Luces y sombras sobre Gorona del Viento

Gorona del Viento

El 27 de junio de 2014 se inauguró la central hidroeólica de Gorona del Viento en la isla canaria de El Hierro. Se trata de un proyecto que viene de lejos, y que a día de hoy sigue mostrándose por debajo de la capacidad de generación esperada en un principio. A pesar de todo, sigue siendo un referente mundial en cuanto a proyectos para conseguir el autoabastecimiento energético.

El proyecto de la central hidroeólica de Gorona del Viento tiene sus orígenes años atrás, en el año 1997, cuando se aprobó el Plan de Sostenibilidad de El Hierro el 27 de noviembre de ese año. En el año 2000 la isla fue declarada Reserva de la Biosfera. Como tal reserva, se hizo patente que abastecer a la isla energéticamente usando generadores diésel exclusivamente no era una decisión coherente, y se empezó a plantear la posibilidad real de ensayar un sistema de abastecimiento energético que en teoría ya se había propuesto en distintos foros.

El problema de las energías renovables es la imposibilidad de predecir estadísticamente la producción de energía a partir de viento o sol. Los saltos de agua sí permiten este tipo de determinación, pero la Isla del Hierro no cuenta con recursos hídricos propios. Es una isla volcánica con 278 km2 y unos 10.500 habitantes. Pero, en teoría, se puede combinar la generación eólica con la hidráulica implementando un protocolo que aproveche la energía eólica que se genere, pero no se use porque no haya demanda para bombear agua desde un depósito inferior a otro superior. Cuando no haya viento, el agua del depósito superior podrá usarse para generar energía, en un ciclo de producción energética predecible y sostenible.

En el año 2002 se incluyó este proyecto en el Plan Insular de Ordenación de El Hierro, aprobado el 17 de junio, y en 2007 se firmó un convenio por parte de la promotora Gorona del Viento S.A. y el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético) para regular los mecanismos de aportación de fondos públicos y su control.

En 2009 se empezó a construir la central, con un coste inicial de 54.299.538 euros, y promovida por Gorona del Viento El Hierro, S.A. con la participación del Cabildo Insular (60%), Endesa (30 %) y el Instituto Tecnológico de Canarias (10%). Para esta inversión se contemplaron ayudas consignadas en los Presupuestos Generales del Estado por un importe de hasta 35 millones de euros, que serían transferidos al IDAE como subvenciones nominativas para su concesión a Gorona del Viento El Hierro, S.A. 

En 2012 este presupuesto se había elevado hasta los 79 millones de euros, y en el momento de su inauguración, el 27 de junio de 2014, alcanzó la cifra final de 82 millones de euros.


Los objetivos

En los planes de la central está cubrir una demanda energética en torno al 70% - 80% de la total para la isla. Antes de la puesta en marcha de Gorona del Viento, la única fuente de energía provenía de la central térmica de Llanos Blancos.

Ventajas energéticas, sociales y económicas:

  • Generación de 30 GWh mediante energías renovables, lo que supone un 75% del consumo total de la isla.
  • Se ha evaluado, por parte de la Comisión Nacional de la Energía, que la generación de energía eléctrica a partir de energías renovables va a suponer en los próximos 20 años un ahorro para el sistema insular de 80 millones de euros.
  • El funcionamiento normal de la planta va a necesitar la contratación de al menos una decena de técnicos altamente cualificados, que se encarguen de la operación y manteniendo de las instalaciones.
  • Se prevé que se reciban anualmente más de 1.000 visitantes a la central, lo que lleva implícito un crecimiento del turismo, principal fuente de ingresos de la isla.
  • A nivel medioambiental, los objetivos previstos inicialmente pasaban por:
  • Evitar el consumo anual de 6.000 toneladas de diésel, lo que equivale a 40.000 barriles de petróleo que tendrían que llegar importados y en barco a la isla, lo que supone un ahorro de más de 1,8 millones de euros anuales.
  • Así mismo, evitar la emisión a la atmósfera de 18.700 toneladas al año de CO2, principal causante del efecto invernadero. Ese CO2 equivale al que podría fijar un bosque de entre 10.000 y 12.000 hectáreas, una superficie equivalente a 20.000 campos de fútbol.
  • También evitar la emisión a la atmósfera de 100 toneladas anuales de dióxido de azufre y de 400 toneladas anuales de óxidos de nitrógeno, equivalente a las emisiones de un autobús de línea que recorriese 600 millones de kilómetros.

 

Perfil energético de la isla con abastecimiento a partir de la central térmica de Llanos Blancos. Y, desde 2014, con Gorona del Viento

  2005 2015
Superfície 278 km2 278 km2
Altura 1.501 m 1.501 m
Población 10.477 habitantes 10.477 habitantes
Demanda eléctrica 35 GWh  48 GWh
Potencia central eléctrica 11.36 MW Diésel 11,36 MW Diésel + 11,6 MW Eólica + 11,6 MW Hidráulica
Punta de demanda  6.3 MW  6.3 MW




La situación real

Desde su puesta en marcha, el funcionamiento de Gorona del Viento ha pasado por un periodo de pruebas bastante más prolongado de lo que sería deseable. En la página web de Red Eléctrica Española se puede hacer un seguimiento de la demanda de la energía en tiempo real de la Isla de El Hierro en https://demanda.ree.es/visionaCan/VisionaHierro.html# y, además, cuenta con un histórico de demandas diarias junto con la fuente de esa energía, sea hidráulica, eólica, o de ciclo combinado.

Llevamos analizando la evolución de la central desde su inauguración, y lo cierto es que durante los primeros doce meses la parte hidráulica no se puso en funcionamiento en ningún momento. Sí la eólica, aunque con una participación modesta en la generación total.

En el mes de junio de 2015 nos pusimos en contacto con la central para interesarnos por el tema pero sin éxito, aunque pocos días después, cerca del primer aniversario de la puesta en marcha, sí que se empezó a ver cómo la generación hidráulica cobraba importancia sobre el total.

El día 9 de agosto de 2015 (Gráfico 1) se alcanzó un hito importante, cuando durante casi dos horas, la totalidad de la generación energética provino de la parte renovable. Fue un hito con una importante repercusión mediática, y un síntoma de que la central estaba en posición de hacer su trabajo de forma continuada y estable.


GRÁFICO 1 GORONA 9 de agosto 2015 cien por cien

Gráfico 1. El 9 de agosto de 2015 se consiguió el cien por cien de generación renovable en Gorona del Viento. Fue durante un par de horas, y abre la puerta a la independencia del diésel en un futuro. De momento es poco realista, pero técnicamente es posible. La central tiene un sistema que cambia la fuente de generación en cuestión de milisegundos para que el suministro no se detenga.


A día de hoy, el funcionamiento de Gorona del Viento sigue siendo irregular. Incluso hay días en los que el cien por cien de la generación sigue proviniendo del diésel. Si se trata de operaciones de mantenimiento, a estas alturas sería deseable que se redujesen al mínimo.

Existen foros críticos con este proyecto, aludiendo a la intervención de intereses por parte de las compañías participantes en el proyecto. Eliminar el abastecimiento de un porcentaje notable del petróleo a la isla supone impactar en algunos modelos de negocio, y entra dentro de lo posible que haya un periodo de adaptación a la convivencia con un modelo renovable.

Lo cierto es que Gorona del Viento ha costado 82 millones de euros y es preciso amortizar la inversión. Los cálculos iniciales se basan en una generación media del 70% de la energía de la isla. Todo lo que esté por debajo supone alargar el periodo para el retorno de la inversión y seguir sumando el coste de diésel al de la propia Gorona del Viento. Por no hablar del impacto medioambiental de las emisiones de gases contaminantes.


GRAFICO 2 GORONA 4 noviembre 2015

Gráfico 2. En el momento presente (4 de noviembre pasado), sigue habiendo días en los que la generación proviene al cien por cien de la central de ciclo combinado. En principio puede ser por cuestiones de mantenimiento o porque el depósito inferior se haya llenado y no sea posible subir agua al depósito superior ni verterla al mar.

Los límites renovables de la central parecen estar en la capacidad del depósito inferior. Verter agua dulce al entorno de El Hierro no parece ser una medida óptima para el ecosistema, por lo que cuando se llena, y no hay viento para subir agua al depósito superior, hay que parar la generación renovable. Sería interesante comprobar si tal circunstancia se tuvo en cuenta en el momento del diseño. O si no se contemplan soluciones potenciales, como la de recombinar los residuos salinos obtenidos de la desalación del agua de mar con el agua dulce excedente antes de verter el agua al océano.

Un proyecto ejemplar y referente mundial

Aún con todo, Gorona del Viento sigue siendo un referente mundial en cuanto a proyectos para conseguir el autoabastecimiento energético. En teoría, con un dimensionamiento más ambicioso, se podría conseguir que este sistema funcionase no sólo en islas, sino también en la península. Abordar este tipo de proyectos en determinadas ubicaciones como Tarifa o zonas de Aragón donde haya vientos fuertes y habituales podría abrir camino a un escenario energético verde y predecible que permitiera prescindir de las centrales de ciclo combinado o las centrales nucleares, o de la dependencia energética con Francia.

Además, tras la ampliación de la infraestructura de conexión energética con Europa, se podría exportar energía limpia a los países de la UE. El reto del coche eléctrico está a la vuelta de la esquina, y sólo será una energía limpia si la electricidad que se use para cargar las baterías proviene de fuentes limpias de generación. De poco sirve no contaminar con el motor eléctrico si a cambio se quema petróleo o carbón para generar la electricidad de las electrolineras.

De momento, hay otros países interesados en este proyecto con el ánimo de convertirse en islas energéticas. Pero lo más importante es que Gorona del Viento estabilice su funcionamiento y alcance sus objetivos de generación lo antes posible para hacer que salgan las cuentas. Esperemos que se pongan en marcha proyectos similares en otras islas o la península.

 

Más información, sobre Gorona del Viento: www.goronadelviento.es

 


 

Estructura de Gorona del Viento

El sistema la central hidroeólica está compuesto por:

  • Dos depósitos de agua; uno inferior con capacidad para 225.000 metros cúbicos y otro depósito superior, aprovechando una caldera volcánica natural, con una capacidad para 500.000 metros cúbicos.
  • Un parque eólico de 11,5 MW formado por cinco aerogeneradores.
  • Una central hidroeléctrica de 11,6 MW con un salto neto de 682 metros.
  • Una central de bombeo junto con agua proveniente de las estaciones desalinizadoras (el agua salada podría afectar a los componentes mecánicos de la estructura).
  • Una central de motores diésel ya existente, la cual entraría en funcionamiento en casos excepcionales de emergencia en los que no hubiera ni agua ni viento suficientes para cubrir la demanda.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.