservación de los ecosistemas.

2) Que la producción de bienes y servicios debe estar enfocada en la resolución de necesidades y no en seguir ampliando mercados provocando la huella ambiental que hoy tiene.

3) Que para lograr esos objetivos, los administradores de los recursos del Estado, deben establecer el marco regulatorio para el bien común y del comportamiento de todos los agentes involucrados, financiando y fiscalizando el adecuado cumplimiento de la normativa; 

4) Que el Estado facilita el acceso a la eucación para potenciar las capacidades y oportunidades de desarrollo de todos sus ciudadanos;

5) Que existen los canales de participación adecuados para la ciudadanía interesada y los mecanismos vinculantes para incluirla en la toma de decisiones; y…

6) Que el conocimiento y las tecnologías están disponibles de manera económicamente eficiente y que existen los recursos humanos y financieros para gestionarlas, administrarlas y aplicarlas

shainghai pollution 1440x720

Ilustración 2: Shanghai , China Dic 2016

Lo interesante del concepto de las ciudades inteligentes es que es una co-creación de arquitectura física y social del espacio en que vivimos, que puede permitir el desarrollo de una nueva economía, con el objetivo principal del bienestar de las personas y la resolución de sus necesidades, buscando simultáneamente la optimización de los recursos escasos para necesidades múltiples, sujetos a la restricción de la fragilidad de los ecosistemas naturales, ya muy dañados por la acción humana.

En este proceso, las tecnologías son el catalizador e impulsor de esta nueva arquitectura que ahora puede y necesita ser más justa, transparente y sostenible (social, económica y ambientalmente) para todos los habitantes de la ciudad, permitiendo alcanzar nuevas realidades con mejor calidad de vida en muchas de ellas, particularmente en sociedades subdesarrolladas, evitando los grandes males de las urbes modernas como migraciones, rebeliones internas, consecuencias del cambio climático, guerras ytanto s otras consecuencias de la acción depredadora e injusta del hombre en la tierra.

EL VALPARAÍSO SMARTCITYHUB

La transformación de las ciudades es una tarea difícil, y estamos en plena era de transición desde lo que somos y conocemos, a la realidad que podamos inventar a partir de nuestros conocimientos, intereses ypropósi tos. Todo empieza en los ciudadanos y gobernantes que requieren entender el desafío y el largo camino que empieza por ellos mismos. ¿Quiénes somos? ¿Que queremos? ¿Que podemos?¿Donde vivimos? y ¿donde queremos vivir?. Son las preguntas que deben iniciar los diálogos ciudadanos para la transformación de las ciudades.

Las tecnologías disruptivas están instalándose en todas las actividades y acciones pensables, dando lugar a la IV Revolución Industrial que promete dejar atrás todas las creencias y modelos que hasta ahora han dominado las ciudades y ciudadanos. Las consecuencias ambientales y sociales de la era capitalista y el avance del conocimiento y las tecnologías, se han encontrado para entender que la nueva economía debe disminuir su huella ambiental y dar oportunidades de desarrollo a los dueños del conocimiento, más que a los dueños del capital. La economía con los factores capital y trabajo está
terminada.

Sin embargo, este cambio de paradigmas tiene importantes barreras para masificarse. Cada modificación que técnicamente es posible hacer para mejorar procesos en cualquier ámbito, debe traspasar barreras sociales, administrativas, jurídicas, políticas y culturales y además de enfrentarse a los grupos de poder económicos establecidos durante largo tiempo.

El Valparaíso SmartcityHub (SCHUB Valpo) es una corporación sin fines de lucro que ante la necesidad ineludible de re-conectar a los ciudadanos para discutir las nuevas realidades, busca contribuir a superar las barreras mencionadas para la instalación de nuevos sistemas. En todo  , las tecnologías juegan un rol esencial en la satisfacción de necesidades de los ciudadanos y las ciudades.

• La concientización ciudadana respecto de las consecuencias del impacto en la era antropogénica
• La entrega y difusión de conocimientos y tecnologías a la ciudadanía;
• La conexión de los distintos actores en los ecosistemas;
• La investigación y el debate para la búsqueda de objetivos comunes; 

SCHUB Valpo es un lugar para que personas naturales y jurídicas de todo el mundo puedan acceder y entender la necesidad del otro y satisfacerla desde sus capacidades y conocimientos. Actualmente estamos trabajando en distintos proyectos que buscan el camino para entregar a Valparaiso una realidad que se parezca a lo que entendemos por ciudad inteligente. Estamos participando y diseñando distintos proyectos temáticos que buscan cumplir nuestros objetivos basados en el conocimiento y el potencial de la tecnología. Los temas que trabajaremos en 2020 serán: movilidad urbana sostenible, energía, renovación urbana y digitalización .

Para ser parte de ellos pueden escribir a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. En su Ética Nicomáquea, Aristóteles identifica como “finalidad suprema la felicidad individual y colectiva”. Para alcanzarla, sitúa a la razón, la virtud y la prudencia por encima de las pasiones, ya que para él las actitudes de los seres humanos que viven en sociedad, deben ser dirigidas al
bien común.


Autora: Alejandra Labarca Alejandra Labarca

* Licenciada en Cs. Económicas, MBA, más de 20 años de experiencia profesional. Fue negociadora en representación del gobierno de Chile en los Tratados de Libre Comercio frente a México, Canadá, EEUU y ALCA. Trabajó con el Programa de Emprendimiento Internacional, de la Naciones Unidas, EMPRETEC, para Fundación Chile. Se desempeñó en el área de atracción de inversiones extranjeras directas de CORFO y fue fundadora de la división de Smart Cities en la Fundación Fraunhofer Chile Research desde el año 2012 hasta 2016. Actualmente es la Directora Ejecutiva de Somos New City (SNC) y desde allí ha sido parte esencial del desarrollo del 1er Dialogo sobre Movilidad Urbana en Berlín – Alemania, 2017 (www.smartcity-dailogues.com); del primer evento multisectorial de Blockchain en Chile (www.bit2018.cl); y otros encuentros y dialogos en relacion con las ciudades inteligentes. Además actualmente es co-fundadora de BlockBim, una plataforma de Blockchain para resolver los problemas de la construcción y del Valparaíso Smart City Hub que es un espacio para conectar necesidades y soluciones de ciudades prósperas y felices, mediadas por las tecnologías emergentes, el conocimiento y le factor humano.

Smart City: una luz en la gran niebla

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.