¿Es sostenible el modelo de distribución de música por streaming para músicos y artistas?

¿Es sostenible el modelo de distribución de música por streaming para músicos y artistas?

Las plataformas de streaming favorecen una cadena de valor asimétrica, que excluye a los artistas y músicos de la distribución de ingresos

Hoy día el streaming ha desplazado a las ventas físicas en el mercado de la música, llegando a representar más del 50% del total del negocio de la música grabada, con más del 75% de los ingresos generados en algunos de los mercados más relevantes, como Estados Unidos y Reino Unido.

Sin embargo, numerosos artistas, músicos y personas creativas de todo el mundo han denunciado la precariedad que supone trabajar en la industria de la música, acelerada con la introducción del streaming. Según una reciente encuesta a 5.800 artistas en Europa, mientras los ingresos de las compañías discográficas se han disparado, el 90% de los artistas considera que el mercado no les ha retribuido de forma justa.

En este contexto, investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid participan en un estudio que aborda la sostenibilidad de los modelos y prácticas de negocio de la música digital desde el punto de vista de los intérpretes. “Las investigaciones anteriores se han centrado mayoritariamente en la perspectiva de los actores de innovación (las plataformas digitales) o de los intermediarios dominantes tradicionales (los sellos discográficos y las editoriales)”, explica Alberto Arenal, investigador de la UPM y uno de los autores del estudio.

Sin embargo, prosigue Arenal, la perspectiva de los artistas es “crucial” para la sostenibilidad del modelo de negocio porque su “contribución a la industria configura la condición necesaria para cualquier creación de valor añadido, y constituyen, por tanto, el epicentro de un proceso que introduce dos claras amenazas a la sostenibilidad del modelo: el desigual reparto de ingresos y la comoditización del proceso creativo”, subraya.

Homogeneización de la música: una consecuencia de los modelos comerciales actuales

El trabajo, en el que también colaboran expertos de la UNED, Universidad de Murcia, Proyecto Innovacom y Rule Eleven, aporta una descripción de los dos principales modelos de pago de royalties existentes en el streaming: el mercado-céntrico y el usuario-céntrico. El primero de ellos, utilizado por todos los PSDM (Plataformas de Streaming de Música) dominantes (Spotify, Apple Music y YouTube Music), pone todas las fuentes de ingresos a los titulares de derechos en un fondo común que se divide según el número de reproducciones, por lo que inevitablemente un usuario pagará por la música que no escuche.

Si el usuario es, por ejemplo, un aficionado a la música clásica es posible que nunca escuche los éxitos pop del momento. “Sin embargo, casi toda su tarifa de suscripción se destinaría a artistas que nunca ha escuchado y que quizá nunca escuche”, indican los autores. Este modelo beneficia, por tanto, a la música convencional y a los artistas más populares. Y la consecuencia directa que observan los investigadores es un efecto de homogeneización del inventario musical: el modelo perjudica a los artistas de nicho y al repertorio local.

Bajos ingresos para los artistas menos populares

El estudio, explican, determina la “no sostenibilidad de los modelos comerciales actuales”, los mercado-céntricos, siendo una de las consecuencias más relevantes la “exclusión de la dinámica de distribución de ingresos de los artistas destacados y, de modo aún más dramático, de los artistas no destacados”, subrayan. Las plataformas de streaming favorecen una cadena de valor asimétrica, con “actores creativos que apenas pueden capturar valor e innovaciones de base tecnológica que refuerzan la capacidad de capturar valor de los distribuidores digitales”, señala el investigador de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Informáticos UPM.

Este es otro aspecto que destacan los investigadores: el énfasis de la tecnología, cuyo papel en este modelo es clave. “Los sistemas de recomendación basados en Inteligencia Artificial permiten hacer coincidir la oferta con las preferencias y el perfil de los consumidores”, afirma Alberto Arenal. Las plataformas construyen ofertas personalizadas basadas en los gustos del usuario, sus preferencias y comportamiento; todo ello, gracias al apoyo de sistemas inteligentes.

De este modo, la personalización, la interactividad y las recomendaciones están conformando la dinámica de creación de valor en el mercado de la música digital. La consecuencia, subraya el investigador de la UPM, es un desequilibrio general del modelo en el caso de los intérpretes con respecto a las plataformas e incluso a las discográficas.

Alternativas para asegurar la sostenibilidad a largo plazo de la música digital

La principal alternativa a este modelo es el “usuario-céntrico”, que busca compensar a los artistas en función de los usuarios que interactúan con el streaming. Este modelo es más capaz de generar simetría en la distribución de ingresos y ofrece algunos beneficios, como garantizar que los usuarios no paguen por la música que no escuchan. Además, puede reducir el impacto de uno de los fraudes más habituales, que consiste en aumentar artificialmente las reproducciones de títulos y artistas específicos, por ejemplo, mediante “granjas de clics”. Aunque los investigadores advierten de que no existe una solución única válida para todos.

Por último, los investigadores proponen algunos modelos de negocio alternativos para una sostenibilidad a largo plazo del mercado de la música digital. Además del modelo usuario-céntrico, también señalan otros modelos alternativos ya existentes como el caso de los micropagos (por ejemplo, SounClod), las ventas/descargas digitales (por ejemplo, Bandcamp) o incluso los recientes modelos descentralizados de transmisión (por ejemplo, Audius). “Desde el punto de vista de los artistas intérpretes, estos modelos podrían implicar un mayor control y empoderamiento, permitiendo monetizar más directamente las relaciones artista-fan y haciéndolos menos dependientes de los intermediarios a expensas de asumir un mayor grado de riesgo”, concluyen.

Publicado en acceso abierto en la revista académica El Profesional de la Información, dentro de un special issue Digital Audio Communication (septiembre 2022): https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/article/view/86906

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.