Santander después de la COVID-19

Santander después de la COVID-19

Gema Igual Ortiz - Alcaldesa de Santander

Está claro que la pandemia de la covid-19 marcará un antes y un después en la configuración urbana de las ciudades y Santander no va a ser ajena a esta transformación.

Contamos con fortalezas, dado que en los últimos años hemos apostado por ser una ciudad cada vez más moderna y sostenible, cohesionada socialmente, en la que la cultura gana peso, con entornos urbanos centrados en las personas, que propicia el uso de medios de transporte alternativos al vehículo privado, que protege el medio ambiente y fomenta la eficiencia y el ahorro energético.

No obstante, somos conscientes de que es el momento de apretar el acelerador del proceso hacia la sostenibilidad mejorando el espacio urbano y facilitando el acceso a las opciones más saludables con transportes sostenibles y activos como caminar o ir en bicicleta.

Llevamos años trabajando en la articulación peatonal -con 13 itinerarios mecánicos que vertebran la ciudad en el sentido norte y sur y permiten caminar por la ciudad cómodamente-, y ya estamos desarrollando nuevos ejes ciclables.

Hemos apostado por las zonas 30 para propiciar esa movilidad de los ciclistas de forma segura por la ciudad y hemos ampliado los carriles bici. Y para las personas que no puedan utilizar este vehículo, reforzamos el transporte público, poniendo en marcha más aparcamientos disuasorios y potenciando el uso del autobús municipal con recorridos gratuitos.

La tendencia que estamos siguiendo en la ciudad incide en la creación de espacios más amplios y más verdes y en rediseñar las estructuras de los edificios replantando el propio concepto de vivienda saludable y sostenible, aprovechando las cubiertas como lugares de esparcimiento o creando jardines verticales.

Asimismo, debemos fortalecer nuestros sistemas de infraestructura urbanos, para que sean más resistentes y resilientes respondiendo a emergencias, epidemias o desastres naturales y adaptándose a las nuevas necesidades de espacios marcadas por las medidas de seguridad y distancia social.

Otro elemento clave que va a jugar un papel indispensable para proporcionar seguridad es la tecnología. Santander sigue avanzando como ciudad inteligente. Una urbe que desde hace casi una década ha apostado por la innovación tecnológica como vehículo de crecimiento y desarrollo y que se ha convertido, a día de hoy, en un enorme laboratorio urbano en el ámbito del IoT.

En estos momentos, ya hemos dado un paso más, al centrar la actividad municipal en el ciudadano a través del proyecto Smart Citizen, que estamos implantando actualmente en Santander, para que, desde los servicios municipales hasta las actividades de ocio giren en torno a las personas, con informaciones individualizadas respondiendo a las necesidades de cada uno.

El espacio público, la movilidad y la tecnología serán, por tanto, cuestiones que marcarán el devenir de las ciudades a corto y medio plazo y en las que Santander está ya dando importantes pasos.

Todo ello sin olvidar el compromiso que los gobernantes debemos mantener vivo de impulsar la Agenda 2030 y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que hagan de nuestras ciudades el motor de impulso para el desarrollo sostenible del conjunto del planeta.

Gema Igual Ortiz
Alcaldesa de Santander

Santander después de la COVID-19

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.