MADRID, UNA CIUDAD MEJOR DESPUÉS DE LA PANDEMIA

MADRID, UNA CIUDAD MEJOR DESPUÉS DE LA PANDEMIA

José Luis Martínez-Almeida - Alcalde Madrid

Nadie puede presumir de estar preparado para una pandemia como la del coronavirus. Ninguna gran ciudad lo estaba, y Madrid tampoco. Nuestra alta densidad de población, una economía pujante, esa ventana abierta al mundo que es nuestro aeropuerto de Madrid Barajas, o nuestro atractivo como destino turístico, han hecho de Madrid un lugar especialmente castigado; convirtiendo estas señas de identidad en nuestro principal talón de Aquiles.

Pese a ello, Madrid ha resistido con un coraje y determinación encomiables, dando un ejemplo, como decía Vargas Llosa, que “quedará en nuestra memoria como uno de los hechos más singulares y admirables de la historia de Madrid”. Superado lo más duro, toca ahora mirar hacia delante, reactivar nuestra economía, dar una respuesta a la crisis social y aprender a vivir de otra manera, convirtiendo nuestras debilidades en fortalezas y transformando la crisis en una gran oportunidad para hacer de Madrid una ciudad mejor.

Para ello debemos atender lo urgente sin olvidarnos de lo importante. Lo urgente es lo inmediato, el empleo y el bienestar económico y social de las familias. La reactivación de nuestro tejido económico y la respuesta ante un desafío social sin precedentes que, aunque ya formaban parte de nuestra agenda de gobierno, necesitan de un impulso renovado. Para lo importante hemos de elevar la vista y mirar más allá.

Con este planteamiento trabajamos en distintos niveles, todos ellos necesarios y ciertamente complementarios.

A nivel interno, no hemos dejado de impulsar una ambiciosa agenda transformadora. La aprobación de proyectos singulares como Madrid Nuevo Norte, o el nuevo Nudo Norte de la M-30 vendrán a resolver problemas que han estrangulado el desarrollo de la ciudad, actuando a su vez como grandes palancas para la reactivación económica y generando empleo y oportunidades para muchas familias. Y lo mismo cabe decir de otros proyectos de gran envergadura, como Madrid 360, el proyecto de regeneración urbana en el entorno de la A-5 o la reforma de la Plaza de España y la zona próxima al Palacio Real.

En el plano político, hemos puesto en marcha las mesas para la reactivación económica y social de nuestra ciudad, una negociación en la que participan activamente todos los grupos municipales planteando propuestas cuya aprobación y elevación al Pleno requerirá de un elevado nivel de consenso; ya que lo que sea Madrid no será un atraje a medida de nadie, sino un gran acuerdo de todos con un horizonte que debe ir más allá esta legislatura.

Junto a las Mesas políticas y este futuro gran Acuerdo de Ciudad, hemos decidido sumar a todo aquel que quiera ayudarnos a construir el Madrid del futuro. Contamos con un grupo de lideres empresariales y sociales de primer nivel que se han ofrecido a ayudarnos a reactivar y reposicionar Madrid entre las grandes capitales del mundo. El objetivo es sumar talento y recursos y traducirlo en proyectos concretos que permitan atender las necesidades de Madrid en el corto, medio y largo plazo, convirtiendo esta crisis sin precedentes en una gran oportunidad.

Las oportunidades cuando se presentan hay que aprovecharlas. Aprender las lecciones de esta crisis es nuestra primera responsabilidad en la era post-Covid. Ha llegado, pues, la hora de replantearse el futuro de las grandes ciudades, entre ellas, la nuestra, de pensar cómo deberían ser en un mundo vulnerable ante las amenazas globales.

Antes de esta crisis Madrid ya contaba con una estrategia de Smart City y una oficina de digitalización, lo que ha resultado muy útil para adaptarnos en un tiempo record. De un día para otro tuvimos que implantar el uso de la firma electrónica en todos los trámites administrativos, asumir el teletrabajo como forma generalizada de prestación de servicios o reorganizar nuestra red de servicios públicos de forma no presencial. El cambio ha sido radical, impactando de lleno en la cultura organizativa de nuestro ayuntamiento, con cada vez más reuniones online, mas interconexión y menos presencialismo.  

Con todo y con eso, ahora se abre un escenario nuevo, mucho más interesante, donde los avances tecnológicos y requerimientos sociales irán de la mano, con una sociedad mejor preparada, más exigente y mucho más dispuesta a interactuar con nuestra ciudad. Más Smart City para una cada vez más Smart Society.

Y es que, por lo pronto, hay que asumir que muchos cambios han venido para quedarse. Hemos descubierto que gracias al teletrabajo podemos conciliar mejor, limitar el impacto de las horas punta en el transporte público, escalonar entradas y salidas del trabajo y evitar traslados innecesarios al centro de nuestras ciudades. Gracias al comercio electrónico podemos adquirir toda clase de bienes y servicios sin movernos de casa. La disminución del tráfico nos permite disfrutar de ciudades mas limpias y saludables. Hemos redescubierto el placer de pasear y hacer deporte y cada vez circulan más bicis en nuestra ciudad. Los aplausos a nuestros sanitarios nos han ayudado a conocer mejor a nuestros vecinos y compartir con ellos unos minutos de agradecimiento diario, haciendo de nuestro entorno un lugar más humano, con redes vecinales dispuestas a ayudar a quienes lo necesitan o miles de voluntarios volcados en proyectos solidarios. Muchas empresas han tenido que reinventarse e incluso los ciudadanos han modificado sus hábitos de consumo introduciendo la digitalización en su vida diaria.

Así es este nuevo Madrid, más interconectado, conocedor de sus debilidades y de sus fortalezas, valiente y solidario y muy consciente de la dura prueba que le ha tocado vivir. Reconducir todos esos cambios hacia una nueva forma de hacer y de vivir nuestra ciudad es un reto apasionante. Tenemos una oportunidad muy valiosa que no vamos a desaprovechar. Hemos sufrido mucho y hemos aprendido mucho de nosotros mismos. Estas lecciones y el sentimiento íntimo de ser protagonistas de la mejor respuesta ante un desafío sin precedentes, hacen de Madrid, en mi opinión, una ciudad mejor después de la pandemia.


José Luis Martínez-Almeida Navasqüés
Alcalde de Madrid

MADRID, UNA CIUDAD MEJOR DESPUÉS DE LA PANDEMIA

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.