El proyecto de divulgación Ciencia en el Barrio arranca en Sevilla

El proyecto de divulgación Ciencia en el Barrio arranca en Sevilla

La iniciativa acerca actividades de cultura científica a barrios que no contaban con ellas

El Museo Casa de la Ciencia de Sevilla ha acogido esta mañana la presentación oficial de Ciencia en el Barrio, una iniciativa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), financiada por Ministerio de Ciencia e Innovación, que fomentará la cultura científica en los barrios más vulnerables de la ciudad.

Ciencia en el Barrio ofrecerá al alumnado de secundaria la oportunidad de participar en talleres experimentales, conferencias y clubes de lectura; así como de visitar exposiciones en sus propios institutos. Todo ello, de forma totalmente gratuita y de la mano de personal investigador del CSIC. Además, también se organizarán visitas guiadas a los centros investigación que el Consejo tiene en la provincia de Sevilla.

El objetivo es desmontar estereotipos sobre las y los investigadores, favorecer el contacto directo entre estos y los jóvenes y despertar la curiosidad por la ciencia; así como reforzar vocaciones científicas e inspirar otras nuevas.

Al acto de presentación en la capital hispalense han asistido el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz; la vicepresidenta adjunta de Cultura Científica del CSIC, Pura Fernández; y la delegada institucional del CSIC en Andalucía y Extremadura y directora del Museo Casa de la Ciencia, Margarita Paneque.

“Vamos a salir a acercar la ciencia a los barrios, a llevarla a directamente a aquellos colectivos a los que, quizá por un entorno social menos favorecedor, no les resulta fácil acceder a ella”, ha explicado la delegada del CSIC Margarita Paneque, quien ha agradecido el interés y compromiso del personal investigador en el proyecto.

Las actividades se realizarán en barrios de los distritos Norte, Macarena, Sur, Cerro-Amate y San Pablo-Santa Justa, además de la zona de Torreblanca en el distrito Este. Para la selección de estas zonas de han tenido en cuenta los indicadores del Ayuntamiento de Sevilla.

Aunque en un primer momento las actividades se dirigirán a Institutos de Educación Secundaria, en especial al alumnado de 4º de la ESO, más adelante se espera incorporar también a Centros de Educación Permanente o Centros de Mayores, entre otros. 

“Queremos una Sevilla mejor, y eso significa apostar por la ciencia”, ha declarado Antonio Muñoz, alcalde de Sevilla, para a continuación recordar que la ciudad no parte de cero en investigación pero que, “quizá porque la sombra de la Giralda es alargada, hay muchas iniciativas e investigaciones que no tienen la visibilidad que debieran”.

Ciencia para todos los públicos

Ciencia en el Barrio es una muestra del compromiso del CSIC por llevar las actividades de divulgación a nuevos públicos, con énfasis en aquellas zonas más vulnerables en las que no se estaban realizando este tipo de actividades.

El proyecto, que comienza ahora su andadura en Sevilla, nació en Madrid en 2016. Desde entonces, se han realizado más de 300 actividades en las que han participado cerca de 24.000 personas de zonas vulnerables y con dificultades socioeconómicas.

En palabras de Pura Fernández, vicepresidenta adjunta de Cultura Científica del CSIC, Ciencia en el Barrio “fomenta la cultura científica como instrumento de oportunidades”. “El CSIC quiere ser un motor de cambio cultural en la sociedad. Y la cultura científica forma parte de una cultura integral, más amplia en la que tienen cabida tanto los conocimientos científicos y las posibilidades de intervención tecnológica como los valores humanísticos y sociales”, ha añadido.

La gran mayoría de estas actividades se han realizado en Institutos de Educación Secundaria, aunque el proyecto también cuenta con varios Centros de Educación de Adultos, centros de mayores, e incluso un Hospital de Día para adolescentes con trastornos de salud mental graves.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.