Entrevista con Miguel de Sanjuan, BDM de Iberia en VIIA

Entrevista con Miguel de Sanjuan, BDM de Iberia en VIIA

Logística

Miguel de Sanjuan, Business Development Manager Iberia de VIIA, defiende en esta entrevista que la misión de su compañía es “desarrollar las autopistas ferroviarias en Europa y facilitar a las empresas de transporte el acceso al tren de una forma sencilla, rentable y ecológicamente sostenible”.

 ¿Qué es una autopista ferroviaria?

Es un sistema que permite el transporte ferroviario de semirremolques convencionales de carretera no acompañados, que son cargados en vagones especialmente diseñados a tal fin. Se trata de un método de transporte intermodal que, si bien ya existe en algunos puntos de Europa desde algún tiempo con distintas tecnologías, siempre ha estado concebido para salvar un obstáculo natural y ofrecer una conexión de corta distancia (Eurotunnel, Rola, etc…).

 

“Transportar por ferrocarril es un complemento de la carretera, no su competencia”

 

¿Qué tecnología utiliza VIIA?

Está basada en el sistema Modalohr. Es la primera vez que se exporta el concepto de autopista ferroviaria para ser aplicado en un recorrido de larga distancia y ser parte integrada en la cadena de transporte internacional; ahí reside su principal innovación. Este sistema utiliza un tipo de vagones que representan una innovación tecnológica que nos permite ser muy eficientes, ya que el semirremolque se carga en el tren sin que el transportista tenga que hacer ningún tipo de modificación en remolque; es decir, no hace falta invertir en equipo específico para el usuario.

 

¿Y por qué VIIA ha decidido desarrollar este concepto de autopista ferroviaria?

La misión de VIIA es la de desarrollar las autopistas ferroviarias en Europa, facilitar a las empresas de transporte el acceso al tren de una forma sencilla, rentable y ecológicamente sostenible. Los orígenes de VIIA, que es una filial de la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses), están en Lorry Rail. Ésta fue la primera autopista ferroviaria de largo recorrido, que pusimos en marcha en 2007.  Unimos España con otros puntos de Europa conectando la terminal de Le Boulou, en la frontera, con Luxemburgo.

Desde el punto de vista comercial, VIIA es un complemento de la carretera, no es competencia de la carretera. El nuestro es un modelo colaborativo, un operador intermodal neutral que trabaja con y por la carretera para dar un servicio conjunto adecuado a las necesidades del mercado.

 

“La autopista ferroviaria es un sistema rápido, flexible, económico y sostenible” -“El 50 % de nuestros clientes son españoles”

 

¿Qué ventajas ofrece al mercado un servicio de autopista ferroviaria?

Se trata de proponer un sistema rápido, flexible, económico y sostenible. Para el cliente, el transportista, tiene muchas ventajas: no necesita una inversión en material especial; las terminales están abiertas siempre; alta frecuencia de salidas y circulación de los trenes; un costumer service disponible 24 horas al día y 365 días al año.

 

¿Cuál es el principal mercado de VIIA?

Los transportistas de carretera que realizan operaciones de transporte intermodal a larga distancia. El principal mercado en el que actuamos es España, porque el primer pabellón de camiones que cruzan Francia es el español. Aunque tenemos clientes de 18 nacionalidades, el 50% de ellos son españoles. 

 

¿Cómo está el proyecto de la autopista intermodal entre el puerto de Barcelona y Aulnay (París)?

Llevamos tiempo trabajando con las autoridades locales para disponer de una terminal de autopista ferroviaria en el antiguo cauce del río Llobregat. Queremos que sea una realidad entre 2019 y 2020. Una vez tengamos esta autopista ferroviaria en marcha podríamos ofrecer la conexión marítima, por ejemplo con Tánger, porque el puerto de Barcelona dispone de esta autopista del mar.

 

¿Qué ventajas medioambientales y económicas tiene utilizar la autopista ferroviaria de VIIA?

Por cada trayecto efectuado en un tren de VIIA se produce un ahorro de 980 kg de emisiones de CO2 comparativamente con el mismo recorrido efectuado por carretera. Es decir casi una tonelada de CO2 por trayecto y camión. Por otro lado, en términos económicos, el trayecto en tren comparado con el mismo itinerario por carretera puede salir entre un 5% y un 10% más barato.

Por BCL

 

Entrevista con Miguel de Sanjuan, BDM de Iberia en VIIA

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.