La guerra en Ucrania provoca un cambio radical en las perspectivas económicas y energéticas

La guerra en Ucrania provoca un cambio radical en las perspectivas económicas y energéticas

El fondo soberano de Noruega, el mayor del mundo ha declarado que se desprenderá de todos sus activos rusos, mientras que BP Plc, la empresa energética con sede en Londres, ha declarado que dejará de hacer negocios con la empresa rusa Rosneft PJSC, en la que tiene una quinta parte

La guerra en Ucrania está cambiando el panorama geopolítico y económico, con profundas consecuencias para el crecimiento y los mercados mundiales. Veintitrés años después de tomar el poder en el Kremlin, el presidente Vladimir Putin parece dispuesto a paralizar la economía rusa para obtener beneficios geopolíticos. En pocos días, la UE ha dado un vuelco a décadas de políticas de defensa y energía para responder con sanciones sin precedentes. La invasión llevará a Rusia a la recesión, socavando sus perspectivas a corto y largo plazo.

Tras semanas de desmentir los informes de los servicios de inteligencia occidentales, el presidente Putin ha iniciado la mayor guerra convencional en Europa desde 1945, ha amenazado con desplegar armas nucleares y ha utilizado Bielorrusia como base desde la que lanzar el brazo norte de la invasión de Ucrania. El presidente ruso ha descrito la invasión como una "operación militar especial" para "desmilitarizar" Ucrania. Las fuerzas ucranianas siguen contraatacando, movilizando a los reservistas para resistir y frenar la invasión.

Ucrania se independizó tras el colapso de la Unión Soviética hace treinta años. Con la atención del mundo puesta en la lucha contra el COVID-19, Putin comenzó a concentrar las fuerzas rusas en las fronteras de Ucrania en la primavera de 2021. Argumentó que Ucrania es inseparable de Rusia, con una identidad e historia comunes, y se opuso a que Ucrania se centrara en estrechar lazos con la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). 

Las sanciones muerden 

La UE, EE.UU. y sus aliados han aumentado constantemente las sanciones, aislando gradualmente a los dirigentes e instituciones de Rusia. Antes de la invasión del 24 de febrero de 2022, la Unión Europea empezó a imponer sanciones a particulares rusos y Alemania suspendió su proceso de aprobación del gasoducto Nord Stream 2 a través del Mar Báltico. Desde el ataque, la UE y EE.UU. han congelado los activos de más individuos y han prohibido la negociación de deuda soberana emitida por el banco central. La UE también ha congelado los activos de Putin, del ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, y de todos los miembros de la Duma rusa, su consejo de seguridad, así como de funcionarios bielorrusos vinculados a la guerra. Además, los 26 países de la UE han prohibido la entrada de todos los aviones rusos en su espacio aéreo.

Occidente ha bloqueado el acceso de varios bancos rusos al sistema de mensajería SWIFT que las instituciones financieras utilizan para realizar operaciones, confirmar pagos, cambiar divisas y transferir órdenes. Esto significa que los pagos de petróleo y gas de las empresas occidentales a los proveedores rusos siguen siendo posibles, aunque enrutados a través de un número más limitado de canales. Por ahora, el sector energético no se ha visto implicado en las sanciones, y el petróleo y el gas rusos siguen fluyendo, como lo hicieron durante toda la Guerra Fría. 

Cualquier conflicto requiere dinero en efectivo. Los países occidentales han congelado el acceso del banco central ruso a las reservas de divisas, socavando la capacidad de Rusia para financiar la guerra, así como para apoyar su propia economía y comprar rublos para apuntalar su moneda. Desde la anexión de Crimea en 2014, Putin duplicó las reservas de Rusia, con un valor de 630.000 millones de dólares en divisas antes de la invasión de la semana pasada. Estas reservas existen como activos en manos de bancos centrales extranjeros, incluidos el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos.

Desde 2014, Rusia y China han reducido su dependencia del dólar estadounidense en el comercio internacional hasta un 40% de las transacciones, pasando a utilizar el euro. El banco central de Rusia ha seguido una política de desdolarización desde al menos 2018. En junio de 2021, Rusia anunció que su Fondo Nacional de Riqueza, que gestiona más de 170.000 millones de dólares, vendería todas sus inversiones denominadas en dólares, dejando el 40% de sus activos en euros, el 30% en renminbi chino y el 20% en oro. La congelación del acceso a las reservas de divisas coloca a Rusia en una lista negra con sólo otros tres países: Irán, Venezuela y Corea del Norte.

El crecimiento de Rusia, una amenaza nuclear 

Las sanciones occidentales minarán gravemente las perspectivas de crecimiento e inflación de Rusia a corto plazo. El Banco Central de Rusia ha introducido controles de capital para impedir la salida de divisas del país, y el 28 de febrero aumentó los tipos de interés del 9,5% al 20%. La moneda rusa se ha hundido, cayendo más de un 45% en lo que va de año frente al dólar, y un 35% desde la invasión. Junto con el aumento de la inflación, la política monetaria tendrá que seguir siendo restrictiva, ahogando el crecimiento.

La magnitud de las sanciones ha cambiado drásticamente el sentimiento empresarial. El fondo soberano de Noruega, el mayor del mundo ha declarado que se desprenderá de todos sus activos rusos, mientras que BP Plc, la empresa energética con sede en Londres, ha declarado que dejará de hacer negocios con la empresa rusa Rosneft PJSC, en la que tiene una quinta parte.

A largo plazo, el ya bajo crecimiento potencial del país puede disminuir aún más. El modelo económico altamente centralizado de Rusia, con su dependencia de las exportaciones de energía, los escasos indicios de reformas, un entorno empresarial débil y el envejecimiento de la población son retos estructurales.

En respuesta, Rusia ha movilizado su fuerza de disuasión nuclear "a un modo especial de combate", dijo Putin en declaraciones televisadas el 26 de febrero: "Los países occidentales no sólo están emprendiendo acciones inamistosas contra nuestro país en el ámbito económico, sino que altos funcionarios de los principales miembros de la OTAN hicieron declaraciones agresivas con respecto a nuestro país". 

En lugar de responder con una alerta máxima, Estados Unidos parece estar tratando de desescalar la situación dejando su estatus de respuesta nuclear sin cambios.

Un giro político

La guerra ya ha cambiado rápidamente décadas de política y ha provocado respuestas coordinadas y duras de la UE. Por primera vez en su historia, la UE tiene previsto financiar la compra y entrega de armas de defensa aérea y antitanques, así como otros equipos militares y combustible para Ucrania.

"Es un momento decisivo", dijo la presidenta del bloque, Ursula Von Der Leyen. En un movimiento igualmente sin precedentes, el gobierno alemán ha anunciado que creará un fondo de 100.000 millones de euros para impulsar su gasto militar, superando el umbral del 2% del producto interior bruto.

La guerra está aumentando la determinación política en Europa de ser menos dependiente, o incluso independiente, de las fuentes de energía rusas, acelerando el cambio a las energías renovables y alejándose de los combustibles fósiles. Esto sólo puede debilitar aún más la economía rusa. Alemania, que actualmente importa alrededor de un tercio de su petróleo y la mitad de su gas natural de Rusia, anunció que planea acelerar su transición a las energías renovables. "Occidente se alejará de Rusia... Diversificaremos nuestro sistema energético", dijo el vicecanciller alemán Robert Habeck. "No compraremos carbón y gas ruso en tal cantidad en el futuro", añadió

Probando los límites, la dependencia energética 

Mientras Putin parece estar dispuesto a sacrificar la economía rusa para obtener beneficios geopolíticos, el país puede llegar a depender aún más de China desde el punto de vista estratégico. El 4 de febrero, tras una reunión entre el presidente chino Xi Jinping y Putin, emitieron una declaración conjunta en la que afirmaban que la amistad de ambas naciones "no tiene límites". Tras el ataque, China declaró que sigue abierta a las exportaciones de trigo ruso, como parte de una serie de acuerdos alcanzados en la reunión. China, uno de los principales clientes de las exportaciones rusas, ha manifestado desde entonces que desea que se ponga fin al conflicto. El Ministerio de Asuntos Exteriores chino declaró el 26 de febrero que apoya los intereses de los "países pequeños y medianos", y pidió una solución negociada. Sorprendiendo a algunos diplomáticos occidentales, China, junto con los Emiratos Árabes Unidos y la India, se abstuvieron de una resolución de condena a Rusia en las Naciones Unidas la semana pasada.

Rusia depende de las materias primas, sobre todo del petróleo y el gas, para obtener divisas, y la guerra llega en un momento en que los inventarios energéticos de Europa son bajos, lo que amplifica la volatilidad del mercado. Rusia exporta 4 millones de barriles de crudo al día a Europa Occidental, alrededor del 30% de las necesidades de la región. La mitad se suministra a través de dos oleoductos que atraviesan Bielorrusia y Ucrania, y el resto por vía marítima. Con el alto riesgo de interrupción del suministro por parte de Rusia y la limitada capacidad de reserva de la Organización para la Exportación de Petróleo (OPEP), es probable que el precio del crudo siga subiendo, pudiendo alcanzar los 120 dólares/barril, desde los 102 dólares/barril actuales.

Irán y EE. UU. pueden, sobre el papel, suministrar más petróleo a Europa, aunque eso depende en parte de un acuerdo para permitir que los suministros iraníes vuelvan al mercado internacional. Dado que EE.UU. se enfrenta a niveles récord de inflación, la probabilidad de un acuerdo entre EE.UU. e Irán ha aumentado. Creemos que eso podría anclar los precios del crudo Brent en torno a los 110 dólares por barril.

Además, Rusia proporciona alrededor del 40% del gas natural de Europa. Con los bajos inventarios de 2022 y la paralización de la apertura del gasoducto Nord Stream 2, el suministro de gas natural ya era precario. Un invierno suave ha evitado que los precios suban aún más, sin embargo, los inventarios suelen rellenarse durante el verano y cualquier interrupción en las entregas rusas amenazaría esta acumulación. Por tanto, es poco probable que los precios bajen este año, lo que obligaría a la demanda europea a desplazarse gradualmente hacia el gas natural licuado estadounidense.

Impacto económico mundial

Vemos tres sectores económicos globalmente afectados por la guerra: la energía, los vínculos comerciales/financieros con Rusia y la menor confianza de los consumidores e inversores. Esperamos que parte del impacto negativo sea contrarrestado por los gobiernos que intervienen con nuevas ayudas fiscales. Por el momento, estimamos de forma conservadora que estos efectos recortarán el crecimiento mundial en torno al -0,4% en 2022, hasta situarlo entre el 3% y el 3,5%.

Esperamos que el crecimiento de la eurozona de 19 países disminuya un -1% en 2022, lo que dejaría la expansión económica -ajustada por cualquier apoyo fiscal de los gobiernos- en torno al 3,3%. Las perspectivas de los precios al consumo en la zona del euro se complican por la perspectiva de un aumento de los precios de la energía, que representan alrededor del 11% de la cesta de bienes de la zona del euro utilizada para calcular la inflación. Si el petróleo sube hasta 120 dólares/barril, esperamos que la inflación de la eurozona aumente un 3,6% a finales de 2022, y un 7% en Estados Unidos. EE.UU. y China podrían sufrir un descenso del 0,3% en el crecimiento de su PIB en 2022, hasta el 3,8% y el 4,7% respectivamente.

La política monetaria de la Fed y del Banco Central Europeo compensará algunos de los peores efectos. Sin embargo, con los tipos de interés de referencia ya en mínimos históricos y niveles récord de inflación, los responsables políticos tienen poco margen para flexibilizar más las condiciones de préstamo. La guerra puede retrasar la normalización monetaria de los bancos centrales, reduciendo el riesgo de subir los tipos de interés demasiado rápido. Sin embargo, los responsables políticos parecen seguir centrados en hacer frente a la amenaza económica de la inflación.

En este entorno incierto, conviene recordar que los mercados han demostrado históricamente su capacidad de resistencia frente a las perturbaciones geopolíticas, incluidos los conflictos militares. Aunque la recuperación mundial tras la pandemia del coronavirus aún no ha concluido y las cadenas de suministro siguen teniendo problemas, los fundamentos económicos siguen siendo sólidos, como los fuertes beneficios empresariales y la mejora de las valoraciones de las acciones. Los activos refugio, como el dólar estadounidense, el franco suizo y el yen japonés, junto con el oro, se comportan inevitablemente bien, ya que los inversores buscan calidad y seguridad.

Ante una volatilidad sin precedentes, estamos gestionando activamente y con cuidado los riesgos de la cartera. Hemos reducido las asignaciones a la renta variable europea y a los bonos convertibles, y hemos aumentado la exposición a una amplia gama de materias primas, como el oro, el petróleo y los metales industriales. En cuanto a los metales industriales, vemos que la demanda está bien respaldada, en el caso del cobre debido al repunte de la actividad en China, y en el resto por el aumento de la demanda en infraestructuras y tecnologías de transición, y como cobertura contra la inflación. La exposición a las materias primas también nos ayudaría a añadir una cobertura directa en caso de escalada.

La elevada incertidumbre de las próximas semanas aumentará inevitablemente la volatilidad de los mercados. Los inversores más reacios al riesgo pueden aplicar estrategias de opciones para amortiguar parte de su riesgo de renta variable, en forma de diferenciales de venta. Cualquier estrategia de este tipo deberá llevarse a cabo de forma táctica y cuidadosa dados estos elevados niveles de volatilidad.

Autor

 Stephane Monier

Stéphane Monier, Chief Investment Officer de Lombard Odier.

Reproducido de https://www.fundssociety.com/es/

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.