E-Health: Focus en el paciente

E-Health doctor

Estandarización de la terminología médica, telemedicina y soluciones de adherencia farmacológica son tres aspectos clave de la llamada e-health.

Su finalidad es facilitar la vida del paciente y ahorrar costes a la sanidad pública

La estandarización de la terminología es un trabajo que avanza empujado por proyectos en los cuales están involucradas empresas privadas, instituciones y hospitales


Las soluciones inteligentes a problemas de organización social tienen, entre otros objetivos, el de simplificar y optimizar la  calidad de vida de las personas, pero no sólo eso: hay  soluciones que directamente o indirectamente pueden llegar a salvar vidas o, por lo menos, mejorarlas considerablemente en el caso de los enfermos crónicos o de los ancianos. Son las soluciones propuestas por las empresas y las instituciones involucradas en los proyectos de e-health. Según la web Health-EU, la e-salud es el conjunto de las herramientas basadas en las tecnologías de la información y comunicación utilizadas para ayudar e impulsar la prevención, la diagnosis, el tratamiento y el control de la salud y del estilo de vida. Esta definición es nuestro punto de partida hacia un viaje al descubrimiento de un sector organizado en diferentes actividades, muchas de ellas complementarias, cuya característica común es la de poner en el centro de la diana la vida de los pacientes.

Lenguaje universal

Empezamos por una tarea fundamental para el desarrollo de las múltiples soluciones de e-health: la normalización y estandarización de la terminología médica. Una empresa barcelonesa, Bitac, se dedica a buscar un idioma común para todos los vocablos médicos y, de esta forma, facilitar la aplicación de un lenguaje informático universal. Mireia Rodríguez y Toni Mas, Business Development Manager y CEO de la empresa respectivamente, nos explican su trabajo: “Ante todo, disponemos de herramientas que nos ayudan en el momento de entender la información médica, utilizando estándares semánticos como el vocabulario médico SNOMED, una herramienta básica para todo lo que es el lenguaje universal en la salud electrónica y que es de gran ayuda para conseguir la interoperabilidad semántica”.

La estandarización del lenguaje es la clave del paso de la salud a la e-salud. Se trata de buscar un vocabulario que defina conceptos médicos, como por ejemplo “infarto del miocardio”, que debe estar identificado con un código numérico válido en todos los idiomas. La misión de nuestra empresa es normalizar la jerga. La ventaja para el paciente llega de forma indirecta ya que le ofrece la oportunidad de tener un historial clínico disponible en internet y que se pueda leer en cualquier idioma”, nos explica Toni Mas.

Las aplicaciones más sofisticadas pueden ayudar además en la prevención y en la investigación. Ya tenemos mucha información sobre estudios de diversas enfermedades pero no están estandarizados porque son recogidos en diferentes formatos. Todos estos datos se recogen en lo que se llaman repositorios clínicos, bases de datos de las diversas administraciones de salud que confluyen en una gran base de datos europea y mundial.

¿En qué punto nos hallamos en este trabajo de normalización? “Estamos en un constante work in progress y todo depende de los esfuerzos de la administración y de los privados”, explica Mireia Rodríguez. “Las empresas farmacéuticas, por ejemplo, contribuyen más hoy en día que en el pasado en promocionar proyectos de investigación de e-health como, por ejemplo, el Clinical Decision System Support (CDSS)”. El CDSS consiste en la creación de algoritmos que permitan a los médicos ofrecer soluciones clínicas inteligentes que incluyan las “alarmas”. Un ejemplo de alarma puede ser dada por los parámetros de una persona que es al mismo tiempo diabética, fumadora y obesa. En este caso, saber y tener en la base de datos esta información ayudará al médico en su toma de decisiones.

La estandarización de la terminología es un trabajo que avanza empujado por proyectos en los cuales están involucradas empresas privadas, instituciones y hospitales. Bitac, por ejemplo, está participando en el proyecto HEDECAMA. “Se trata”, nos explican Toni Mas y Mireia Rodríguez, “de un proyecto ligado al CDSS sobre cáncer de mama, en el que colaboran empresas privadas y públicas, subvencionado por el Ministerio de Economía y Empresa del Gobierno Español y en el que colaboramos con el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, con las universidades de Alcalá de Henares y Politécnica de Valencia, y con la consultora Alamo Consulting”. La investigación no cesa. 

Ahorro en el coste de la Sanidad

Pasar de la salud e la e-salud conlleva, como se ha dicho, un cambio de filosofía. Además, es una etapa que trae consigo unos reequilibrios en las relaciones entre sanidad pública, médico y paciente, que deben racionalizarse cuanto sea posible por medio de soluciones tecnológicas. David de Mena, CEO y cofundador de Primum HealthIT, empresa de Sevilla fundada en 2012 con delegaciones en España, Italia y El Salvador, se ocupa exactamente de este factor clave para el cambio de prioridades que conlleva la puesta en marcha de soluciones inteligentes en la salud: “La misión de Primum HealthIT” afirma De Mena, “es la de poner la tecnología al servicio de la sanidad, en otras palabras, hacer que las nuevas tecnologías no representen un obstáculo hacia el entendimiento entre médico y paciente, sino al revés, una ayuda imprescindible. Nuestra empresa proporciona un sistema de telemedicina, es decir, de telemonitorización doméstica que permite realizar un seguimiento de pacientes que se encuentran en su domicilio a través de dispositivos que controlan diferentes parámetros: pulsioxímetro, esfigmomanómetro, glucómetro, electrocardiógrafo, espirómetro y báscula. Se comunican estos datos conectándose a una tablet desde donde se pueden enviar al médico o enfermero”. De esta forma, los enfermos crónicos o los ancianos pueden estar controlados a distancia, ahorrándose traslados incómodos al hospital o a la consulta, y el médico puede dedicarse solamente a los pacientes que lo necesitan en aquel determinado momento. Para de Mena, “todo esto aumenta la calidad de vida del paciente y le evita el ‘efecto consulta’, es decir, aquel sentimiento negativo que experimentan los pacientes cuando acuden al médico. Por ejemplo,  cuando un paciente se mide la tensión arterial en la consulta tiene tendencia a ponerse nervioso, hecho que no garantiza la precisión en la medición de la misma”.

Con la telemedicina es posible mantener el pulso de la situación e ingresar al paciente sólo cuando se prevé una crisis. “Trabajamos con dos líneas de pacientes”, nos cuenta David De Mena, “la primera es la de los ancianos, los que por ejemplo siguen un tratamiento de Day Hospital y que, de esta forma, pueden alargar el control también en su domicilio; la segunda línea es la de enfermos crónicos que se relacionan con cardiólogos, neumólogos y endocrinos”. A parte de la comodidad del paciente, ¿qué otras ventajas de la telemonitorización de los pacientes son destacables? “La e-health a nivel general y este tipo de monitorización de los enfermos en particular”, concluye De Mena, “conllevan sobre todo un notable ahorro en los costes de sanidad gracias al menor número de hospitalizaciones y de visitas médicas”.

Adherencia farmacológica y telemedicina

Para entender este enorme hervidero de work in progress que conforma la e-health, analizamos brevemente un tercero y último aspecto ligado a la telemedicina. Se trata de unas herramientas puestas a disposición de enfermos crónicos conocidas con el nombre de soluciones de adherencia farmacológica. Una de las empresas líder del sector es FlowLab, que con más de nueve años de experiencia actualmente lidera los proyectos de telemedicina más importantes de la industria gestionando en alguno de ellos más de 2.000 pacientes crónicos.

“Una de nuestras líneas de negocio”, nos cuenta Federico de Gispert de FlowLab, “son las soluciones de adherencia al tratamiento, es decir, que la gente cumpla con las pautas indicadas por el médico, tanto farmacológicas como de hábitos de vida. Creamos un sistema con hardware para seguir en tiempo real la toma del medicamento por parte del paciente y otro sistema de refuerzo de toma por olvido”. Los productos que hace servir FlowLab para estas finalidades son Higea Box,  solución para el control de medicamentos en formato blíster, e Higea Band, pulsera de aviso de toma de medicamentos. Pequeños y grandes inventos que nos hacen la vida mucho más sencilla.

Cuadro focus health

MIHealth Forum explora el futuro del sector sanitario

La segunda edición de MIHealth, Health Management & Clinical Innovation Forum se celebró del 26 al 28 de junio en Barcelona. Entre los principales temas que se analizaron en el Palau de Congressos destacan la gestión de la cronicidad, el uso de las tecnologías en el terreno sanitario, el fomento de la innovación entre el personal clínico; la implicación de los ciudadanos en el diseño del sistema sanitario o el análisis de casos de éxito. En su segunda convocatoria, el foro ha reunido a cerca de 70 ponentes y 900 visitantes profesionales provenientes de los ámbitos médico, de la gestión sanitaria, la política y la industria. Por otro lado, se han celebrado una decena de Satellite Events en el marco del certamen que han congregado a unos 700 asistentes. 

El simposio ha reunido durante tres días a setenta ponentes de prestigio internacional que han abordado los retos que afrontan los sistemas sanitarios en un futuro inmediato, un futuro marcado por el estancamiento del gasto sanitario según las cifras que ha hecho públicas la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su informe de 2013 sobre los sistemas de salud nacionales. Según esta organización, España es de los pocos países que ha reducido dos años seguidos su gasto en sanidad y en 2011 invirtió el 9,3% de su Producto Interior Bruto (PIB), mientras que en 2010 dedicó el 9,6%. 

Los asistentes han coincidido en señalar que sólo mediante una combinación de innovación, eficiencia y aprovechamiento de los recursos tecnológicos y un cambio en la cultura sanitaria por parte de profesionales y usuarios se podrán conservar y mejorar los sistemas de salud actuales. 

Premios a la innovación

En el transcurso de MIHealth Forum se entregaron los segundos Innovation Awards, galardones que quieren reconocer los proyectos más innovadores del ámbito de la salud y reconocer el espíritu transformador de los profesionales del sistema sanitario. Los proyectos presentados por el Health Research Institute del Hospital La Fe, el Hospital Universitario del Henares y el Instituto Biodonostia han sido los ganadores de las tres categorías de los MIHealth Innovation Awards 2013. 

En la primera categoría, centrada en el ámbito de la tecnología, ha sido premiado el Health Research Institute Hospital La Fe por su proyecto HepaPlan, una herramienta para la planificación y guiado en las biopsias de hígado que genera imágenes en 3D de este órgano que permiten al cirujano calcular parámetros como el número, tamaño y volumen de lesiones, así como su posición relativa en el hígado. Con ello se pueden realizar simulaciones sobre el porcentaje a seccionar o conservar, de gran utilidad para los cirujanos a la hora de diagnosticar, tratar y planificar cirugías. 

El Hospital Universitario del Henares ha obtenido el galardón en la categoría de Organización por su proyecto de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) sin paredes, un programa para identificar y tratar de manera precoz y en cualquier área asistencial del hospital a pacientes potencialmente agudos y que podrían requerir su ingreso en una UCI. Desde su implantación se ha logrado una elevada supervivencia de los pacientes que fueron intervenidos por el programa; un bajo porcentaje de ingresos en la UCI con la consiguiente mejora en la gestión de recursos; un aumento de la disponibilidad de camas de UCI para ingresos programados  por actividad quirúrgica de alto riesgo; la reducción de las paradas cardiorespiratorias en el hospital; la reducción de la estancia media y la mortalidad de pacientes ingresados en la UCI; además del ahorro de 700.000 euros. 

En la tercera y última categoría (Conocimiento), el ganador ha sido el Instituto Biodonostia por su estrategia de utilización de fragmentos de ácido ribonucleico o MicroRNA como biomarcadores en la Esclerosis Múltiple. La cuantificación conjunta de la presencia en sangre de cuatro de estos MicroRNA puede utilizarse dentro de la estrategia diagnóstica de la esclerosis múltiple y podría utilizarse para obtener información sobre el efecto de los diferentes fármacos con los que se trata esta enfermedad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.