Europa quiere luz limpia: adiós bombilla halógena; hola, LED

Luces LED

Las bombillas halógenos han dejado de producirse desde el 1 de septiembre, aunque el stock se podrá vender hasta 2018.

La Unión Europea decidió dejar de producir focos halógenos a partir del pasado 1 de septiembre. Con su retirada del mercado, la UE pretende seguir avanzando en su Plan de Eficiencia Energética, que aprobó en 2011, y conseguir un abastecimiento de energía sostenible.

Las bombillas de bajo consumo o el LED se posicionan como las alternativas a los focos halógenos. En este sentido, la firma Ikea es un buen ejemplo: decidió hace un año que sólo vendería bombillas LED en sus tiendas.

Las obsoletas bombillas halógenas podrán seguir siendo vendidas en las tiendas hasta que se agote el stock. Y, según informa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), estarán en el escaparate sólo hasta 2018.

En 2009 ya fueron eliminadas las lámparas de 100 watios más ineficientes, para posteriormente suprimirse otras potencias y tecnologías. Ahora le toca a los halógenos.    Según los expertos, sustituir una lámpara halógena por una de tecnología LED (diodo emisor de luz) resulta más limpio desde el punto de vista medioambiental, pero resulta más caro. Un sobreprecio que compensa si se tiene en cuenta que reducen el consumo en un 80% y que su vida útil puede llegar a 50.000 horas (cinco veces más que una estándar). Y no queman. 

Dentro de los objetivos medioambientales y energéticos que se ha marcado para 2020, la UE aboga por retirar poco a poco de los hogares aquellas fuentes de iluminación menos eficientes o más contaminantes. En este momento toca desmantelar los halógenos, una medida de la que se beneficiará el medio ambiente. Los ecologistas aseguran que se reducirán las emisiones de dióxido de carbono y se desperdiciará menos electricidad.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.