Antonio Branco. Alcalde de Mirandela

Antonio Branco

Lê-lo em Portugûes

A finales de los años 90 y a principios del año 2000, algunos modelos de desarrollo económico de las regiones rurales y de baja densidad apuntaban como elementos de diferenciación de los territorios, la diseminación de redes de banda ancha y la conectividad.

La Unión Europea promovió diversos programas de financiación de Redes Comunitarias de Banda Ancha y Redes de Nueva Generación, esencialmente orientados y dirigidos para los territorios de baja densidad, asumiendo esa prioridad no sólo en la vertiente estratégica sino también en una vertiente de inversión y financiamiento que todavía hoy se mantiene.

Algunas regiones de Europa como la ‘Tierra Caliente’ (Terra Quente) de Trás-os-Montes, en el Noreste de Portugal, asumieron ese reto y concretaron la construcción de una red comunitaria de banda ancha, interconectando cinco consejos (Mirandela, Macedo de Cavaleiros, Alfândega da Fé, Carrazeda de Ansiães y Vila Flor) y dotando la región de esa infraestructura. ¡Cerca de 250 km de fibra óptica!

De forma rápida, los operadores de telecomunicaciones respondieron con la construcción de nuevas redes y el mismo el Gobierno de Portugal puso en marcha una iniciativa dedicada a zonas que todavía no tenían estas infraestructuras, garantizando, en un momento u otro, una casi integral cobertura de las regiones del interior de Portugal con redes de banda ancha.

Superando cualquier expectativa, el paso que parecía más complicado por la inversión o incluso por la complejidad del territorio, fue rápidamente concretado. La región quedó dotada de redes de banda ancha, planteándose enseguida la cuestión: “¿Qué hacer?”

Para los municipios de la Tierra Caliente de Trás-os-Montes y para toda la región de esta zona, la cuestión dejó de ser la propia banda ancha para pasar a ser la posibilidad única que esta infraestructura puede proporcionar a la gestión local moderna, y también en ciudades de pequeña dimensión.

Sin la dimensión de grandes ciudades que hoy afirman la estrategia Smart como un elemento esencial en su modelo de desarrollo económico (Santander, A Coruña, Barcelona...), estos territorios de baja densidad están construyendo gradualmente su propia estrategia, a movilizar los recursos locales, a crear verdaderos laboratorios y a asumir que la pequeña escala y la interioridad pueden ser también una oportunidad.

Pero el verdadero reto no es saber si para estos territorios la estrategia Smart está alineada concretamente con las Smart Cities, sino conjugar la singularidad de la región de Trás-os-Montes con la capacidad de ser diferenciadora en la oferta turística y en la oferta gastronómica, en la capacidad de fijación de empresas y en la valorización de las existentes y así generar el tan deseado desarrollo económico que siempre fue asociado a la simple expansión de las redes de banda ancha.

En el límite de esta estrategia está y siempre estará el ciudadano, el empresario y el visitante ocasional o turista que está poco preocupado con las etiquetas y tampoco se cuestiona sobre lo que es ser Smart.

Del 4 a 7 de Diciembre, en la región de Trás-os-Montes/Portugal, en el evento Smart Travel 14 , pretendemos revelar una región única por sus deslumbrantes paisajes o por sus singulares ‘saberes y sabores’, pero también lanzar el debate sobre el alcance y el impacto de una estrategia Smart en territorios de baja densidad que consiguieron vencer el reto de la banda ancha y que ahora se preparan para movilizar sus sinergias, su inteligencia colectiva y asumir su papel en esta nueva era digital.

 

Antonio Branco

Alcalde de Mirandela

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.