Entrevista Víctor Calvo-Sotelo, Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información

Entrevista Víctor Calvo-Sotelo, Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información

Víctor Calvo-Sotelo

Fue subsecretario del Ministerio de Fomento (1996-2000) y presidente de Correos (2003-2004) antes de convertirse en Secretario de Estado de Telecomunicaciones. Es decir, que llegó al cargo conociendo desde dentro del sistema oficial los entresijos de un mundo tan delicado, complejo e innovador como es el que engloba el término ‘smart’. Está convencido de que España ha evolucionado tecnológicamente para bien hasta alcanzar  un modelo propio del que puede presumir en Europa. El último éxito es que la norma española sobre interoperabilidad de plataformas UNE 178104 se utilizó como documento de base para el proyecto de Recomendación Y.4454 de la UIT (Platform Interoperability for Smart Cities and Communities). 

¿Cuál es la visión de la Administración sobre el 5G?

El 5G se encuentra en un proceso avanzado de estandarización, y los suministradores están desarrollando sus prototipos y comenzando a diseñar servicios. El 5G será la tecnología que permita desarrollar todo el potencial de la Industria Conectada, del Internet de las Cosas y del Coche Autónomo. Tendrá un notable impacto en nuestro modelo productivo.

La Comisión Europea acaba de publicar una Comunicación donde propone un plan que permita a Europa ser pionera en el desarrollo de la tecnología y nos vuelva a situar en posición de liderazgo mundial en el ámbito de las comunicaciones móviles. Propone que en 2020 haya una ciudad con cobertura y servicios 5G en cada país de la Unión Europea.

España comparte esta visión y, dentro de las prioridades futuras, el 5G será uno de los ejes de la política de telecomunicaciones. Se deberá realizar un esfuerzo en apoyar los desarrollos en I+D y en poner a disposición de los agentes las bandas de espectro necesario para poder desplegar las redes y ofrecer los servicios.

 

El 5G coexistirá con las actuales redes móviles, donde cabe señalar que en España los actuales niveles de cobertura 4G ya alcanzan al 95% de la población. ¿Hay alguna iniciativa que destacaría sobre 5G en España?

Disponemos actualmente de la iniciativa 5TONIC, un proyecto que apuesta por el desarrollo de estas tecnologías en nuestro país y por su aplicación en distintos ámbitos empresariales. Precisamente, el pasado 29 de septiembre se realizó una jornada en el salón de actos de la SETSI para fomentar el conocimiento de este proyecto y poder estrechar lazos con posibles agentes interesados en utilizar estas redes para redefinir u optimizar la prestación de servicios. Estas tecnologías van a estar orientadas tanto a usuarios domésticos como a empresas, por lo que identificar posibles casos de uso en el ámbito empresarial de forma temprana es un elemento fundamental.

Disponer de una iniciativa como 5TONIC en nuestro país es un gran activo para todos nosotros. Es una clara apuesta por la generación de valor y empleo a través del conocimiento y la innovación en un ámbito con enorme potencial; además, nos permitirá anticiparnos en el conocimiento de estas tecnologías y sus posibilidades y, de esta forma, maximizar los potenciales beneficios que de ellas se deriven.

Como comprenderán, desde nuestra Secretaría de Estado estamos apoyamos firmemente esta iniciativa. Este apoyo ya quedó reflejado en diciembre del año pasado con la firma de un convenio de colaboración. Desde entonces, me alegra poder afirmar que se ha avanzado mucho. Hoy en día este proyecto cuenta con el apoyo de importantes agentes en el ámbito TIC como Telefónica, IMDEA Networks Institute, Ericsson, Intel, Commscope, la Universidad Carlos III de Madrid, Cohere Technologies y Artesyn Embedded Technologies.

Espero que esta iniciativa siga desarrollándose adecuadamente y contribuya a situar a nuestro país en el mapa mundial del desarrollo de estas tecnologías. 

 

“La digitalización es el camino para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible”

 

Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, adujo que España ha logrado un sobresaliente en dotarse de infraestructuras para la digitalización, pero que no ha aprobado en uso y adopción de servicios digitales. ¿Qué opina al respecto?

Estoy de acuerdo con su afirmación, si bien hay que contextualizarla ligeramente. 

Una de las reformas legislativas acometidas por el Gobierno ha sido la del sector de las telecomunicaciones, centrado en establecer un marco favorable a la inversión en redes de alta velocidad (fibra y 4G), con el objetivo de garantizar a ciudadanos y empresas el acceso a los servicios digitales con las máximas prestaciones.

La Ley General de Telecomunicaciones (Ley 9/2014, de 9 de mayo) fue aprobada con el 95% de consenso de ambas cámaras. Como resultado de ello, hoy España cuenta con las mejores redes digitales de toda Europa, y está preparada para acelerar la trasformación digital y capitalizar las ventajas de la economía digital. 

España ha logrado situarse cómo el primer país de Europa en acceso de fibra hasta el hogar, con 25,7 millones de accesos de fibra instalados. Con respecto a la telefonía móvil 4G, inexistente en 2012, hoy más del 90% de la población tiene cobertura de estos servicios permitiendo conexiones de alta calidad de forma ubicua, pudiendo alcanzar velocidades de hasta 300 Mbps en las principales ciudades.

Con respecto a la adopción de estos servicios, es cierto que primero se están construyendo las redes para que estos servicios se puedan desarrollar. España está preparada para acelerar la trasformación digital y capitalizar las ventajas de la economía digital. Hay iniciativas claves para los próximos años, como el Plan de Industria 4.0, creado para impulsar la adopción de los sistemas de fabricación inteligente en los principales sectores industriales y acelerar la transformación digital de la economía o los programas de transformación digital de las pymes para su plena incorporación a la economía digital, dado que solamente un 16% de nuestras pequeñas empresas vende a través de internet. 

Otro aspecto a reforzar es la formación a los trabajadores en los principales ámbitos de la economía digital en los que se demandarán empleos de calidad. También el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes es una oportunidad para la transformación digital de las ciudades y mejorará la oferta de servicios a los ciudadanos. 

 

“El Plan Nacional de Ciudades Inteligentes es una oportunidad para la transformación digital de las ciudades y mejora la oferta de servicios a los ciudadanos”

 

¿Cuáles fueron las principales conclusiones que pudo extraer durante la entrevista que mantuvo, el pasado junio, en Cancún, con el secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), Houlin Zhao?

La entrevista sirvió para consolidar las ya estrechas relaciones de la UIT con España. Cabe recordar que nuestro país es miembro de la agencia desde su fundación. En este momento, tanto la UIT como nuestra Secretaria de Estado tienen un objetivo común: señalar la digitalización como el camino para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas. La Agenda Digital para España ha sido precursora en este terreno. El Plan de Ciudades Inteligentes y la iniciativa de Escuelas Conectadas son instrumentos considerados buenas prácticas por la UIT como medidas de apoyo a los objetivos de desarrollo sostenible. 

 

¿Cuántas y cuáles son las normas presentadas por España y aprobadas en agosto  por la Unión Internacional de Telecomunicaciones? ¿Cuál de ellas es la más importante?

Las normas fueron presentadas por España en la  reunión  de  la Comisión de Estudio 20 de la Unión Internacional de Telecomunicaciones  celebrada entre 23 de julio y 5 de agosto. La Comisión está dedicada a la normalización sobre Internet de las Cosas y Ciudades Inteligentes. Resultados del encuentro fueron la aprobación de las propuestas españolas para establecer normas sobre Destinos Turísticos Inteligentes (Reference Model for Smart Tourist Destinations: platform interoperability and functionalities) y Territorios Rurales Inteligentes (Requirements for deployment of smart services in rural communities). También se acordó, en base a la norma española sobre Datos Abiertos UNE 178301, iniciar la normalización internacional en materia de Indicador de Open Data para Ciudades Inteligentes (Open Data Indicator in Smart Cities). La norma española sobre interoperabilidad de plataformas UNE 178104 se utilizó como documento de base para el proyecto de Recomendación Y.4454 de la UIT (Platform Interoperability for Smart Cities and Communities). 

Aunque todas las normas aprobadas en la Comisión de Estudios tienen su importancia en cada ámbito de referencia, quisiera resaltar el proyecto de recomendación de interoperabilidad. El proyecto de recomendación es la base para la facilitar la interconexión y cooperación entre los distintos servicios y equipos que forman el concepto de ciudad inteligente. 

 

España cuenta hoy con las mejores redes digitales de toda Europa. Está preparada para acelerar la trasformación digital y capitalizar las ventajas de la economía digital”

 

¿Podría explicar qué va a suponer la adopción de dicha norma ‘Platforms Interoperability for Smart Cities’?  

La gran promesa industrial de las ciudades inteligentes está ligada a la generación y puesta a disposición de datos a terceros. Esta economía de los datos exige, simplificándolo, que las ciudades puedan leer los datos procedentes de cualquier sensor o servicio, puedan tratarlos para extraer información relevante de los mismos y, así, puedan tomar mejores decisiones y generar modelos que anticipen los problemas. A su vez, estos datos, podrían ser utilizados por terceros para genera nuevas aplicaciones que combinaran datos de diversos tipos para propósitos específicos; finalmente, las plataformas deben poder hablar entre ellas para cruzar información y prestar servicios (a quienes están de viaje, por ejemplo) y facilitar la reutilización de soluciones. La norma de interoperabilidad facilitará que ese ecosistema exista al establecer una serie de principios: independencia tecnológica, independencia de la red de transporte, interfaces abiertos y normalizados, seguridad, interoperabilidad entre plataformas.

 

Según un informe del Parlamento Europeo, España, junto con Reino Unido e Italia, es el estado miembro de la Unión Europea que cuenta con un mayor número de ciudades inteligentes. ¿En qué escalafón nos colocaría en el ranking mundial? En un hipotético tren del futuro telecomunicado, ¿en qué vagón situaría a España en estos momentos? 

España está bien situada por número y calidad de sus experiencias. No existe un escalafón mundial de ciudades, cada estudio se construye con arreglo a sus propias categorías. Lo que sí podemos afirmar es que España ha evolucionado desde un amplio número de experiencias a tener un modelo propio que se basa en tres pilares. El primero es la gobernanza: todos los agentes están conectados y dialogan entre sí; en el Foro Sectorial de Ciudades Inteligentes están presentes 5 ministerios, la Red Española de Ciudades Inteligentes (que agrupa a 78 ciudades), las patronales del sector con14 empresas de referencia; un marco que permite elaborar un diagnóstico compartido de necesidades, recursos y capacidades de la industria. 

En segundo lugar, la importancia que España concede a la normativa: el Comité Técnico de Normalización 178 ha publicado ya 20 normas y tienen 2 más en información pública, un trabajo que ha sido recogido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones; las normas sirven para estructurar el mercado. 

Finalmente, el tercer pilar es la vocación industrial. España tiene ya industria de clase mundial y otras iniciativas sumamente prometedoras; las ayudas al proceso de transformación digital de las ciudades están orientadas a maximizar el crecimiento de nuestra industria. Los criterios de selección de los proyectos priman el desarrollo de la industria, la mejora de los servicios públicos, el aprovechar sinergias, la reutilización, la agregación de demanda y la generación de economías de escala.

 

¿Cómo se está desarrollando el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes? ¿Cuál es el modelo español? ¿Qué más hace falta?

El Plan Nacional de Ciudades Inteligentes ha sido fruto de un amplio consenso. Precisamente, por ser diseñado desde un diagnóstico compartido con ciudades e industria, las convocatorias de ayudas están siendo objeto de una gran demanda por parte de nuestros municipios. Sirva de ejemplo la segunda convocatoria de ciudades inteligentes. Esta convocatoria, inicialmente dotada de 43 millones de euros de presupuesto, ha recibido más de 110 solicitudes procedentes de toda España por un importe de 265 millones de euros. Debido a ello, finalmente se ha podido ampliar el presupuesto destinado a estas ayudas hasta los 63 millones de euros beneficiando a 14 iniciativas. De esta forma, entre las dos convocatorias de Ciudades Inteligentes y la de Islas Inteligentes se han puesto a disposición más de 100 millones de euros para la promoción de estos proyectos.

Al margen de las ayudas concedidas, otro aspecto importantísimo es que un muy elevado número de ciudades ha movilizado a sus trabajadores, sus proveedores y sus comunidades para definir conjuntamente proyectos de ciudad inteligente. De esta forma, las políticas de ciudad inteligente han entrado a formar parte de la Agenda Pública y de la Agenda Política de las ciudades, generando un efecto tractor en el ecosistema y creando un círculo virtuoso en nuestro país en este ámbito. 

 

Por Miguel Ángel Santos , director de SCASC

 

 

Entrevista Víctor Calvo-Sotelo, Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.