El mercado de las Smart City tendrá un valor acumulado de 1.565 billones de dólares en el año 2020

ciudad de noche

"Ha aumentado también la importancia de crear ciudades que no fueran únicamente “verdes”, sino también eficientes. En consecuencia, estamos viendo los primeros ejemplos de lo que yo calificaría de ciudades respetuosas con el medio ambiente."


La investigación llevada a cabo por Frost & Sullivan sienta las bases para el pensamiento “visionario” mediante la identificación y el análisis de una importante Mega Tendencia: Lo “Smart” es el nuevo “Verde”.

El concepto “Smart” como una propuesta de valor ha ido sustituyendo, de forma progresiva, a los conceptos “Verdes”. Dicha presentación se centra en ejemplos de proyectos, empresas y tecnologías que invadirán y cambiarán el espacio de la Smart City de forma global en la próxima década. También aporta información acerca de la oportunidad total de tamaño de mercado disponible en el ámbito de las Smart City, así como de los modelos de negocio, los mecanismos de financiación y el análisis de los accionistas en dicho ámbito. También presenta un estudio de las implicaciones macro-a-micro de las Smart City en varias industrias en términos de potenciar la convergencia de la competencia.

Charles Dickens describió el siglo XVIII como si de la historia de dos ciudades se tratara: el siglo XXI, no obstante, será una historia sobre Ciudades Inteligentes (Smart City). Hacia finales de la década pasada, nuestro planeta alcanzó dos logros extraordinarios. En primer lugar, la población humana sobrepasó la barrera de los 7.000 millones, y por primera vez en la historia el 50% de la población mundial vivía en zonas urbanas. Según las estimaciones, dicha cifra habrá aumentado hasta el 60%, a nivel global, antes del 2025, y se espera que el mundo occidental desarrollado alcance una urbanización del 80% durante dicho período de tiempo. La urbanización ha alcanzado tales valores que ha convertido algunas ciudades, como Bruselas, Seúl, Bogotá y muchas otras en más importantes que sus países respectivos; dichas ciudades representan ellas solas más del 40% del PIB de su país. Curiosamente, el Reino Unido ya ha dado muestras de su empeño en centrarse en esta Mega Tendencia que considera la urbanización y las ciudades como nodos de crecimiento, y ha creado un nuevo puesto ministerial bajo el título de “ministro para las ciudades”. Dicho ministro asume el rol de desbloquear el potencial económico de las ciudades, proporcionándoles más autonomía y libertad para llevarlo a término.

Smart City

A medida que la población de las ciudades ha ido creciendo, ha aumentado también la importancia de crear ciudades que no fueran únicamente “verdes”, sino también eficientes. En consecuencia, estamos viendo los primeros ejemplos de lo que yo calificaría de ciudades respetuosas con el medio ambiente. Varias ciudades están centrándose en aspectos específicos que contribuyen a su gestión eficiente, como las relativas al transporte, la energía y la gestión de residuos. Por ejemplo, se está haciendo un gran énfasis en la introducción de los smart grids (redes inteligentes), para conseguir una gestión inteligente de la energía. Grandes empresas como GE están construyendo y gestionando smart grids para ciudades como Atlanta, mediante una plataforma en la nube con una tarifa mensual.

Si bien la energía inteligente es un pilar fundamental, no es el único aspecto a tener en cuenta en una Smart City. Una visión más claramente articulada de lo que es una Smart City fue presentada por mi equipo de Frost & Sullivan, que analizó una gran cantidad de proyectos e iniciativas llevados a cabo actualmente en el ámbito de las Smart City a nivel global, y hallamos varios paralelismos clave entre ellos. Identificamos ocho aspectos fundamentales que definen una Smart City: gobierno inteligente, energía inteligente, construcción inteligente, movilidad inteligente, infraestructuras inteligentes, tecnología inteligente, salud inteligente y ciudadanía inteligente.

Tuvimos que hacer un esfuerzo para alcanzar una definición lo más directa posible (dado que todavía no existía ninguna) y finalmente definimos una Smart City como aquella que cumple con por lo menos cinco de los ocho parámetros “smart” de la lista anterior. Las ciudades que únicamente apliquen un par de parámetros se definen como ciudades respetuosas con el medio ambiente, como por ejemplo Niza, en Francia. Existen otros proyectos de Smart City en el mundo, como por ejemplo Masdar, pero son demasiado pequeños, en nuestros términos, para poder ser considerados ciudades como tales.

Entre las 26 Smart City identificadas, Amsterdam ha sido una de las más destacadas en la introducción de sistemas smart en la mayor parte de los parámetros mencionados previamente, así como en la ejecución de proyectos en las áreas de energía, movilidad y gobierno, entre otras. Pero el aspecto más interesante de Amsterdam radica en que ha creado canales y mecanismos formales mediante los que pueden catalizarse, financiarse e implementarse tales proyectos. El Proyecto de Ciudad de Amsterdam se basa en un modelo público-privado al 50:50, financiado de forma conjunta por la UE, el gobierno de la ciudad y participantes privados.

El estudio realizado por Frost & Sullivan calcula que el potencial de mercado combinado puede llegar a ser de 1,5 billones de dólares a nivel global para el mercado de las Smart City en ámbitos como la energía, el transporte, la salud, la construcción, las infraestructuras y el gobierno. Si se compara esta cifra con el PIB de los países en 2014, puede observarse que se sitúa por encima del PIB de España, lo que la convertiría en el 12º PIB a nivel mundial. No obstante, aunque el potencial existente es inmenso, también debe afrontarse el reto de encontrar financiación y desarrollar el modelo de negocio adecuado, dado que muchas de las ciudades en el mundo occidental no disponen de la financiación necesaria para llevar a cabo ciertos proyectos mastodónticos. Así pues, se utilizarán cuatro modelos principales, a través de los que las empresas tendrán acceso a las autoridades ciudadanas y a los servicios públicos necesarios para acceder a dicho mercado: Build Own Operate (BOO; “Construcción-Propiedad-Funcionamiento”), Build Operate Transfer (BOT ; “Construcción-Funcionamiento-Cesión”), Build Operate Manage (BOM; “Construcción-Funcionamiento-Gestión”), y Open Business Model (OBM; “Modelo Abierto de Negocio”).

De entre todos ellos, se espera que sea el modelo de negocio abierto el que potencie la mayor innovación, a causa del nivel de flexibilidad y de escalabilidad ofrecido por tales plataformas. Es en este momento cuando el responsible de planificación de la ciudad permite a la correspondiente empresa u organización empresarial debidamente cualificada construir las infraestructuras que la ciudad requiera, así como proporcionar los servicios necesarios. El responsable de planificación ciudadana, no obstante, fijará asimismo algunas exigencias legislativas.

El mercado también se está distribuyendo de forma interesante respecto a la competitividad y a la Coapition (combinarse en un mismo grupo). Los participantes en los mercados relativos a las Smart City desempeñarán uno (o varios) de los cuatro papeles principales en tales cooperaciones: integradores (proveedor de servicios end-to-end, o de extremo a extremo); operadores de red (proveedores de M2M y de conectividad); vendedores de producto (proveedores de hardware y de recursos); y proveedores de servicios gestionados (controlar la gestión de terceras partes proveedoras / actividades de funcionamiento de soluciones smart / servicios). El gráfico siguiente describe los distintos roles mencionados, así como los agentes que actualmente se están posicionando en cada uno de los roles:

 

Tipos de Smart City

 

La Mega Tendencia de las Smart City se enfoca en promover el desarrollo urbano durante la próxima década, e impulsará la demanda en aspectos como la capacidad de respuesta y de almacenaje, las redes multienergía, los dispositivos smart y nuevos modelos de negocio.

"Por  SARWANT SINGH  basado en la investigación de Frost & Sullivan “Strategic Opportunity Analysis of the Global Smart City Market” publicada en 2013


 

HALLAZGOS CLAVE EN EL ESTUDIO

  1. Alrededor de 26 ciudades globales y más de 90 ciudades sostenibles se habrán desarrollado en el 2025. Cerca del 50% de tales Smart City estarán situadas en Norteamérica y Europa. 
  2. El mercado para las Smart City estará valorado en 1.565 billones de dólares en el año 2020. De esta cifra, el 24,6% de los proyectos se llevarán a cabo, muy probablemente, en los segmentos de gobierno smart y educación smart. 
  3. La necesidad de obtener soluciones complejas e integradas a nivel de la ciudad en conjunto impulsará y promocionará la convergencia en el espacio relativo a la Smart City. Las empresas cooperarán de forma activa y convergerán con otros agentes del ecosistema de la Smart City para crear y ofrecer servicios inteligentes. La convergencia entre vendedores de productos especializados, empresas de networking e integradores del sistema creará la mayor parte de las soluciones smart del mercado. 
  4. A medida que las ciudades evolucionen hacia la formación de conjuntos de comunidades smart, la importancia de los participantes TIC aumentará con la introducción de nuevas empresas en este ámbito que inicien su participación en áreas como la energía inteligente, la automatización industrial y la tecnología aplicada a la construcción, ámbitos que no solían ser tenidos en cuenta por los líderes tradicionales en tales ámbitos. De igual modo, los proveedores de servicios públicos empezarán a competir con proveedores de telecomunicaciones al tiempo que implementarán redes TIC en la ciudad. 
  5. Las Smart City se valorarán a partir del nivel de inteligencia y de integración de infraestructura que conecte los sectores relacionados con el cuidado de la salud, la energía, la construcción, el transporte y el gobierno. La construcción de tal red TIC se basará en 4 modelos principales: BOO, BOT, BOM y Red Abierta.
  6.  El segmento de energía smart es el que experimentará la mayor velocidad de crecimiento hasta el año 2020. Con una CAGR (Compound Annual Growth Rate; Tasa de Crecimiento Anual Compuesta) del 25,2%, se estima que dicho mercado se valorará en 248.360 millones de dólares, lo que significará el 15,8% del mercado global de las Smart City. 
  7. Se cree que las soluciones de movilidad smart serán objeto de una gran demanda en los próximos 15 años. América Latina, Oriente Medio y África, así como Europa Central y del Este serán los sectores en crecimiento, con unos porcentajes del 45,8%, el 39,1% y el 31,4%, respectivamente, en el año 2025. 
  8. Los eServicios a los ciudadanos, como los ePagos, eCambio de moneda, eCompartir… proporcionarán mayor autonomía a los ciudadanos, quienes tendrán acceso en tiempo real a datos personales y servicios relacionados. Más del 60% de los ciudadanos de una Smart City tendrán pleno acceso a los eServicios en los próximos 10 años. 
  9. Todos los integrantes del mercado de las Smart City asumirán uno (o varios) de los cuatro roles principales del ecosistema: integradores (proveedores de servicios end-to-end, o de extremo a extremo); operadores de red (proveedores de M2M y de conectividad); vendedores de producto (proveedores de hardware y de recursos) y proveedores de servicios gestionados (controlar la gestión de terceras partes proveedoras / actividades de funcionamiento de soluciones smart / servicios). 
  10. El ritmo de desarrollo del mercado relativo a las Smart City dependerá de la rapidez con que las empresas converjan y accedan a las cadenas de valor de las otras industrias. Además de identificar los mejores asociados, la ventaja asociada a actuar antes que los competidores al ofrecer soluciones integradas a los gobiernos de las ciudades también resultará vital en la búsqueda, por parte de las ciudades, de centros de operaciones centralizados. Los servicios para Smart City basados en la nube, en este contexto, resultarán esenciales.

PARÁMETROS CLAVE QUE DEFINIRÁN UNA SMART CITY EN EL AÑO 2020

Las Smart City son ciudades construidas alrededor de soluciones y tecnología “Smart” e “Inteligente” que conducirá a la adopción de como mínimo 5 de los 8 conceptos Smart siguientes:

Energía Smart: Gestión Digital de la Energía

  • Redes inteligentes
  • Medidores inteligentes
  • Almacenaje inteligente de energía

Edificios Inteligentes: Edificios Inteligentes Automatizados

  • Automatización de edificios
  • Edificios inteligentes: HVAC (climatización) avanzada, Equipos de iluminación

Movilidad Smart: Movilidad Inteligente

  • Sistemas Avanzados de Gestión del tráfico (ATMS)
  • Gestión del aparcamiento
  • Sistema de precios de transporte facilitados por ITS (Sistemas Inteligentes de Transporte)

Tecnología Smart: Conectividad sin interrupciones

  • Conectividad 4G
  • Súper Banda Ancha
  • Wi-Fi gratis
  • Velocidades de descarga de 1 Gbps

Infraestructura Smart: Gestión Digital de la Infraestructura

  • Redes de sensores
  • Gestión digital del agua y de los residuos

Gobierno Smart y Educación Smart: Gobierno en marcha

  • eGobierno
  • eEducación
  • Soluciones para la gestión de catástrofes

Salud Smart: Tecnología Inteligente para el cuidado de la salud

  • Utilización de sistemas de eHealth y de mHealth
  • Dispositivos médicos inteligentes y conectados

Ciudadanía Smart: Ciudadanos Nativos Digitales

  • Utilización de opciones de movilidad “verde”
  • Elecciones enmarcadas en un estilo de vida Smart

Seguridad Smart: 911 de Última Generación

    • Vigilancia
    • Biometría
    • Modelización de simulaciones y protección contra el crimen
    • C2 y respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.