EVA, la Etic Virtual Assistant

images/Imagenes-Articulos/2022_06_Junio/EVA.jpg

El proyecto, en versión Beta, surge de un equipo multidisciplinar formado por investigadores de diversos grupos de investigación y personal de administración y servicios del Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicaciones

EVA, la Etic Virtual Assistant, hace pocas semanas que se ha puesto en funcionamiento en el edificio Tánger del campus del Poblenou. Se trata de una asistente virtual, ubicada en la entrada del edificio, que es capaz de responder a preguntas sencillas formuladas en inglés como, por ejemplo, dónde está el despacho de un investigador o donde se ubica un grupo de investigación determinado del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) de la UPF.

Se trata de una iniciativa en fase beta que en su inicio impulsó el personal de administración y servicios del DTIC y cuenta con la participación de un equipo multidisciplinar de investigadores. La propuesta se integró como caso de uso en el proyecto de investigación europeo PRESENT en el que empresas e instituciones de investigación, entre los que se encuentra el Grupo de Investigación en Tecnologías Interactivas (GTI) de la UPF, trabajan para crear humanos digitales virtuales que tengan un aspecto totalmente natural, demuestren sensibilidad emocional y puedan establecer un diálogo atractivo.

La instalación de este tipo de asistentes, que pueden ser de gran utilidad en localizaciones y sectores muy diversos, también está pensada para la experimentación y la evaluación de la tecnología

En su desarrollo también ha participado el Grupo de Investigación en Procesamiento del Lenguaje Natural (TALN), que se encarga de la parte de la síntesis del lenguaje, es decir, conseguir que el asistente virtual reconozca el mensaje de voz que el usuario le ha hecho llegar y pueda dar una respuesta que se ajuste a la información solicitada.

EVA, actualmente, funciona con un sistema cerrado de respuestas pregrabadas pero el objetivo de los investigadores es "evolucionarla y que pueda dar información de forma inteligente con un sistema de síntesis de voz automática", explica Eva Valls, investigadora del GTI que está desarrollando la parte de interacción y gráficos 3D. Otra de las próximas evoluciones, asegura Valls, "es que EVA pueda responder en varias lenguas, también en catalán e incluso en lengua de signos. Estamos participando en el proyecto europeo de investigación SignON con el objetivo de poder captar las imágenes del usuario a través de una cámara y que el asistente sea capaz de reconocerlas y darle respuesta, también en lengua de signos".

La instalación de este tipo de asistentes, que pueden ser de gran utilidad en localizaciones y sectores muy diversos, está pensada también para la experimentación y la evaluación de la tecnología. Como explica Eva Valls, "nos puede dar mucha información para entender cómo una persona mayor o un niño, por ejemplo, interactúan y se relacionan con este tipo de interfaces". Por último, añade, "se trata de una mujer porque era el modelo con el que estábamos trabajando en el momento inicial, pero se pueden generar asistentes diversos, simulando géneros y edades diferentes".

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.