Del campo a la ciudad: la compra inteligente

Frutas y verduras

La creación de una ciudad inteligente no puede prescindir de un aspecto fundamental de la vida del ciudadano y de todo ser humano: una buena alimentación. Comer bien y sano en una ciudad es una tarea sólo aparentemente sencilla: hay buenos restaurantes, incluso los más exóticos; encontramos supermercados con sus marcas blancas y precios bajos; y además nos topamos con tiendas y mercados de barrio en cada esquina. Pero ¿qué ocurre el día que uno se levanta y decide que le gustaría comer un tomate que sabe a tomate o unas fresas con sabor y olor a fresas. Es entonces cuando el gigantesco escaparate urbano resulta insuficiente. Y a veces, hasta perjudicial para la salud.

Vista la situación, ¿qué puede hacer una persona sensata y con recursos limitados? Primero: plantar un huerto urbano en la terraza. Perfecto, si tienes terraza y vives solo o, como máximo, en pareja. Si no tienes terraza o tienes que alimentar de forma saludable a una familia, la solución tiene que ser otra. Por ejemplo, que alguien que plante hortalizas y frutales en un campo en las afueras de la ciudad y te lleve a casa su producción. Exactamente lo que hacen un número cada vez mayor de empresas en las grandes ciudades de todo el mundo. Un negocio que no es nuevo.  En España se crearon las primeras empresas de este tipo a comienzos de este siglo y ahora el sector está en claro auge. Una buena noticia para quien apuesta por un futuro de ciudades smart, green y healthy.

No hay ninguna duda de que el éxito de estas empresas se debe al comercio electrónico, que simplifica el proceso para realizar los pedidos. En este negocio, contar con una web atractiva y user friendly es requisito sine qua non para tener éxito. Los responsables de Disfruta y Verdura (www.disfrutaverdura.com), una de las primeras compañías activas en el sector, aseguran que todos los productos de la huerta son ecológicos: “La fruta y la verdura que llega de nuestra huerta de Cambrils (Tarragona) se produce de acuerdo con la normativa ecológica europea. Distribuimos los productos según temporada y según producción, así que ofrecemos siempre una gran variedad de hortalizas de calidad”.

La empresa dispone de transporte propio y la mercancía llega a unas 2.500 familias de Madrid, Barcelona, Bilbao, Tarragona y Valencia. El cliente que vive en una de estas ciudades elige la caja y la frecuencia de entrega, añade otros productos como los yogures o los flanes que también distribuye Disfruta y verdura, y todo el pedido le llega directa y puntualmente a casa. 

También para empresas

DoctorVeg (www.doctorveg.es) es otro nombre clave de la distribución española de productos de la huerta, todos rigurosamente ecológicos. Con 15 hectáreas de terreno de cultivo situados en la provincia de Girona, esta empresa sirve tanto a esta comarca como las ciudades de Barcelona y Madrid. Alfredo Resines, uno de los socios de esta empresa catalana, nos cuenta cómo nació la idea de dedicarse a esto: “Empezamos tres socios en 2009, todos con ganas de nuevos desafíos después de años pasados trabajando como creativos o en marketing. Queríamos algo que nos involucrara profundamente y decidimos que este tipo de negocio era lo que necesitábamos. Al fin y al cabo no dejas de ofrecer calidad de vida y salud al cliente”.

Después de un año sirviendo a particulares y familias, Resines y sus socios ampliaron el negocio a las empresas. “Se trata de un servicio que ofrece la empresa a los trabajadores para fomentar un entorno laboral más sano y ecológico. Hoy tenemos como clientes diversas empresas, grandes y pequeñas. Entre ellas el portal de internet Groupalia, la imprenta online Vistaprint o la empresa de envío de flores a domicilio, Flora Queen”. Además, también los empleados de la empresa pueden efectuar su compra y beneficiarse de precios favorables, solucionando lo que para muchas familias conllevaría un gasto de tiempo no compatible con el ritmo de vida actual. 

Ecológica y de proximidad

Como último ejemplo de empresa de este sector hemos elegido una rara avis del sector: I Love Food (www.ilovefood.es), activa sólo en Barcelona y alrededores y  cuya  peculiaridad es la de ofrecer siempre productos de proximidad, además de ecológicos. Es decir, una apuesta clara por el kilómetro cero, más fresco gracias a una mayor rapidez en la entrega (sobre las 24 horas desde el momento del pedido). En I Love Food tienen claro aquello de que la fruta y la verdura, dejada madurar hasta el último minuto en la rama, es mucho más nutritiva y sabrosa.

Otra peculiaridad: I Love Food posee su propia tienda en Barcelona. Se trata de una agrotienda a la que cada día llegan payeses con docenas de frutas y verduras de temporada y con una gran variedad de productos básicos como leche de vaca, yogures o huevos eco. 

Un portavoz de la empresa nos cuenta que “I Love Food nació en 2011 tras un año seleccionando proveedores, acudiendo a conocerlos personalmente y probando uno a uno cada producto”. Desde entonces, los clientes no han parado de crecer y por ello los dos socios siguen apostando por este modelo de negocio, a pesar de que los márgenes sean pequeños. “Para ofrecer este tipo de productos desafiando a las grandes marcas bio extranjeras y apostando por los agricultores de la zona”, nos dicen, “hay que apretarse el cinturón”. Para los dos socios de la empresa, que también trabajan en otros asuntos, I Love Food es un modo de vida y la forma más sana y sabrosa de compartir lo mejor de la gastronomía. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.