Suiza aprueba en referéndum la eliminación progresiva de la energía nuclear

Central Nuclear

La iniciativa, ya aprobada por el Parlamento en 2016, prohíbe la construcción de nuevas centrales.

El pasado domingo, con un 58,2 por ciento de los votos, Suiza tomó una medida muy importante de cara a su futuro energético: aprobar en referéndum la Ley de Energía, que prevé la eliminación progresiva de las centrales nucleares. La norma prohíbe la construcción de nuevas centrales y prevé el cierre paulatino de las instalaciones activas.

La participación se ha situado en un 42,3 por ciento, 2,3 millones, mientras que el país está habitado por algo más de 8 millones de personas.

La votación se celebró para valorar la propuesta del Gobierno, denominada Estrategia Energética 2050, elaborada en 2011 tras el accidente nuclear de la central de Fukushima, en Japón. La iniciativa fue aprobada por el Parlamento en 2016, pero faltaba el referéndum, celebrado este domingo.

Las cinco centrales nucleares actualmente en funcionamiento producen 22,1 terawatios anuales -aproximadamente un tercio de las necesidades suizas- y podrán seguir funcionando mientras cumplan la normativa de seguridad. El horizonte es su cierre en un plazo de 20 ó 30 años.

La energía que no produzcan las nucleares se suplirá a través de un plan de ahorro energético que prevé reducir el consumo medio por persona un 43 por ciento con respecto a las cifras de 2000. El resto se compensará con energías renovables, un cambio que se financiará con un incremento del precio de la energía para los consumidores. El kWh pasará de 1,5 céntimos a 2,3 céntimos.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.