Smart City y Deportes

Copa del Mundial

"El equipo alemán utilizó ‘big data’ para la analítica del deporte… y acabaron ganando La Copa del Mundo 2014"
"La Copa del Mundo fijó nuevos récords en Twitter y Facebook: más de 32 millones de tweets y 3.000 millones de interacciones mediante Facebook"
"El deporte es un campo de ensayo muy adecuado para la analítica predictiva: se trata de un sistema cerrado con reglas bien definidas y conocemos de antemano los resultados buscados, sería factible"


En nuestro mundo digital, la tecnología está cambiando los conceptos existentes hasta el momento, y son los consumidores quienes hacen (y deshacen) las normas, lo que implica que todos los negocios sean, a efectos prácticos, un negocio digital, sin importar su producto. Toda empresa requiere un enfoque digital en todos sus procesos y funciones de negocio, y se espera que dicha orientación digital posibilite la transformación total del modelo de operación y de negocio de la empresa en cuestión. Más de la mitad (52%) de los ejecutivos de alto nivel que participaron recientemente en el sondeo realizado por Accenture y The Economist Intelligence Unit esperan que la digitalización cause cambios significativos, o incluso una transformación total, en las industrias donde trabajan (Shah, Hartman and Whipple, 2014). Los canales digitales están demostrando ser cruciales para determinar el modo en que toda una organización compite, innova y mejora la experiencia de cliente, y las empresas de rápido crecimiento se han dado cuenta de algo fundamental: los clientes digitales de hoy esperan obtener una experiencia de cliente relevante y muy agradable, en todo momento y sea cual sea el canal elegido.

Una particularidad destacada de los negocios de servicios es el hecho de que no produzcan innovación originalmente, y que no dependan de forma exclusiva de la innovación industrial. Es decir, en servicios se tiende a innovar de un modo distinto al de producción, o por lo menos la innovación en servicios hace pasar a primer plano aspectos de la innovación basados en habilidades y prácticas de cooperación entre organizaciones. Dadas las circunstancias, la teoría de servicios está evolucionando hacia una lógica dominada por la visión de tales servicios, en la que los clientes participan también en la creación de valor a través de ellos.

El éxito de los negocios de servicios actuales requiere una orientación digital centrada en el consumidor, que se inicia al priorizar una experiencia de cliente relevante y de la mayor calidad y alineando la organización, los procesos y la tecnología para hacerla posible. Las compañías de rápido crecimiento están creando a gran velocidad un ecosistema digital que conjuga la percepción analítica y la acción a través de los canales preferidos por el cliente. Están atrayendo talento que cree experiencias que permitan a sus empresas obtener los mejores puestos en la competición.

El presente artículo quiere invitar a los lectores de la revista a explorar algunas de las maneras y medios para co-crear y captar valor de negocio a partir de Big Data y de la computación smart en términos de nuevas oportunidades de negocio, mayor rendimiento y ventajas competitivas en los negocios de servicios. Con este objetivo, se presentan dos ejemplos distintos, ambos relacionados con la analítica de Big Data, los deportes y la Copa del Mundo 2014 de fútbol. En el primer ejemplo analizamos la relación entre SAP y la Selección de fútbol de Alemania, mientras que en el segundo son introducidas la empresa OPTA y la información que aporta al debate para determinar quién es el mejor futbolista de todos los tiempos (GOAT por sus siglas en inglés, Greatest Footballer of All Time).

Big Data y analítica en el deporte

Big DataEs bien conocido que la analítica de Big Data es “un conjunto de datos y tecnología que tiene acceso a todos los datos disponibles, los integra e informa acerca de ellos mediante procesos de filtración, correlación y generación de informes que no hubieran sido factibles con las tecnologías de datos existentes anteriormente” (APICS 2012). Este fenómeno emergente refleja la importancia cada vez mayor de los datos en términos de su creciente volumen, variedad y velocidad, tanto de creación como de procesado (Department for Business- Innovation and Skills 2013). De todos modos, la clave para ser capaz de generar conocimiento a partir de todos los datos obtenidos es disponer de personas expertas en el ámbito, que puedan aportar contexto a los datos; se han llevado a cabo muy pocos estudios empíricos acerca del valor real obtenido a partir de Big Data (Goodwin 2013). Desde el punto de vista de los gestores de negocios de servicios, el Big Data tiene el potencial necesario para permitir la toma de decisiones más sofisticadas basadas en los datos disponibles, así como nuevas formas de organizar, aprender e innovar, y su impacto puede notarse en cualquiera de las áreas fundamentales del negocio en cuestión (Yiu 2012; Kiron 2013). Las compañías de servicios se enfrentan a entornos de datos mucho más voluminosos y desestructurados a casa de la información en tiempo real obtenida a través de sensores y la identificación por radiofrecuencia (RFID por sus siglas en inglés, Radio Frequency IDentification), entre otros dispositivos. Tales indicios sugieren la utilidad que podría aportar al ámbito de los negocios de servicios la adopción de Big Data y de análisis predictivo.

El deporte es un campo de ensayo muy adecuado para la analítica predictiva: puesto que se trata de un sistema cerrado con reglas bien definidas y conocemos de antemano los resultados buscados, sería factible -siempre que se tuvieran datos suficientes para generar los puntos necesarios- reducir el deporte al clásico problema informático de analizar cierto grupo de datos para determinar tendencias. Esta nueva materia de analítica del deporte sienta sus bases en avances tecnológicos como los procesadores multinúcleo y los dispositivos de almacenamiento vinculados a una red, que han hecho posible plantearse unas actividades con un uso tan intensivo de los datos. Tal sería el caso de la infraestructura computacional distribuida de Hadoop, el modelo de programación MapReduce y las bases de datos de alto rendimiento, como los productos NoSQL (McKenna, 2014).

Un deporte de alto nivel para empezar a aficionarse al análisis de datos es el fútbol. Clubes europeos de primera línea, como el Real Madrid y el Arsenal, han sido pioneros en el uso de sistemas de monitorización de jugadores, como la red de cámeras IP y el software de analítica desarrollado por Prozone, con la intención de comprender los movimientos de cada jugador durante todo el partido y buscar así maneras de mejorar su rendimiento. Otro dato lo aporta el club de fútbol alemán TSG Hoffenheim, que colaboró con SAP el año pasado para monitorizar datos con HANA mediante el uso de sensores portátiles enfocados al análisis de todos y cada uno de los movimientos de un jugador. Dichos sensores se insertan en la ropa y se utilizan para obtener datos procesables generados durante los entrenamientos. Hoy en día, tales dispositivos portátiles presentan serias limitaciones en varias funcionalidades, pero también tienen sus puntos fuertes, entre los que se incluye la captación de movimiento. Además, está ganando fuerza otra tendencia en la que los dispositivos portátiles acceden a dispositivos más grandes para realizar descargas, obtener mayor espacio de pantalla y tener acceso a Wi-Fi o a un sistema equivalente de computación de banda ancha. Incluso es concebible que los dispositivos electrónicos actuales, que requieren una interacción manual con el usuario (handheld), no sean sustituidos por dispositivos portátiles ‘llevables’, sino que se conviertan en el nodo o en el ‘director de orquesta’ de todos los dispositivos portátiles que el usuario lleve ‘puestos’, y posiblemente incluso llegue a integrar sus funciones. Además, en el Internet of Things, muy probablemente los handheld integrarán incluso los sistemas de monitorización del hogar y todos los demás objetos del usuario que funcionen mediante sensores (Pombriant, 2014).

¿Ayudó la analítica de Big Data a ganar el Mundial 2014 a Alemania?

Podría discutirse quién tuvo mayor mérito en la victoria de Alemania sobre Argentina en Brasil 2014: si el grupo humano de la selección germana -el decisivo gol de Götze fue descrito como un producto del talento y de la clase técnica, y no de un golpe de suerte (Ronay, 2014)- o la compañía de software SAP, cuya sede central está ubicada en Alemania.

En octubre de 2013, la Federación Alemana de Fútbol (DFB) y SAP iniciaron su colaboración para desarrollar una sistema de software destinado a obtener información acerca de la evolución de los partidos, denominado Match Insights, que iba a ser utilizado por la selección nacional alemana en la preparación del Mundial y durante éste. SAP entregó un prototipo en marzo del 2014, y el equipo de gestión liderado por Joachim Low lo ha venido utilizando desde entonces: la analítica SAP ‘ayudó’ al equipo en los días previos al Mundial, así como durante el Mundial en sí (Tebor, 2014). La ayuda consistió en grabaciones de software de todos los movimientos y pases de los jugadores, de modo que, mediante el uso de la analítica, entrenadores y preparadores pudieran determinar hasta qué punto el rendimiento de los jugadores era satisfactorio y los ajustes necesarios a nivel de entrenamiento para corregir posibles ineficiencias o errores. Aparentemente, los datos proporcionados a Low le ayudaron a darse cuenta de ciertos desarrollos del juego… y a encontrar correlaciones, lo que le condujo a la toma de mejores decisiones. Pero también los jugadores pudieron aprender a medida que se desarrollaba la competición, ya que el equipo alemán analizaba los datos obtenidos mediante cámaras de vídeo situadas alrededor del campo. Dicha información podía verse en una gran pantalla situada en la sala de estar destinada a los jugadores, así como en dispositivos móviles como los smartphones y las tablets de cada uno de ellos.

¿Hubo mejoras ‘reales’? Según SAP, la mayor de ellas fue la velocidad en los pases del equipo: después de utilizar Match Insights de SAP, basado en la tecnología del proveedor HANA, la selección de fútbol alemana pudo reducir dicho tiempo a 1,1 segundos, mientras que en el año 2010 el tiempo de posesión del balón por parte del equipo era de una media de 3,4 segundos. Otros datos obtenidos incluían la velocidad de los jugadores y la distancia recorrida, la posición y el número de toques. Dicha información fue proporcionada por ocho cámaras que cubrían cada uno de los campos de fútbol donde se desarrolló la competición en Brasil, y los datos estaban a disposición de todos los equipos. El equipo alemán fue el único que utilizó Big Data para la analítica de deportes… y el único que ganó la Copa del Mundo 2014.

Alemania gana

OPTA y el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos

Las páginas de deportes estuvieron llenas hasta los bordes de estadísticas y análisis gráficos generados por el proveedor de servicios de datos OPTA, que detallan cada movimiento de los jugadores, cada pase o cada lesión accidental tras una entrada. El conjunto de programas compuesto de productos analíticos y servicios de OptaPro puede ayudar a entrenadores, analistas y cazatalentos a mejorar su trabajo, analizar a sus oponentes para poder reclutar nuevo talento del modo más eficaz y crear equipos más eficaces (fundamentados en datos) en el mundo del deporte profesional.

Dicha información está siendo utilizada para alimentar el debate acerca de quién es el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos (GOAT). La mayoría de las veces, el voto se otorga en función del ‘período de reminiscencia’: las personas recuerdan la mayoría de acontecimientos personales de cuando tenían entre 10 y 30 años. La falta de rigor científico es total, y por lo tanto no permite obtener una respuesta concluyente a la pregunta GOAT. Esta fue una de las razones que espoleó a la compañía de datos de deportes Opta a revisar las grabaciones de todas y cada una de las finales desde Inglaterra 1966 hasta la actualidad para ver qué tendencias podían derivarse. Opta ha estado llevando a cabo la misma investigación forense en partidos de fútbol de la Premier League, así como en partidos de otras de las grandes ligas de fútbol globales y competiciones internacionales desde 1996. (McKenna, 2014) (Wheeler et al., 2014).

La selección nacional de Brasil, la que ha cosechado mayores éxitos en la historia de la Copa del Mundo de la FIFA, nombró a OptaPro su Socio Oficial de Datos. Dicha asociación incluía el uso, por parte de entrenadores y analistas de la selección brasileña, del conjunto de productos y servicios de OptaPro para ayudarles a elegir la composición de la plantilla, analizar a los competidores y seguir el desarrollo de su propio equipo durante la preparación de la selección para el Mundial así como durante su celebración. Gracias a la reciente expansión de Opta en Suramérica, OptaPro pudo ofrecer datos con un alto grado de detalle procedentes de ligas y competiciones como la Copa Libertadores, el Campeonato de Brasil Serie A, la Primera División en Chile, la Primera División en Argentina y la Categoría Primera A en Colombia, además de otras 30 ligas en todo el mundo. El amplio alcance de la cobertura de datos ofrecida por Opta fue de un valor incalculable para un equipo de entrenadores que requería monitorizar jugadores en ligas muy distintas y en países de todo el mundo.

La Copa del Mundo 2014, analizada por Opta, ha presentado algunas tendencias históricas interesantes, especialmente en lo relativo a marcar goles. Ha habido más goles de jugadores reserva (es decir, que no salían en el equipo inicial) en Brasil 2014 que en cualquier otro torneo de la historia, un reflejo de la relevancia del equipo en el juego moderno. La media de goles por partido en cada ronda eliminatoria (tres) alcanzó el máximo nivel desde 1958. Entre 1966 y 1990, los datos de Opta muestran una reducción significativa en el número de goles marcados en finales de un Mundial; la introducción en 1994 de las normas que prohíben pasar el balón hacia atrás al portero (conocida en inglés como ‘back-pass rule’, se trata de una norma según la cual el portero no puede tocar con las manos, de forma intencionada, un balón que le hubiera pasado hacia atrás, con los pies, un compañero de equipo) frenó durante algún tiempo el declive, pero el cómputo total de goles empezó a descender nuevamente a partir del 1998.

Además de las tendencias generales del torneo que reflejan las diferentes maneras en las que ha evolucionado el juego a lo largo de las últimas cinco décadas, aproximadamente, Opta se fijó en algunas estadísticas individuales interesantes. Por el momento, sabemos que de entre todos los jugadores que han tomado parte en un Mundial desde el 1966, Gary Lineker es el delantero con mayor sangre fría en cualquier situación de juego abierto. Por otro lado, el gran Eusebio (Portugal) chutó 66 veces a portería en 1966 -el doble que cualquier otro jugador-, pero solo transformó en gol nueve de los tiros a puerta, en seis partidos (y cuatro de sus dianas fueron en un único partido). Y Maradona es el jugador que ha sido penalizado más veces que cualquier otro por hacer ‘manos’ en la historia del Mundial desde 1966, aunque también es el jugador que ha recibido más faltas en toda la historia de dicha competición. El defensa italiano Claudio Gentile, que formó parte del equipo ganador en España 1982, cometió seis faltas en un partido contra Argentina, todas sobre Diego Maradona, y después jugó contra Brasil e hizo exactamente lo mismo con Zico. Lamentablemente, no es posible -ni siquiera con los increíbles avances en tecnología y analítica del deporte logrados a lo largo de aproximadamente la última década- que los datos nos ofrezcan una respuesta definitiva acerca de quién es el mejor: el fútbol no puede reducirse a un problema de informática clásico, ya que existen muchas diferencias entre los estilos de juego y lo que los jugadores fueron capaces de hacer en los diferentes Mundiales en los que participaron.

Data Goal

La Smart City y el deporte

En el verano de 2014, cerca de 500.000 aficionados al fútbol procedentes de todo el planeta se dieron cita en Brasil para acudir al mayor espectáculo de fútbol del mundo. A lo largo de las cuatro semanas del torneo, los aficionados se alojaron en hoteles, comieron en restaurantes, fueron de compras y visitaron las muchas atracciones que ofrece Brasil.

Asistieron a los partidos y se desplazaron entre las 12 ciudades brasileñas organizadoras. Albergar un acontecimiento deportivo de tamaña magnitud representó una oportunidad para la transformación de infraestructuras que pudo cambiar la apariencia de muchas de dichas ciudades, de las que se esperaba que se beneficiaran del aumento de las inversiones en movilidad urbana, instalaciones y demás. Los últimos avances en tecnología relacionados con la Copa del Mundo de fútbol y su Mobile, Global Stadium World Cup 2014 conectaron a los fans del fútbol de todo el planeta al momento: todos estuvieron ‘pegados’ a la competición desde sus smartphones, tablets y ordenadores portátiles. Mientras el equipo alemán celebraba su victoria, no necesitábamos estar físicamente presentes en el estadio: nuestros dispositivos nos retransmitían el acontecimiento en tiempo real, en lugares como aviones, trenes, autobuses, coches, barcos, cruceros y demás. ESPN informó de que el domingo 22 de junio 490.000 televidentes vieron la retransmisión en tiempo real del partido que enfrentó a Estados Unidos con Portugal en sus dispositivos móviles, utilizando la app de la compañía. Y la final entre Alemania y Argentina batió récords mundiales en Twitter y Facebook. En general, Brasil 2014 fijó nuevos récords en ambos, con más de 32 millones de tweets y 3.000 millones de interacciones mediante Facebook (Munford, 2014).

Tales avances tecnológicos deben apreciarse, y no solo porque nos hayan acercado la diversión y lo hayan hecho en tiempo real. Dado que los deportes smart están relacionados con las Smart Cities, debemos tener en cuenta que la Smart City representa la aproximación moderna para proporcionar una base completa de infraestructura que permita estimular y apoyar la competitividad en los negocios. En el contexto de Brasil 2014, varios agentes realizaron negocios: equipos de fútbol, compañías de medios sociales, hoteles, ayuntamientos, turistas, jugadores de fútbol, anunciantes… Los logros urbanos dependieron de la dotación de las ciudades brasileñas en términos de infraestructuras materiales y en la disponibilidad y calidad de la comunicación del conocimiento y la infraestructura social. Aquí, el término infraestructura hace referencia a servicios de negocios, alojamiento, ocio y estilo de vida, transporte y tecnologías de la información, haciendo hincapié en una ciudad conectada como el principal modelo de desarrollo y en la conectividad como fuente de crecimiento. Todas estas actividades y negocios han sido monitorizados mediante ordenadores situados en un puesto de mando central, y los ordenadores de las ciudades han realizado ajustes inteligentes e inmediatos al flujo de servicios públicos, tráfico, sistemas de seguridad ciudadana y mucho más.

Brasil se ha gastado la exorbitante cantidad de unos 13.000 millones de dólares en el Mundial, un gasto ingente si se compara con los mil millones de dólares gastados por Sudáfrica en la anterior edición de 2010. ¿Se trata de una inversión o, simplemente, de un gasto sin más? Según Sergio Borger, de IBM Research Brasil, “Río ha llegado a ser una de las ciudades más inteligentes del mundo al introducir la inteligencia en sus sistemas ciudadanos e infraestructuras urbanas, que usan la analítica para obtener conocimiento a partir de una amplia red urbana de sensores, dispositivos digitales y cámaras que proporcionan datos en tiempo real y predictivos acerca de las condiciones atmosféricas, el tráfico, el transporte, los problemas en el abastecimiento de electricidad y otros retos”. Sostiene que “el avance de una nueva generación de tecnologías basadas en la nube, la analítica, los medios sociales y móviles, junto con el liderazgo de Río en el área de las ciudades inteligentes, está creando un nuevo ecosistema de innovación y una gran cantidad de oportunidades para los emprendedores”.

Mientras la caravana olímpica sigue aproximándose (Río organiza los JJOO de 2016), será necesario un sistema robusto de gestión de recursos, como se describe en la ISO 55000, para garantizar que las Smart Cities mantengan una infraestructura fiable para satisfacer las necesidades del país. El pasado 28 de mayo de 2014, la Unión Mundial de Ciudades Olímpicas anunció su nueva iniciativa: la Smart City & Sport Summit (Cumbre Mundial de Smart City y Deporte), cuya primera edición se llevará a cabo del 5 al 7 de noviembre de este año en Lausana, Suiza. La conferencia ha sido organizada por representantes de ciudades, regiones y países de todo el mundo interesados en aprender más acerca de unos Juegos Olímpicos efectivos y Smart, otros acontecimientos deportivos o simplemente otras maneras de crear una ciudad con un estilo de vida activo y saludable. Los organizadores dan por sentado que se hallarán ideas inteligentes acerca de cómo combinar acontecimientos deportivos y desarrollo urbano sostenible. También podemos estar de acuerdo con su hipótesis de trabajo, que afirma que el deporte y las ciudades pueden interactuar de forma inteligente y sostenible.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.