Óscar Pallarols | Innovation & Product Strategy Director de Cellnex Telecom

Óscar Pallarols | Innovation & Product Strategy Director de Cellnex Telecom

Oscar Pallarol

Las diferentes tecnologías recorrerán un camino hacia la integración y la convergencia, permitiendo la compartición de datos y lo harán de forma totalmente transparente a la experiencia de usuario. De ello está convencido Óscar Pallarols. Y en este contexto de hiperconectividad, de renovación tecnológica permanente y de alta densidad digital en las ciudades, Cellnex, operador independiente de infraestructuras de telecomunicaciones a nivel europeo, adopta un rol de “facilitador y acelerador” que resulta clave en el despliegue y racionalización de las redes. “Cellnex está a punto para ser un agente relevante a nivel europeo en la nueva generación de servicios”, asegura Pallarols.

 

 Antes de entrar en Cellnex usted fue director de SmartLiving del Mobile World Capital Barcelona. ¿Qué experiencias le aportó ese cargo para realizar su función ahora como director de Innovation & Product Strategy de la empresa?

Aquella etapa fue decisiva para optar a mi posición actual en Cellnex Telecom. Podríamos decir que he capitalizado un trabajo muy intenso durante más de cuatro años con las instituciones (Ministerio de Industria, Generalitat de Cataluña y Ajuntament de Barcelona), la industria de los operadores (Telefónica, Vodafone y Orange) y lógicamente GSMA, como la asociación que defiende los intereses de los operadores a nivel mundial.

 

“¿5G? No debería aumentar la brecha digital en la sociedad europea por motivos de acceso a una banda ancha imprescindible”

 

Los elementos más importantes que aprendí son fundamentalmente tres. El primero, la gestión de agentes muy diferentes (públicos y privados, locales y globales, tecnológicos y no tecnológicos,…) cada uno con sus intereses, trabajando juntos para conseguir un objetivo común compartido, en el ámbito de la innovación donde la complejidad es aún mayor. El segundo fue desarrollar una visión de la evolución tecnológica, en dimensión y escala global, y su aplicación en los diferentes sectores, entendiendo cuáles son los factores claves de éxito en este proceso y cómo crear los ecosistemas para que la idea avance y se concrete, o no. Y el tercero, la importancia de construir relaciones sólidas y sinceras, especialmente en contextos colaborativos, que son la base de cualquier relación, y sin lugar a dudas, la puerta a éxitos futuros.

 

¿Va camino Barcelona de lograr transformarse en un ‘hub’ digital y móvil para mejorar la vida de sus ciudadanos? ¿Qué otras ciudades en el mundo cree usted que están capacitadas para conseguirlo? ¿Qué necesitan primordialmente?

Barcelona tiene los dos ingredientes necesarios para convertirse en ciudad de referencia: es una ciudad tractora de actividad económica y ofrece calidad de vida a sus ciudadanos. Cuando se producen estas dos circunstancias, es más fácil atraer y retener talento, desarrollar conocimiento y promover la creatividad, todos ellos activos fundamentales para que surjan buenas ideas que se implementen con éxito y crezcan, gracias a la adopción masiva y a la existencia de un modelo de negocio sostenible.

Sólo en Europa hay varias ciudades que cumplen estas condiciones: Londres, Berlín, Amsterdam,…y Barcelona, por supuesto.

 

“Estoy bastante de acuerdo en que España necesita un Ministerio de Economía y Sociedad Digital”

 

¿Cuáles son las nuevas ‘business lines’ en el mercado de la telecomunicación? Con las innovaciones técnicas marchando a una velocidad de vértigo, ¿cómo puede uno anticiparse a los cambios?

Debemos ser rigurosos y realistas, ya que conocemos la capacidad tecnológica que permitirá nuevos servicios y soluciones. Pero no todos ellos tendrán capacidad para generar negocio. Nos encontramos por ejemplo en un momento en el cual la conectividad de los objetos, conocida como Internet de las Cosas, nos ofrece un potencial  tremendo. Para convertirlo en Business Line, primero es necesario entender en qué situaciones un objeto conectado con cierta inteligencia puede aportar información, por ejemplo para anticiparnos una avería, conocer con qué frecuencia se utiliza, o dar alguna información de su contexto, etc. A partir de aquí, hay que implementarlo, y es probable que el modelo de negocio cambie: cuando un producto se somete a presión digital, tiende a mutar a servicio. Este es el ADN de los negocios 100% digitales, pero en los sectores más tradicionales estos cambios son muy lentos.

Otro ejemplo claro lo encontramos con el futuro despliegue del 5G, un modelo diferente de red y servicios para garantizar la creciente densidad digital en los entornos urbanos.  Nuevos servicios para el coche conectado, de inteligencia artificial y también relacionados con el mundo media, utilizando realidad virtual o servicios de procesado de imagen en tiempo real, y servicios para los millones de contadores inteligentes de agua, gas, electricidad que va a haber en cada hogar.

Para entender todas estas olas de cambio es fundamental abrirse, como ciudad, como compañía, como individuo, a nuevos ecosistemas, a escuchar y entender nuevos puntos de vista y propuestas, para posteriormente valorar y decidir la mejor estrategia para cada uno. En cualquier caso, parece muy complicado poder anticiparse, yo diría que estar subido en la ola de cambio tecnológico es ya todo un reto.

“El concepto ‘smart city’ ha servido para conocer qué ámbitos de mejora tiene la ciudad en relación con su ciudadano”

 

Cuando hablamos de TIC englobamos un gran número de tecnologías que impactan en diferentes ámbitos. ¿Se llegará algún día a una base única que pueda englobar y controlar tantos parámetros?

La tendencia en general es centralizar el HW y gestionar diferentes usos y funciones a través del SW. Un ejemplo claro es el modelo ‘cloud’. Las máquinas físicas se han consolidado en espacios únicos y todo el mundo accede a ellos con aplicaciones SW.

Las diferentes tecnologías recorrerán un camino hacia la integración y la convergencia, permitiendo la compartición de datos y lo harán de forma totalmente transparente a la experiencia de usuario. 

En su reciente discurso sobre el estado de la UE, Jean-Claude Juncker afirmó que en 2025 todas las ciudades y vías de comunicación de la UE deben tener una cobertura ininterrumpida 5G. ¿Lo ve realmente factible? ¿En qué no se puede equivocar Europa?

La conectividad en banda ancha es un elemento imprescindible para asegurar la competitividad de Europa. Para evitar la pérdida de peso específico de Europa en la industria móvil se requiere un alto nivel de inversión y la complicidad de todos los actores implicados, desde la Comisión a los operadores, pasando por los fabricantes y empresas de servicios móviles. De hecho, éste es el argumento básico del Manifiesto sobre el 5G firmado por los CEO de los principales operadores europeos entregado recientemente al comisario Oettinger.

No debería aumentar la brecha digital en la sociedad europea por motivos de acceso a la banda ancha.

 

En Santander, en la inauguración del 30º Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital, bajo el lema ‘Construyendo una España digital’, José Manuel de Riva, presidente de AMETIC, afirmó que España necesita un Ministerio de Economía y Sociedad Digital. ¿Es necesario? ¿Es posible?

La verdad es que comparto bastante esta idea. Gracias a las TIC se ha promovido una nueva economía más dinámica y competitiva, y además estamos comprobando que su aplicación es transversal a todos los sectores. 

Pensar que existe un ente con la capacidad de un Ministerio para forzar, empujar, liderar la transversalidad del impacto TIC a la sanidad, la educación, la industria, etc. Sería un buen motor de cambio. También para promover y ayudar, con recursos de verdad, al mundo del emprendimiento y su relación con las compañías de este país, como fuente de generación de nuevas ideas y modelos.

 

También en Santander, Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, adujo que España ha logrado un sobresaliente en dotarse de infraestructuras para la digitalización, pero que no ha aprobado en uso y adopción de servicios digitales. ¿Qué opina al respecto?

Respecto a este tema, y sobre todo según mi percepción durante mi etapa en Mobile World Capital, resulta evidente que un liderazgo claro permite que la tecnología y sus nuevas soluciones calen profundamente en el ciudadano, la administración y el sector industrial. El nivel de adopción de soluciones como la administración electrónica, los servicios enmarcados en e-health, por poner algún ejemplo, es mucho mayor en aquellos casos en los que se cuenta con un liderazgo fuerte y comprometido. 

 

Según un informe del Parlamento Europeo, España, junto con Reino Unido e Italia, es el estado miembro de la Unión Europea que cuenta con un mayor número de ciudades inteligentes. ¿En qué escalafón nos colocaría en el ranking mundial? En un hipotético tren del futuro telecomunicado, ¿en qué vagón situaría a España en estos momentos?

Mi opinión es que el concepto ‘ciudad inteligente’ nos ha servido para crear una visión y conciencia colectiva de los ámbitos de mejora que tiene la ciudad en su relación con el ciudadano. Nos hemos ‘inventado’ un imaginario de servicios y soluciones que el ciudadano tendría a su alcance gracias a la ‘inteligencia’ de su ciudad. Debemos ahora dar otro paso, materializando esa historia que tantas veces hemos explicado.

 

“Inteligente es el ciudadano que promueve sólo aquellos servicios que tengan un sentido de verdad”

 

Respondiendo a su pregunta, hay una serie de ciudades en España que han empezado esa carrera de fondo, y en ese ranking estamos muy bien posicionados. ¿De qué dependerá su éxito? Básicamente de la mejora (valor) que sepamos aportar para el ciudadano en su día a día, y en la resolución de sus problemas particulares: encontrar trabajo, localizar aparcamiento rápido, ahorrarse un atasco, anticiparle una situación delicada debido a su frágil salud, acceder al transporte público... En definitiva, inteligente (smart) es el ciudadano que promueve sólo aquellos servicios que tengan un sentido de verdad.

 

¿Hacia dónde se dirige el mundo telecomunicado? ¿Cuáles son los pros y los contras? ¿Cuáles las posibles amenazas?

La evolución tecnológica es un activo de valor incalculable que sobre todo debemos utilizar para mejorar nuestra sociedad y la calidad de vida de todos los ciudadanos, sin excepción. Que nos ayude a construir modelos más eficientes y sostenibles a largo plazo, por ejemplo en el ciclo de vida de la energía, en la difusión del conocimiento, en la promoción de hábitos de vida saludables, etc., teniendo en cuenta siempre las amenazas del mundo digital y, por tanto, siendo muy activos en ciberseguridad.

 

¿Qué papel espera jugar Cellnex en ese escenario?

En este contexto de hiperconectividad, de renovación tecnológica permanente y de alta densidad digital en las ciudades, Cellnex, como operador independiente de infraestructuras de telecomunicaciones a nivel europeo, adopta un rol de “facilitador y acelerador” que resulta clave en el despliegue y racionalización de las redes. La conectividad que ofrecen estas redes es el elemento común de todos, absolutamente todos los servicios digitales de hoy y mañana. El modelo de compartición y eficiencia que ofrece Cellnex resulta vital en el despliegue de redes de alta densidad y exigencia tecnológica. Pero no únicamente redes de uso comercial, también redes dedicadas para servicios de misión crítica, como por ejemplo las redes de comunicaciones de los cuerpos de emergencias o de protección de infraestructuras críticas, que en el contexto actual son absolutamente necesarias.  

Cellnex trasciende el modelo tradicional de compañía de torres de telecomunicaciones y ofrece a sus clientes servicios de gestión de esas redes móviles, de seguridad, del Internet de las Cosas o de broadcasting (emisión). Cellnex está a punto para ser un agente relevante a nivel europeo en esta nueva generación de servicios.

 

 Por M. Ángel Santos

 

  

 

Óscar Pallarols | Innovation & Product Strategy Director de Cellnex Telecom

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.