Robots a domicilio

Robots Just Eat

La compañía de comida en línea más grande de Europa, Just Eat, se ha convertido en la primera en el mundo en transportar con éxito un takeaway con un robot.

Ha pasado en la ciudad de Greenwich. Just Eat ha llevado a cabo su primer pedido con un robot de entrega; se trata de una prueba piloto que tiene por objetivo que pedidos de alimentos de la ciudad se entreguen utilizando vehículos autónomos.

Después de un largo período de pruebas, la compañía de comida en línea más grande de Europa, Just Eat, se ha convertido en la primera en el mundo en transportar con éxito un takeaway con un robot.

Esta primera entrega ha sucedido meses después de que la compañía dijera que estaría probando los robots en el área. Just Eat anunció la asociación con Starship Technologies, fabricantes de droides de pavimento lento, en julio y dijo que comenzaría a entregar con robots de reparto a finales de ese mes.

Los robots de Starship son autónomos y desbloquean con un código enviado al teléfono de los clientes. Just Eat tiene planes de expandir el uso de robots de reparto en la capital, algo que podría afectar al número de repartidores humanos empleados por restaurantes a largo plazo. El robot, que ya ha sido probado en más de 40 ciudades de toda Europa, tiene un coste de una libra por entrega en comparación con el coste de 3 a 6 libras que se destinan al pago de un mensajero humano.

 

Podría afectar al número de repartidores humanos empleados por restaurantes a largo plazo

 

"Estamos encantados de agregar la entrega a domicilio robótica al servicio Just Eat", dijo Graham Corfield, director gerente británico de Just Eat. "Ahora que vivimos en Greenwich, estamos trabajando para una implementación más extensa de este programa piloto en Londres".

El mensajero futurista, creado por dos ex cofundadores de Skype lanzadores de Starship Technologies en 2014, es un carro automatizado de seis ruedas que viaja a una velocidad de hasta 6 kilómetros por hora. Tiene capacidad de llevar hasta 10 kilogramos, lo que serían tres bolsas de la compra, y tiene una gama de 16 quilómetros, lo que significa que puede transportar el alimento dentro de un radio de 3 a 6 quilómetros, tardando de 15 a 30 minutos. El robot se dirige y evita los obstáculos a través de una señal GPS y nueve cámaras, pero también puede ser monitoreado remotamente en todo momento.

 De momento los clientes no pueden elegir que su mensajero sea uno de estos robots Starship, pero sí que se les avisará a través de la aplicación en caso de que uno de estos robots venga en camino a realizar la entrega. Cuando el robot llega, el cliente recibe una notificación con un código que desbloquea el robot de pavimento.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.