Hispalyt solicita mayores subvenciones para la rehabilitación de viviendas unifamiliares

Hispalyt solicita mayores subvenciones para la rehabilitación de viviendas unifamiliares

Hispalyt solicita mayores subvenciones para la rehabilitación de viviendas unifamiliares

Con los importes actuales en una vivienda unifamiliar es inviable afrontar por ejemplo la renovación de la cubierta, que puede suponer una reducción de la demanda energética del edificio superior al 8 %

La Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas (Hispalyt) considera que la inversión máxima subvencionable contemplada en el Real Decreto por el que se regulan los programas de ayuda en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia es claramente insuficiente para el caso de viviendas unifamiliares. Así lo ha plasmado en las alegaciones presentadas por la asociación tras abrir el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) el proceso de información pública.

Hispalyt argumenta que, aunque la inversión máxima subvencionable y el importe máximo de la subvención es aceptables en el caso de viviendas colectivas, es insuficiente para el caso de viviendas como los chalets individuales, adosados o pareados. “Con los importes actuales en una vivienda unifamiliar es inviable afrontar por ejemplo la renovación de la cubierta, que puede suponer una reducción de la demanda energética del edificio superior al 8 %”, expone Hispalyt en su alegación al texto.

Precisamente, esta misma semana el Consejo de Ministros ha aprobado 1.631 millones para la rehabilitación de viviendas, invirtiendo 1.151 millones en el programa de rehabilitación para la recuperación económica y social en entornos residenciales y 480 millones para el impulso de la rehabilitación de edificios públicos. Las Comunidades Autónomas podrán invertir estos fondos en sus ámbitos territoriales desde este mismo año, previa aprobación por la Conferencia Sectorial de Vivienda, Urbanismo y Suelo.

Hispalyt está convencida de que la rehabilitación de edificios dará respuesta tanto a las necesidades de recuperación económica como a la creación de empleo, estable y de calidad y, al mismo tiempo, atenderá a la transición verde del país. “Eso sí, para conseguir el ahorro de energía y la reducción de emisiones que esperamos todos los agentes del sector, es fundamental apostar por rehabilitaciones integrales, planteadas con ambiciosos criterios de eficiencia energética y con materiales que aporten un plus de eficiencia y sostenibilidad”, apunta el recientemente nombrado presidente de Hispalyt, Pedro Rognoni.

En este sentido, la asociación quiere recordar que los productos y sistemas cerámicos presentan una elevada inercia térmica, favorecen la reducción de puentes térmicos y contribuyen, de forma notable, al aislamiento térmico de la envolvente del edificio. Además, si por algo se caracterizan los productos cerámicos es por su mínimo mantenimiento y su larga vida útil, de hasta 150 años, mayor que la de la mayoría de los productos de la competencia.

Según los datos que se manejan en la ERESEE (Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España), en los próximos diez años se acometerá la rehabilitación de la envolvente térmica (fachadas y cubiertas) de un total de 1.200.079 viviendas, por lo que resulta fundamental apostar por productos que, como los materiales cerámicos, incidan directamente en la demanda energética y de climatización del edificio e indirectamente aporten confort y bienestar a sus usuarios.

De entre la gran variedad de sistemas y soluciones diseñados con materiales cerámicos, los sistemas de aislamiento térmico por el exterior con acabado de plaqueta cerámica, como Termoklinker, permiten mejorar la eficiencia energética de los edificios y, al mismo tiempo, mantener la estética actual del parque edificado. No hay que olvidar que gran parte de las fachadas de las ciudades españolas están realizadas con ladrillo cara vista.

Otro sistema de probada eficacia es la cubierta microventilada en seco de teja cerámica, que posibilita introducir el aislamiento térmico e incorporar soluciones innovadoras como las tejas solares o, incluso, placas solares directamente fijadas al rastrel o soporte de la teja. Así, supone una magnífica oportunidad de sumar a la eficiencia energética conseguida, el uso de energías renovables, otro de los grandes objetivos del Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE).

Las tejas cerámicas, por su parte, presentan un elevado índice de reflectancia solar por lo que permiten también la ejecución de cubiertas “cool roof”, que pueden disminuir hasta 3ºC la temperatura del aire interior de los edificios en los que se instalan, representando otra de las soluciones a tener en cuenta para la rehabilitación de edificios.

Por último, el sector cerámico se ha sumado a la industrialización, con sistemas como Cablebrick o Flexbrick, que también son aptos para la rehabilitación de edificios.

 

Hispalyt solicita mayores subvenciones para la rehabilitación de viviendas unifamiliares

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.