El toque artístico a la transformación urbana sostenible

El toque artístico a la transformación urbana sostenible

Tres ciudades europeas muestran cómo el arte y la cultura pueden contribuir a crear barrios bellos, sostenibles e inclusivos

Stadhouderskade, una avenida bulliciosa y congestionada de Ámsterdam, se está transformando en un paraíso verde y sostenible para las personas y los animales. La transformación de esta arteria urbana, puesta en marcha por el consorcio Green Mile Foundation, cuenta con la ayuda de estudiantes universitarios, cuyo asesoramiento artístico, social y técnico está contribuyendo a hacer de esta vía pública de 2 km una comunidad segura, inclusiva y vibrante.

La colaboración entre los estudiantes y la Green Mile Foundation tiene lugar en el marco del proyecto CRAFT, financiado con fondos europeos, y explora la idea de un espacio público sostenible inspirado en los principios de la Nueva Bauhaus Europea (NBE). Hace hincapié en el poder que tienen el arte y la educación para conectar a las personas y ofrecer nuevas perspectivas a problemas conocidos. «El arte y la cultura pueden incitar a las personas a cambiar su forma de pensar», comenta la catedrática Annemie Wyckmans, coordinadora del proyecto CRAFT en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, en un artículo publicado en «Horizon - The EU Research & Innovation Magazine».

La avenida Stadhouderskade se está transformando en un paraíso gracias a actividades como las limpiezas comunitarias y la instalación de un «hotel de insectos» en un parque, que servirá de cobijo a insectos como mariquitas, mariposas y abejas solitarias. «De aquí a 2030 queremos transformar la avenida Stadhouderskade en una vía pública verde, sostenible, segura y vibrante para todas las formas de vida —explica Rob Andeweg, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ámsterdam, entidad socia del proyecto CRAFT—. Y queremos lograrlo fomentando el sentido de propiedad entre los residentes y los usuarios de la zona, así como al dar a conocer y actuar a favor de la naturaleza y los animales».

Tres campos de pruebas principales

Ámsterdam es una de las tres ciudades de referencia del proyecto CRAFT, que está formado por una comunidad de más de setenta ciudades que están probando y aplicando modelos de gobernanza colaborativa inspirados en el enfoque NBE para la transformación de las ciudades. Las otras dos ciudades más importantes son Bolonia, en el norte de Italia, y Praga, la capital de Chequia.

En Bolonia, los cobertizos y espacios abiertos de una antigua terminal y playa ferroviaria de 40 000 m2 se están renovando para acoger actividades artísticas, deportivas y sociales. Este no solo es un espacio multifuncional para la realización de actividades, sino que también es un lugar donde asociaciones, empresas y ciudadanos pueden colaborar y compartir ideas sobre nuevos planteamientos innovadores para el desarrollo sostenible de las ciudades.

En Praga se están colocando instalaciones artísticas en espacios públicos para recabar la opinión de los ciudadanos. Estas medidas temporales y a pequeña escala son una manera ideal de conocer el potencial de las transformaciones urbanas sistémicas. Los ciudadanos experimentan de manera directa cómo afectan a su vida diaria los cambios propuestos, mientras que los representantes de la ciudad pueden evaluar la posible repercusión de las medidas a gran escala y a largo plazo.

En el marco del proyecto CRAFT (Creating Actionable Futures), las tres ciudades fomentan que ciudadanos, responsables políticos, artistas e investigadores colaboren para dar forma a la transición en pro de la neutralidad climática. «Hacemos hincapié en la importancia que tiene el arte y la educación en este cambio —comenta Wyckmans—. Creemos que el arte puede conectar a las personas, ofrecer nuevas perspectivas y enriquecer el diálogo entre las diferentes partes interesadas».

El toque artístico a la transformación urbana sostenible
Watch the video

Tres ciudades europeas muestran cómo el arte y la cultura pueden contribuir a crear barrios bellos, sostenibles e inclusivos

Stadhouderskade, una avenida bulliciosa y congestionada de Ámsterdam, se está transformando en un paraíso verde y sostenible para las personas y los animales. La transformación de esta arteria urbana, puesta en marcha por el consorcio Green Mile Foundation, cuenta con la ayuda de estudiantes universitarios, cuyo asesoramiento artístico, social y técnico está contribuyendo a hacer de esta vía pública de 2 km una comunidad segura, inclusiva y vibrante.

La colaboración entre los estudiantes y la Green Mile Foundation tiene lugar en el marco del proyecto CRAFT, financiado con fondos europeos, y explora la idea de un espacio público sostenible inspirado en los principios de la Nueva Bauhaus Europea (NBE). Hace hincapié en el poder que tienen el arte y la educación para conectar a las personas y ofrecer nuevas perspectivas a problemas conocidos. «El arte y la cultura pueden incitar a las personas a cambiar su forma de pensar», comenta la catedrática Annemie Wyckmans, coordinadora del proyecto CRAFT en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, en un artículo publicado en «Horizon - The EU Research & Innovation Magazine».

La avenida Stadhouderskade se está transformando en un paraíso gracias a actividades como las limpiezas comunitarias y la instalación de un «hotel de insectos» en un parque, que servirá de cobijo a insectos como mariquitas, mariposas y abejas solitarias. «De aquí a 2030 queremos transformar la avenida Stadhouderskade en una vía pública verde, sostenible, segura y vibrante para todas las formas de vida —explica Rob Andeweg, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ámsterdam, entidad socia del proyecto CRAFT—. Y queremos lograrlo fomentando el sentido de propiedad entre los residentes y los usuarios de la zona, así como al dar a conocer y actuar a favor de la naturaleza y los animales».

Tres campos de pruebas principales

Ámsterdam es una de las tres ciudades de referencia del proyecto CRAFT, que está formado por una comunidad de más de setenta ciudades que están probando y aplicando modelos de gobernanza colaborativa inspirados en el enfoque NBE para la transformación de las ciudades. Las otras dos ciudades más importantes son Bolonia, en el norte de Italia, y Praga, la capital de Chequia.

En Bolonia, los cobertizos y espacios abiertos de una antigua terminal y playa ferroviaria de 40 000 m2 se están renovando para acoger actividades artísticas, deportivas y sociales. Este no solo es un espacio multifuncional para la realización de actividades, sino que también es un lugar donde asociaciones, empresas y ciudadanos pueden colaborar y compartir ideas sobre nuevos planteamientos innovadores para el desarrollo sostenible de las ciudades.

En Praga se están colocando instalaciones artísticas en espacios públicos para recabar la opinión de los ciudadanos. Estas medidas temporales y a pequeña escala son una manera ideal de conocer el potencial de las transformaciones urbanas sistémicas. Los ciudadanos experimentan de manera directa cómo afectan a su vida diaria los cambios propuestos, mientras que los representantes de la ciudad pueden evaluar la posible repercusión de las medidas a gran escala y a largo plazo.

En el marco del proyecto CRAFT (Creating Actionable Futures), las tres ciudades fomentan que ciudadanos, responsables políticos, artistas e investigadores colaboren para dar forma a la transición en pro de la neutralidad climática. «Hacemos hincapié en la importancia que tiene el arte y la educación en este cambio —comenta Wyckmans—. Creemos que el arte puede conectar a las personas, ofrecer nuevas perspectivas y enriquecer el diálogo entre las diferentes partes interesadas».

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.