Entrevista con Paz Nachón

Paz Nachón

“Lo medioambiental pasa ahora por evidenciar y cuantificar el valor del esfuerzo realizado en la sostenibilidad”

“A nivel europeo, y aunque queda mucho camino por recorrer, hay señales positivas: durante la crisis Europa ha mantenido, por ejemplo, el foco en la eficiencia energética”


Francia acaba de aprobar un proyecto de ley para castigar la obsolescencia programada. ¿Cree que una legislación así puede dar lugar a una política de producción de bienes más sostenible? ¿Es viable una normativa así en España?

En un mundo cambiante y con recursos cada vez más limitados, las empresas muestran cada vez más interés en entender los patrones que pueden hacer su negocio sostenible en el tiempo. En este sentido, existen diferentes alternativas para avanzar hacia una producción de bienes más sostenible.

Nuevos modelos de consumo que fomentan el consumo de productos duraderos, y otros conceptos como la economía circular, una filosofía que propone diseñar productos sin generar desechos, de fácil desmontaje, reutilización y reciclaje, con modelos empresariales en los que compense económicamente recoger los desechos para volver a fabricar y distribuir los productos, y que se estima podría lograr una reducción del 50% en la huella ecológica de un producto. Son algunas de las alternativas que están ahora mismo en definición y que pueden cambiar los patrones de consumo a futuro. Aquellas empresas capaces de interiorizar esta ventaja circular serán las más competitivas a futuro, y las que mayor valor serán capaces de generar para sus consumidores.

 

Es habitual entre los partidos políticos diseñar planes económicos y urbanos a corto y medio plazo. ¿Cómo se puede incentivar a los legisladores a implicarse más en planes a 10 ó 15 años vista, como apunta usted en un artículo suyo?

P.N.- Una ciudad inteligente debe valorar aspectos de sostenibilidad a medio y largo plazo por encima de los enfoques cortoplacistas. Noobstante, es importante combinar estrategias de planificación e inversión a corto y largo plazo, ambas necesarias y complementarias: el corto plazo permite obtener resultados rápidos, que se pueden producir durante un mismo ciclo electoral y que fomentan la implicación de los legisladores; las estrategias a largo plazo permiten alcanzar niveles de innovación y de transformación más amplios. Una estrategia de ciudad bien definida incluirá una combinación de proyectos a corto, medio y largo plazo, todos ellos con objetivos realistas y bien definidos.

Para conseguir la implicación del legislador más allá del ciclo electoral, hay que conseguir que éste piense también en clave de ciudadano, y que cuente con las herramientas y la información suficiente para evaluar y priorizar diferentes tipologías de proyectos y tecnologías, y que le permitan seleccionar aquellos proyectos que más acercan a la ciudad al modelo objetivo definido. Al mismo tiempo, se debe plantear el uso de indicadores de seguimiento que permitan al legislador valorar el éxito de las diferentes iniciativas implementadas, de cara a fomentar su implicación.


Se ha observado en estos últimos meses una actividad más fuerte en el sector de la publicidad. Habitualmente, esto suele ser una indicación de una recuperación económica. De ser así, ¿cómo ha contribuido el sector de las TIC, uno de los más importantes en las Smart Cities, a esta recuperación?

Si partimos de la base de que en un futuro próximo la mayor parte de la población mundial vivirá en ciudades, resulta clave que, desde la gestión municipal, se trabaje para poner en marcha diferentes medidas para reducir las emisiones y contribuir a frenar el cambio climático. Aunque es evidente que el adelanto tecnológico por sí solo no es suficiente, las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), juegan un papel fundamental y cada vez más reconocido en las ciudades, en ámbitos tan diversos como la energía, la movilidad, el medio ambiente y urbanismo, la edificación y la domótica, entre otros.

En todos estos ámbitos, el sector TIC se está reinventando para ofrecer bienes públicos que satisfagan las necesidades de las generaciones de hoy y las futuras, y existen una serie de tecnologías, entre ellas tecnologías de movilidad, Big Data, analytics, cloud y social business, que se perfilan con una capacidad importante de generar crecimientos a futuro en las Smart Cities.

 

En su artículo también menciona el horizonte temporal marcado en 2020 como meta para impulsar la sostenibilidad a nivel europeo. Desde su perspectiva como experto en sostenibilidad en Accenture, ¿estamos progresando adecuadamente en este camino?

Europa no es un territorio homogéneo, por lo que la crisis ha afectado de manera muy diferente a los niveles de competitividad de los diferentes países, pero sí se puede hablar de un cambio significativo en la manera de ver la sostenibilidad y los progresos en esta materia. Si hace unos años se hablaba mucho en clave medioambiental, la crisis ha puesto en evidencia la importancia de alinear los beneficios medioambientales, sociales y económicos. El camino pasa ahora por evidenciar y cuantificar el valor de los esfuerzos realizados en materia de sostenibilidad.

A nivel europeo, y aunque queda mucho camino por recorrer, hay señales positivas: durante la crisis Europa ha mantenido, por ejemplo, el foco en la eficiencia energética, un área ligada con la sostenibilidad que puede suponer una importante oportunidad de crecimiento a futuro.

Las dos prioridades más urgentes en este campo, y en las que se está trabajando a nivel europeo, son: por un lado, la reducción de las necesidades de energía, que ayudará a mantener la competitividad con otros países a corto plazo y, por otro, el fomento del uso de energías renovables, una inversión en una economía menos dependiente del carbono a largo plazo.

Otra señal positiva es que, a nivel europeo, se está pensando en el horizonte temporal de 2020, pero también en horizontes temporales más amplios, como son 2030 e, incluso, 2050. Esto es importante ya que, si bien no sabemos todavía cómo serán exactamente los patrones de demanda y consumo en 2050, sí sabemos que las decisiones que se tomen en los próximos años determinarán en gran medida el futuro de nuestras ciudades.

 

Accenture volverá a estar presente en la Smart City Expo World Congress, cuya cuarta edición tendrá lugar en Barcelona del 18 al 20 de Noviembre. ¿Qué novedades o tecnologías expondrá en esta edición?

Como en otras ediciones anteriores, participará con ponencias y presencia en stands. Destacamos en el área Accenture–Stand Abertis, presentando nuestra solución conjunta de Inteligencia Urbana en Red, SMART BRAIN; en el Área Accenture-Stand Microsoft, Emmanuel Schneider, AFMS Global Sales Director, presentará soluciones de Accenture Fare Management Solutions y eticketing, y Cyrille Bataller lo hará con la demo de Analytics “City Management Case Study de Singapur”.

Aunque todavía pendiente de confirmar la hora, habrá también una ponencia a cargo de Simon Giles, responsable global de consultoría de Smart City de Accenture, que promete ser de alto interés. Aparte de su trabajo en Accenture, Simon Giles lidera también el grupo de trabajo de Low Carbon Finance and Future Urban Development, del World Economic Forum.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.