Soluciones inteligentes – Enfoques a corto y largo plazo

Short term vs long term solutions

De acuerdo con informes de las Naciones Unidas, en 2030 es probable que más del 70% de la población mundial se concentre en las llamadas ciudades globales, imponiendo cambios dramáticos en nuestras vidas. Como un intento de resolver estos problemas, estamos experimentando una fuerte orientación en los sectores público y privado para el desarrollo de "Ciudades Inteligentes".

Las ciudades antiguas se están actualizando en todo el mundo con el fin de ser más sostenibles. Además, algunas ciudades se están construyendo desde cero, 100% diseñadas y orientadas a ser inteligentes ya en los planos. India ha anunciado recientemente un proyecto multimillonario para construir 100 ciudades inteligentes. China y Corea del Sur ya tienen nuevas ciudades totalmente operativas. Independientemente de la complejidad, la etapa de desarrollo o la cantidad de las inversiones, la más notable similitud entre las ciudades inteligentes es el uso intensivo de tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) y el objetivo principal es mejorar la vida de sus ciudadanos.

A lo largo de 2015 visité personalmente 25 proyectos de ciudades inteligentes en todo el mundo, incluido Singapur, conocida como "Smart Nation", una de las ciudades inteligentes más desarrollados del mundo. El país ha logrado aprovechar el uso de alta tecnología aplicada a la gestión de la ciudad-estado, así como para el bienestar de los ciudadanos, en una sociedad pública-privada eficaz. Singapur puede ser considerado como un proyecto híbrido de ciudad inteligente, combinando una modernización profunda de la ciudad con grupos urbanos en nuevas instalaciones, lo que hace posible presentar esta investigación en perspectiva.

renato grafico

En mi opinión personal, hay dos cuestiones principales a tener en cuenta cuando se está administrando un proyecto de ciudad inteligente:

1.- Asegúrese de que todos los proyectos tienen una orientación a largo plazo, no sólo con el objetivo de solventar el problema urbano, sino para conseguir un verdadero impacto positivo para los ciudadanos. Muy a menudo, una solución a corto plazo puede conducir a la ciudad a resultados inesperados en el futuro. Yo recomendaría a la administración pública pensar por lo menos a 15 años vista antes de la planificación de un programa Smart City. Barcelona 2030 o el Plan de Infraestructura de Londres 2050 son dos buenos ejemplos ilustrativos.

2.- Comunicación y transparencia. Probablemente la percepción pública sobre el problema es tan importante como los resultados positivos. Si los ciudadanos no perciben cómo vivir en una ciudad inteligente, faltará una dimensión importante: la gente inteligente. Una vez más, Singapur, con su proyecto de Smart Nation, está señalando el concepto de comunicación con los ciudadanos. Tiene una agencia proactiva para gestionar el proyecto, llamada IDA - Infocomm Development Authority.

He elegido un buen video que ilustra claramente cómo una solución tecnológica suave puede definir el éxito de una interacción. Se muestra la diferencia de enfoques a corto y largo plazo para resolver el mismo problema, utilizando básicamente los mismos recursos. Disfrútenla….

https://www.youtube.com/watch?v=ilrTxKqcZ74

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Mira el video y envíenos sus comentarios o sugerencias a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.